Expertos analizarán los desafíos de las políticas públicas en salud mental dentro de esta crisis
Centro de Políticas Públicas

El conversatorio, que se realizará de manera online este viernes 29 de mayo, es organizado por el Centro de Políticas Públicas UNAB y contará con la participación de académicos expertos en psicología y terapia ocupacional de las tres sedes.

Escrito por

Dentro del objetivo del Centro de Políticas Públicas de la Universidad Andrés Bello de analizar el desafío que tendrán las políticas públicas en el contexto de la pandemia causada por el COVID-19, organizó un conversatorio online enfocado en salud mental que se llevará a cabo este viernes 29 de mayo a las 16:00 horas.

En él participarán tres destacados académicos UNAB: Emanuel Rechter, director de la carrera de Psicología sede Santiago; Sofía Oyaneder, docente del Diploma de Habilidades Laborales sede Viña del Mar; y Rodrigo Vera, profesor de la carrera de Terapia Ocupacional sede Concepción.

En el evento se discutirá el enfoque que las políticas públicas en salud mental debiesen tener a futuro, considerando el momento crítico actual, y tomando en cuenta que previamente se vivía una situación con altas tasas de trastornos y enfermedades mentales.

Francisco Vicencio, investigador del Centro de Políticas Públicas UNAB y quien moderará este conversatorio, señala que es importante hablar sobre estos temas porque “durante la pandemia se han dado situaciones que podrían acrecentar la aparición o agravar patologías a raíz de la propia incertidumbre y ansiedad”.

Añade que “no hay que desestimar el impacto que puede generar en los funcionarios de salud, sometidos a largas jornadas laborales y situaciones críticas, en trabajadores que han perdido sus fuentes laborales, ven altos niveles de incertidumbre o han debido adaptarse al teletrabajo; en niños y jóvenes que no pueden asistir a clases de manera regular; y así, un largo etcétera. Es una temática que afecta a todos”.

Por ello, asegura el investigador, el principal desafío para el Estado será cómo desarrollar políticas públicas que mitiguen los efectos de esta crisis a largo plazo y de manera transversal. “En lo inmediato, ya se anunció un programa gubernamental dirigido a adultos mayores, niños y personal de la salud, el que también analizaremos con los expertos en la actividad del viernes”, destaca.

Accesibilidad y flexibilización

Sofía Oyaneder, psicóloga y magíster en Psicología Clínica, manifiesta que es importante discutir este tema porque, como profesionales de la salud, son responsables de instalar la preocupación a las autoridades para que éstas tomen las medidas pertinentes.

Las personas que arrastraban problemas de salud mental, hoy están mucho más vulnerables y expuestas. Se pueden ver retrocesos en los procesos psicológicos, por ejemplo, y aquellos con problemas más complejos pueden ser tremendamente perjudicados”, dice.

La académica del Diploma de Habilidades Laborales UNAB, sede Viña del Mar, agrega que los principales desafíos actuales son que “los profesionales que atendemos salud mental podamos estar fácilmente accesibles, flexibilizar cuando se necesite (tanto en horarios como en aranceles), poder atender la emergencia y estados de crisis”. Además, de plantearse un trabajo para las personas con discapacidad intelectual.

Reconstruir lazos sociales

Asimismo, Rodrigo Vera, terapeuta ocupacional y docente de esta carrera en la sede Concepción UNAB, enfatiza que, en estos meses de pandemia, “la crisis ha acentuado estas dificultades en dimensiones objetivas, como lo son pérdida de empleo, pobreza, violencia, entre otras. Y también en dimensiones subjetivas como lo es el miedo al contagio y a la enfermedad, y el sufrimiento que genera el aislamiento social, lo que profundiza el malestar”.

De ahí que, dentro de los desafíos nombrados por el profesional, se encuentran el poner atención en problemas de la salud mental de grupos en riesgo, tales como personas con trastornos mentales severos, con consumo perjudicial y dependencia de drogas y alcohol, en víctimas de violencia de género y doméstica, en niños y adolescentes, en equipos de salud que estén trabajando directamente en el tratamiento del COVID-19, etc.

Así, Vera afirma que, a futuro, “debemos pensar oportunidades para reconstruir los lazos sociales y el sentido de comunidad, donde la cooperación, la solidaridad y la autogestión, sean valores que permitan afrontar a las personas, de mejor manera, eventuales nuevas crisis sociales. Y, a nivel institucional, debe haber un cambio profundo en la concepción de la salud mental y su abordaje, es decir no patologizarla, sino que pensarla como un derecho humano”.

Esfuerzo en la cobertura asistencial

Finalmente, Emanuel Rechter, Doctor en Psicología, indica que una vez que pase el peak de esta crisis sanitaria, “es probable que se genere un aumento significativo de sintomatología asociada tanto a efectos directos como indirectos de la pandemia. Ello requerirá un gran esfuerzo en materia de cobertura asistencial para un sistema que ya se encuentra en el límite de su capacidad de atención”.

Debido a esto, el director de la carrera de Psicología UNAB, sede Santiago, recalca que durante esta cuarentena “es fundamental difundir la existencia de diversas redes de atención especializada y promover las consultas oportunas”.

El conversatorio “Los desafíos de las políticas públicas de salud mental ante la contingencia” es abierto para público general y quienes estén interesados en participar deben escribir al correo cpp@unab.cl para inscribirse y recibir el vínculo de la actividad que se realizará a través de la plataforma Teams.

Noticias relacionadas

Share This