Alza de alimentos: ¿Cómo ahorrar al comer? | VOZ DEL EXPERTO | Nutrición y Dietética UNAB
Facultad de Medicina

Janet Cossio, académica de la carrera de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello, entrega algunos consejos a la hora de comprar y comer determinados alimentos para cuidar el bolsillo. 

Escrito por

Según Janet Cossio, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello, sede Viña del Mar, “si dejamos de comer aquellos alimentos que nos aportan sustancias imprescindibles, como lácteos, carnes, verduras, frutas, aceites de buena calidad, cereales, todos golpeados por la inflación actual, la seguridad alimentaria de los hogares comienza a verse afectada”, dice.

¿Qué hacer entonces? La nutricionista advierte que la clave es la planificación y programación semanal, mensual.

Para ello, la académica UNAB sugiere “programar la comida familiar en el papel, es decir, planificar semanalmente la alimentación de todos los tiempos de comidas del hogar (desayunos, almuerzos, onces-comidas), registrando según número de integrantes, la cantidad de ingredientes que se requerirán, prefiriendo seleccionar aquellos más económicos, obteniendo un total de lo que se debe comprar, e ir a comprar según capacidad de ingreso semanal o mensual, a ferias libres las verduras, frutas, legumbres, o mercados mayoristas para lograr un menor costo”.

Asimismo, Janet Cossio agrega que “evaluar la posibilidad de reunirse con otras familias, juntar este listado y comprar en conjunto, al por mayor, tratando de programar este gasto, evitando la compra a crédito”.

La nutricionista detalla algunos consejos a la hora de comprar y comer determinados alimentos para cuidar el bolsillo:

  • Comprar leche en polvo que se encuentren en ofertas, recordando que el aporte de calcio, y los aminoácidos que aportan son importantísimos, sobre todo, en niños, embarazadas y adultos mayores, quienes si se controlan en un centro de atención primaria del país pueden retirar a contar de los 70 años los productos “Crema Años dorados” y “Bebida Láctea” ambos de gran valor nutricional que no se debe subvalorar y que pueden aportar a un menor gasto para el hogar.
  • Para la compra de verduras y frutas se debe organizar el tiempo al ir a comprar para ver los productos que se encuentren más económicos y optar por estos, calculando idealmente 2 frutas al día por integrante de la familia.
  • Evitar la compra de alimentos como bebidas azucaradas, jugos en polvo y reemplazar por un jarro con agua saborizada con hojas de menta, hierbabuena, junto a las comidas, bajando así costos innecesarios.
  • La compra de galletas, golosinas, solo dejarlas para una celebración especial.
  • Comprar aceite de soya, en vez de otro tipo, es más económico y posee grasas insaturadas, como alfa linolénica (mega 3) y ácido linoleico (omega 6), contribuyendo a la salud cardiovascular.
  • Puede reemplazar el pan tradicional por churrascas cocinadas con harina de maíz en caso de que encuentre esta más económica que la de trigo.
  • Darse el tiempo de buscar recetas saludables y económicas en internet, para ir variando y no aburrirse de comer siempre lo mismo, recordar que la planificación en estos tiempos es esencial, cuide la salud y el bolsillo de los suyos.

 

Noticias relacionadas