Facultad de Arquitectura, Arte y Diseño
Escrito por

En un match de polos opuestos, los artistas Rodrigo Cabezas y Mario Soro, este último académico de Artes Visuales de la Universidad Andrés Bello, se enfrentan en una exposición que rompe el status quo de la oferta expositiva nacional.

Una lucha cuerpo a cuerpo sostendrán, a partir del 17 de marzo próximo, los artistas chilenos Rodrigo Cabezas y Mario Soro. En las salas de la galería D21, ambos expondrán sus inéditas obras gráficas, producto de las inquietudes y obsesiones que compartieron en los años 80, cuando eran estudiantes, pero posteriormente se encausaron en caminos visuales opuestos.

No se trata de una pugna por la superioridad de uno sobre el otro, sino de un intercambio, una danza que entrelaza antecedentes estético-conceptuales, un encuentro que saca a relucir la tensión al interior de sus respectivas obras.

Cabezas y Soro se reunieron a revisar el material de los múltiples ejercicios escénicos que realizaron juntos hace dos décadas, en torno a los talleres de grabado y dibujo y sus propias reflexiones sobre los desplazamientos de estos medios. Entonces desarrollaban acciones de arte, apariciones públicas y performances, cercanas a las prácticas con que Josep Beuys sorprendió al arte occidental, y al pensamiento libre e interdisciplinario que impulsó al grupo Fluxus en los años 60 y 70 del pasado siglo.

Los acompañaban sus contemporáneos Arturo Duclos y Silvio Paredes (quien posteriormente integraría el grupo musical Electrodomésticos); circulaban también artistas como Alicia Villarreal, Paula Hernández y Paulina Aguilar. Chile estaba en plena dictadura, la ciudad bajo un total control militar, sin embargo, sus actividades resultaban tan extrañas y fuera de cualquier margen, que la fuerza pública jamás sospechó de ellos ni los asoció a algún tipo de activismo. Estaban, no obstante, reflexionando sobre Chile, sus poderes, sus moldes, sus estereotipos y la criminalidad sistematizada de esos momentos.

Popular v/s mundo privado

En este proceso de revisión histórica, Rodrigo Cabezas ha vuelto al blanco y negro, y a la estética de su emblemática exposición “La moda mata”, cuando conformaba un colectivo junto a Bruna Truffa y Sebastián Leyton. Siempre con la parodia como herramienta de expresión, presentará en D21 una serie o, más bien, “Décima”, compuesta por 10 ilustraciones de gran formato, inspiradas en modelos gráficos característicos de nuestra cultura, como la Lira Popular, los murales Ramona Parra, la titulares de la prensa, los posters de cantantes de los años 70.

El inconsciente colectivo habla por sí solo en esta suerte de instalación, con personajes como Violeta Parra, Víctor Jara, Salvador Allende, Gabriela Mistral, Pablo Neruda, Roberto Matta, Osvaldo Letelier, Jaime Guzmán e incluso el Presidente Piñera.

Mario Soro es conocido por sus intervenciones públicas y despliegues escénicos, postulando visiones críticas frente a la Modernidad y los mecanismos de control. Es la faceta de su trabajo que él, irónicamente, denomina “virtudes públicas”, pero coexistiendo desde siempre, y en constante tensión, están sus “vicios privados” que corresponden a la práctica del dibujo, su propio “imaginario perverso”, muy ligado a la historicidad de sus colaboraciones artísticas con Rodrigo Cabezas.

Es allí donde se cruzan los antecedentes, pulsiones, herramientas simbólicas y opciones estéticas. Mario Soro incursiona en la tela con dibujos, a escala humana, de personajes indescifrables. Además extiende ese universo a una animación en video, proveniente de 25 metros de dibujo a lápiz pasta, los que realiza en la micro, durante su trayecto para dictar clases en Valparaíso. La secuencia recurre a elementos típicos de su iconografía, como son las huellas dactilares, para ilustrar los sistemas de control que utiliza el poder sobre los cuerpos. Así mismo, aparecen temas como la delincuencia y las falencias de los sistemas de educación.

Como en sus acciones de los años 80, donde ambos rompieron los esquemas creando un foco de atención intelectual, “Cabezas vs Soro”, propone obras para la reflexión. El complemento aquí será un traspaso y una suma, poniendo en valor- de paso- el sentido de las colaboraciones y colectivos artísticos, ayer y hoy.

Dónde: Nueva de Lyon 19, depto 21
Cuándo: 17 de marzo al 23 de abril
Horario: lunes a viernes de 11 a 19 horas, sábado de 11 a 15 horas.

Noticias relacionadas

Share This