09 Febrero 2024

El Mercurio | Más de 2.200 animales han sido atendidos por diversas lesiones a causa de los incendios

Miles de animales, principalmente gatos y perros han recibido atención, en base a las consecuencias sufridas luego del mega incendio que afectó a la Región de Valparaíso. En este sentido, Agustín Cartes, director académico del Hospital Clínico Veterinario UNAB, profundizó en la labor desplegada. El Mercurio, 09 de febrero del 2024.

Desde quemaduras, hasta cortes, fracturas e intoxicaciones por humo, han sido las afecciones sufridas por lo animales presentes en la emergencia que se vivió durante el fin de semana en distintos sectores de la Región de Valparaíso. Frente a la tragedia, al igual que otros centros, el Hospital Clínico Veterinario UNAB, Sede Viña del Mar, puso en marcha su protocolo de emergencia, con el objetivo de ayudar a las mascotas afectadas que fueron llevados al recinto.

En esta misma línea, el trabajo desarrollado en el lugar, donde se derivaron gran cantidad de pacientes de alta complejidad, como aquellos con más del 50% de la superficie corporal quemada o con efectos deletéreos producto de la inhalación severa de humo, que genera una intoxicación a nivel respiratorio, requiriendo terapias ventilatorias intensivas, ha sido un pilar fundamental.

“Hemos recibido animales politraumatizados por atropellos o caídas de escombros. Además de perros y gatos, también han llegado conejos y hámsters. Con ello, comienza un proceso en el que, según la gravedad del cuadro, puede requerir de tratamientos para control del dolor, intervenciones quirúrgicas y de soporto de heridas para limitar la extensión del daño provocado en medio de la emergencia”, destacó Agustín Cartes, director académico del Hospital Clínico Veterinario de la Universidad Andrés Bello, Sede Viña del Mar.

Rescate

Por otro lado, frente a aquellos pacientes que aún no han podido ser rescatados en medio de la situación, Agustín Cartes indicó que “en caso de encontrarse con un animal lesionado, el consejo es acercarse con precaución. Un animal que ha sufrido un trauma físico o emocional, no va a responder racionalmente a quien quiera ayudarlo, y si existe una mala manipulación, existirá la posibilidad de que lo agreda”.

De igual manera, el académico de Medicina Veterinaria explicó que lo básico es identificar signos de daño, si protegen cierta zona, se quejan o hay un retraimiento. Así mismo, comentó que se puede improvisar un bozal con una gasa, es importante también abrigarlos con mantas limpias y evitar la contaminación de las heridas y quemaduras, aplicándolo solo agua limpia.

Además, si presenta fracturas, lo ideal es poder movilizarlo en bloques de dos personas, sin presionar demasiado y acudir tan pronto como sea posible a un centro veterinario, sobre todo si hay signos de dificultad respiratoria.

En materia de los animales silvestres, se debe evitar interactuar con ellos y dar aviso al Servicio Agrícola Ganadero (SAG), o a centros de rescate especializados en la materia.

Visite la nota completa publicada en El Mercurio, 09 de febrero del 2024.

Escrito por Vannia Ortiz