Hipertensión Arterial | VOZ DEL EXPERTO | Enfermería UNAB
Enfermería

Patricia Donoso, enfermera y directora de Escuela de la Facultad de Enfermería de la U. Andrés Bello, define qué es la hipertensión arterial y cómo prevenir esta patología.  

Escrito por

 

La hipertensión arterial es una de las enfermedades no transmisibles más conocidas y prevalentes en nuestra sociedad. En ese sentido, es muy frecuente escuchar sobre el padecimiento de esta patología entre parientes o amigos.

La hipertensión es más común de lo que creemos y se conoce como el “asesino silencioso”, ya que no manifiesta síntomas. “La presión arterial se define como la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias al ser bombeada por el corazón. Cuanto más alta es la tensión, más esfuerzo tiene que realizar el corazón para bombear y se conoce como hipertensión arterial y obliga al corazón a trabajar mucho más allá de su capacidad, por lo que puede dañar los vasos sanguíneos, pudiendo ser mortal, ya que puede derivar en un infarto cardíaco o cerebrovascular, en insuficiencia cardíaca o renal o en daño visual, entre otros”, explica Patricia Donoso, enfermera y directora de Escuela de la Facultad de Enfermería de la U. Andrés Bello.  

Patricia DonosoLa profesional subraya que “la hipertensión arterial, al ser catalogada como una patología crónica, es fundamental su seguimiento y control”.

¿Cómo saber si se tiene la presión arterial normal?  

La presión arterial se mide en base a dos cifras:

–        Presión sistólica: es la cifra más alta y corresponde a la presión existente en las arterias cuando el corazón se contrae.

–        Diastólica: es la cifra más baja y se obtiene cuando el corazón descansa o se relaja entre latidos.

“La presión arterial normal es de alrededor de 120/80 mm Hg. en un adulto sano en reposo. Sin embargo, esta puede aumentar en algunas ocasiones, como por ejemplo al hacer deporte, fumar consumir alimentos como el café. Pero si la presión persiste alta, se debe consultar a médico o acudir al centro de salud más cercano”, advierte.

Según datos de la última Encuesta Nacional de Salud, el 27,6% de la población es sospechosa de padecer esta enfermedad, presentando en sus controles, presión arterial elevada, mayor a 140/90 mmHg.

La académica de la UNAB detalla lo importante del control y seguimiento en los siguientes grupos personas:

–             Adultos mayores de 45 años.

–             Personas con antecedentes familiares de hipertensión arterial o enfermedad cardíaca.

–             Personas con sobrepeso u obesidad

–             Que tienen antecedentes de diabetes.

–             Que consumen sal en exceso.

–             Fumadores.

¿Cómo prevenir?  

 “Para   mejorar la calidad de vida de la población, es recomendable adoptar hábitos saludables como realizar actividad física a lo menos tres veces por semana, consumir una dieta alimenticia  balanceada y con poca sal, disminuir el consumo de alcohol, mantener un peso adecuado y no  fumar, entre otros, permite tener una mejor presión arterial a lo largo de la vida”, concluye la enfermera.

Noticias relacionadas