Facultad de Odontología

La Dra. Carolina Winter, académica de la especialidad de Odontopediatría de la Facultad de Odontología de la U. Andrés Bello, proporciona una serie de recomendaciones sobre los cuidados durante este tipo de celebraciones.

Escrito por

Como parte del fenómeno muticultural, en el último tiempo en Chile se ha hecho partícipes de ciertas tradiciones que no son propias como la fiesta de Halloween, que se celebra el 31 de octubre. Son miles los niños que esperan con ansias esta fecha, debido a que se disfrazan con diferentes temáticas, y salen casa a casa a pedir dulces.

Carolina WinterSin duda que la mayor preocupación se centra en cómo una ingesta excesiva de alimentos que contienen azúcar puede ser perjudicial para la salud oral de los niños.

Por esta razón, la Dra. Carolina Winter, académica de la especialidad de Odontopediatría de la Facultad de Odontología de la U. Andrés Bello, proporciona una serie de recomendaciones a los padres, incluso a los futuros padres -desde antes que nazca el bebé- sobre los cuidados durante este tipo de celebraciones.

“La exposición constante de los niños frente a alimentos cariogénicos como el azúcar, aumenta considerablemente el riesgo de producir caries, por lo que la ingesta de éstos debe ser controlada y supervisada por un adulto, ya que son fermentados por bacterias presentes en la cavidad bucal, que a su vez producen ácidos, haciendo más susceptible la estructura dental para que se produzcan este tipo de lesiones”, explica la especialista.

1.- Comer alimentos dulces junto con las comidas, en vez de hacerlo entre las comidas. Es decir, disminuir los momentos en que los dientes estén expuestos a azúcar. Ataques ácidos repetidos en periodos cortos de tempo, pueden producir ruptura del esmalte, eventualmente produciendo caries dental. Entre más exposiciones a dulces tiene un niño durante el día, mayor riesgo de producir caries presenta.

2.- Considerar que la frecuencia de la ingesta de alimentos azucarados y el periodo que permanecen en la boca, posee un papel importante en el desarrollo de la caries dental.

3.- Importante es la consistencia de los dulces, ya que mientras más pegajosos y duros, son más difíciles de remover, por lo que son más dañinos.

4.- Deben ser los padres quienes administren los dulces, por lo que se recomienda llegar a casa después de recolectarlos y dosificarlos.

5.- Cepillar los dientes después de la ingesta de estos, para disminuir el tiempo de exposición de los dulces a las bacterias de la boca. Es preferible que haya un momento del día donde consumen 2-3 golosinas, que repartirlas en 2 o 3 momentos del día

6.- Antes de salir a pedir dulces durante Halloween es importante asegurarse de que los niños coman una comida bien balanceada para reducir las posibilidades de que se llenen con calorías y azúcar.

7.- Tratar de evitar agua embotellada y reemplazarla por agua de la llave la cual se encuentra fluorada.

¿Qué tipo de golosina?
La Dra. Winter explica que se debe evitar el consumo de dulces adhesivos. “Cuanto más adhesivo es el alimento, como las gomitas o masticables, mayor es el tiempo que tarda la saliva en arrastrarla y eliminarla de la superficie dentaria, aumentando el potencial riesgo de caries”.

Las gomitas, calugas, caramelos, y los chicles, tienen un riesgo potencial de desalojar restauraciones, coronas, mantenedores de espacio y aparatos de ortodoncia. “Se aconseja consumir dulces libres de azúcar, frutas, queso, galletas de avena. Dentro del consumo de chocolates, es preferible dar un chocolate negro que presente mayor porcentaje de cacao, ya que menos cantidad de azúcar va a tener, lo cual reduce el riesgo de aparición de caries en los dientes”, subraya la experta.

“La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda un consumo de 25 gramos al día de golosinas, esto es máximo tres dulces y un chocolate pequeño. Esto es una recomendación, es importante que esta cantidad no sea diariamente”, advierte la académica de la UNAB.

Noticias relacionadas

Share This