Esquema de alimentación en pandemia | Nutrición y Dietética UNAB
Facultad de Medicina

Fanny Flores, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello, detalla un esquema de alimentación para asegurarse una ingesta adecuada cada día, aportando lo necesario para las funciones diarias corporales, especialmente en pandemia.

Escrito por

Según un estudio liderado por la nutricionista e investigadora, Leslie Landaeta, un 44% de los chilenos declara haber subido de peso.

En relación a estas cifras, que reflejan un aumento en las cifras de sobrepeso y obesidad que han estado presentes desde varias décadas, es necesario identificar aquellas conductas y/o factores relacionados con la alimentación que hayan influido en el cambio de peso corporal y que para la población en general sean aspectos desconocidos. 

En este contexto, Fanny Flores, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello, “en primer lugar, se debe mencionar la importancia de adquirir horarios de alimentación ordenado y al menos cuatro tiempos de comidas, en general y, de acuerdo, a la información recolectada en relación al número de comidas/día que tiene la población actualmente, no se cumple con esta condición”. 

Fanny Flores UNAB

La nutricionista detalla que “además que en relación a lo que se consuma en un tiempo de comida (cuando la ingesta es muy elevada), determina la suspensión del siguiente tiempo de comida. Esta acción que se repite en el tiempo conlleva a tener horarios inadecuados de alimentación”. 

La académica de la UNAB sugiere el siguiente esquema de alimentación, en especial, en tiempo de pandemia: 

1.- Es recomendable que cada tiempo de comida contenga una cantidad de alimentos suficientes que permitan tener un tiempo de intervalo de al menos 4 horas antes del siguiente tiempo de comida.  

2.- Siempre se ha señalado la importancia del consumo del primer tiempo de comida del día, el desayuno. Idealmente debe contener un producto lácteo, un alimento que nos aporte energía (H. de Carbono): pan o cereales y una fruta o jugo de fruta. 

3.- En el almuerzo, un primer plato (ensalada o sopa) + un plato de fondo (un alimento que contenga proteínas: carne, pescados o ave + un acompañante que puede ser un guiso de verduras o un alimento que aporte Hidratos de Carbono como arroz, fideos.  + 1 postre (fruta natural u otro). 

4.- En la tarde, la hora del té se puede consumir otro producto lácteo: leche, yogur, leche cultivada + fruta o pan y finalmente la Cena que puede considerar el mismo plato de fondo del almuerzo y un postre (fruta u otro).  

“Con este esquema de alimentación aseguramos una ingesta adecuada cada día, aportando lo necesario para las funciones diarias corporales”, sostiene la profesional.  

En este periodo de pandemia, también se estima un aumento en la ingesta de frituras y pastelería. “En relación a esto es importante mencionar que el aceite es un producto con un alto aporte de calorías, una cucharadita de aceite (5 centímetros cúbicos) aporta 45 kilocalorías. Cuando se fríen alimentos se utiliza una cantidad importante de este alimento, es importante entonces moderar el consumo de alimentos fritos y privilegiar otro tipo de preparaciones: asar, dorar, guisar”, destaca Fanny Flores. 

La académica UNAB subraya que “en relación al consumo de producto de pastelería, sin duda, estos alimentos producen placer, sensación que se ha buscado para sobrellevar la adversidad en este tiempo de pandemia. Estos alimentos también aportan bastantes calorías por su alto contenido en azúcar, cremas, mermeladas, manjar etc. Su consumo debe ser moderado y tener siempre presente la cantidad que vamos a consumir. Algo que puede ayudar a lograr este equilibrio es usar un trozo de pastel o queque o trozo de torta ‘en reemplazo de’, por ejemplo, el pan de desayuno u once y ‘no además de…” 

Finalmente, la nutricionista advierte que “el consumo de una alimentación en la cantidad y tiempos adecuados evita ingestas elevadas de alimentos con alto aporte calórico, que si bien es cierto pueden ser muy agradables al paladar, y en la medida que se repitan en el tiempo pueden ser responsables de provocar el efecto negativo en el peso corporal de las personas”.

Noticias relacionadas