Experta responde preguntas más frecuentes sobre el cambio de dientes en los niños: ¿Cómo pasar de los de leche a los definitivos?  | Noticias Universidad Andrés Bello
Facultad de Odontología

Dra. Valeria Carrion Machuca, especialista en Odontopediatria y académica de la Facultad de Odontología de la U. Andrés Bello, entrega algunos consejos sobre cómo enfrentar el proceso de cambio dentario en los niños.

Escrito por

Los niños entre los 5 y 8 años de edad enfrentan un proceso crucial en sus vidas, el recambio dentario, proceso en el cual los niños dicen adiós a los dientes de leche y ven aparecer los que serán sus dientes definitivos.

Son muchos los padres, especialmente primerizos, que pueden tener muchas preguntas en torno a  cómo enfrentar la muda de dientes de sus hijos de la mejor manera.

“Siempre recomiendo a los padres de mis pacientes que vivan con sus niños la visita del hada o ratón de los dientes con tranquilidad y atención,  para que no se pierdan tan importante visita. Frente a este proceso inicial, los padres llegan a la consulta con algunas dudas”, detalla la Dra. Valeria Carrion Machuca, especialista en Odontopediatria y académica de la Facultad de Odontología de la U. Andrés Bello.

Estas son algunas de las preguntas más frecuentes que responde la odontóloga:

¿Qué hago si se comienza a mover un diente de leche?
Los dientes temporales adquieren mayor movilidad cuando los dientes definitivos están próximos a salir, ya que su raíz se va acortando o reabsorbiendo para dar lugar al diente definitivo. De esta manera, los dientes de leche son como una guía para los dientes definitivos. Los niños pueden mover el diente de a poco hasta que se exfolie, o pueden recurrir al odontólogo quién determinará extraer o no el diente en el caso de que el niño no logre soltarlo.

¿Por qué los compañeritos de mi hijo ya cambiaron los dientes y el mío no?
Siempre recalco a los padres de mis pacientes que existe una relación entre la fecha en que le salió su primer diente, con la fecha del recambio dentario. O sea, si fue precoz o tardía la erupción de su primer diente de leche, el recambio por sus dientes definitivos puede ser precoz o tardío, respectivamente.  Por lo tanto, no deben alarmarse si los compañeritos de su hijo cambian sus dientes y él no, puesto que existe un rango de edad, entre los 5 y 7 años, en que esto puede suceder, ya que cada niño es un individuo independiente.

ValeriaCarrion-UNAB

¿Qué hago cuando el diente se cae?
Si el diente se cae dentro de la boca se debe inducir al niño a que lo escupa para evitar que se lo trague o aspire. Lo ideal, posterior a que se caiga, es colocar una gasita en la zona, si es que hay mucho sangrado, pidiéndole al niño que la muerda por unos minutos. No realizar enjuagues de ningún tipo, sino dejar que la zona cicatrice solita.

Mi hijo tiene doble fila de dientes ¿Qué hago?
Por una disposición anatómica, los dientes definitivos pueden aparecer por detrás de los dientes de leche, estos al cabo de unas semanas se tornan móviles y se caen por sí solos. Si pasa demasiado tiempo y no aumenta la movilidad o no se cae el diente, se debe consultar al odontopediatra.

¿Mi hijo va a cambiar todos sus dientes de una sola vez?
Cómo hemos mencionado el recambio dentario se produce de los 5-8 años partiendo por los incisivos superiores e inferiores. De los 8 a los 9 años hay una fase intermedia de descanso en el recambio. En esta etapa se podrán observar en boca tanto dientes temporales o de leche como dientes definitivos.  A partir de los 10 años, se inicia el recambio de los sectores laterales, es decir los caninos y los molares temporales. El último diente en erupcionar es el canino superior definitivo. Por otra parte, existe un evento importante del cual los padre deben estar informados: la erupción del primer molar definitivo que no tiene ningún predecesor en la dentición temporal, y que sale entre los 5 y 6 años en la zona más posterior de la arcada. El recambio de los dientes es hasta aproximadamente los 12 años.

Tips para el recambio dentario 

  • Recordar que si el diente de leche está suelto y no duele ni molesta, el niño al comer lo irá soltando de manera natural.
  • No atar un hilo al diente, ya que puede provocar molestias y situaciones traumáticas innecesarias.
  • Si se observa la pieza definitiva apareciendo por detrás o por los lados del diente de leche, acudir al Odontopediatra para una correcta evaluación.
  • Se recomienda realizar controles periódicos con el Odontopediatra, el cual evaluará el crecimiento y desarrollo dental del niño.

Noticias relacionadas

Share This