Facultad de Odontología

La Dra. Chris Alarcón, académica de la Facultad de Odontología de la U. Andrés Bello, explica los riesgos y beneficios de la utilización del flúor en los dientes.

Escrito por

 

La utilización de fluoruros sigue siendo a nivel mundial, la principal estrategia para la prevención y control de la caries dental. “La importancia en la salud bucal está dada por el efecto que tiene el flúor en la prevención de la caries dental, ya que es capaz de proteger y hacer más resistente al esmalte de la desmineralización que ocurre, debido a la producción de ácido en la placa bacteriana. Favorece, además, la remineralización de las zonas desmineralizadas”, explica la Dra. Chris Alarcón, académica de la Facultad de Odontología de la U. Andrés Bello.

Chris AlarconEl fluoruro puede incorporarse en diversos productos. “Existen vías de administración del flúor, la vía sistémica y la vía tópica. En la vida diaria en nuestro país ha sido incorporado en el agua potable fluorada, disponible en la mayor parte de Chile, exceptuando la Octava Región. Está presente también en algunas leches y sales, que lo indican y están rotuladas. Además, está presente y se incorpora de manera tópica a través de nuestro cepillado diario, en las pastas de dientes fluoradas, en distintas concentraciones que son indicadas según el riesgo a desarrollar caries dental, también está presente en algunos colutorios”, comenta la experta.

Respecto a cómo se aplica el flúor en clínica dental y cuándo es necesario hacerlo, la odontóloga detalla que “el flúor de uso profesional, lo encontramos principalmente en geles y barnices, y su forma de aplicación es tópica. El más usado actualmente son los Barnices de Flúor que se aplica pincelando toda la superficie de los dientes, su indicación de cuando utilizarlo y el número de aplicaciones en el año, son establecidas por el dentista en relación al riesgo cariogénico”.

También se encuentran las pastas dentales, con una concentración mayor a la habitual (1450ppm ion flúor) que son indicadas por el profesional, según las necesidades de cada paciente. 

¿Cuáles son los problemas?

La académica de la UNAB subraya algunos problemas que pueden derivar del exceso de flúor. “Una ingesta de grandes cantidades de fluoruro, puede producir una intoxicación aguda, también podemos encontrar algunos cambios cuali y cuantitativos esqueletales, cuando estas grandes cantidades se consumen durante varios años. Estas cantidades excesivas, no son las utilizadas en los productos dentales ni en las encontraremos en el agua, leche o sal. El principal problema a la Salud Bucal, es la fluorosis dental, que se produce por una ingesta excesiva de fluoruros, este defecto se presenta durante la formación del diente específicamente de su mineralización, alterando la apariencia de estos. La cantidad que se consume habitualmente tanto en el agua, leche o sales, es muy pequeña, por lo que más frecuentemente podemos observar solo fluorosis leves en nuestros pacientes”, finaliza.

Noticias relacionadas

Share This