Reportajes, entrevistas y bloggeros
Escrito por

El éxito de una empresa en gran medida está determinado por el esfuerzo de sus trabajadores, pero conducir esa energía de manera adecuada es una tarea compleja, que comúnmente revela si estamos en presencia de un buen o mal jefe. Sebastián Mathews, Director de Planificación de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad Andrés Bello nos cuenta cuáles son las características que debe presentar un correcto liderazgo.
matt
Proactividad, capacidad de trabajo en equipo y liderazgo son sólo algunos requisitos que piden las empresas a la hora de reclutar personal, características que están estrictamente relacionadas con la eficiencia y eficacia al interior de la organización, y de las cuales depende generalmente una promoción e incluso un aumento de sueldo.

Es que el triunfo de la empresa depende fundamentalmente de lo que el líder del equipo pueda hacer para elevar la productividad, esto es cómo éste conduce a sus trabajadores para que los objetivos organizacionales se cumplan de la mejor manera.

“Se debe hacer sentir a las personas que no sólo forman parte de una empresa, el líder les debe transmitir que son parte de un equipo, y que ellos también cumplirán sus necesidades personales al lograr los objetivos de la institución. Por esta razón el liderazgo se ha convertido en uno de los factores claves a la hora de contratar ejecutivos que tendrán a su cargo no tan sólo funciones sino que también personas”, explica Sebastián Mathews, Director de Planificación de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad Andrés Bello.

En gestión uno de los más grandes errores que se puede cometer, es pasar por alto la motivación de los trabajadores. “Un jefe que no tiene otra forma de hacer que los objetivos se cumplan más que mediante el castigo y la sanción, es un mal jefe, no es un líder. En este caso probablemente los trabajadores cumplan con los objetivos, pero rendirán el mínimo aceptable para no ser despedidos y en el primer momento en el que se les presente un nuevo trabajo abandonarán el actual, lo que genera una alta rotación de los empleados y una perdida de talentos”, recalca el experto.

Resulta evidente que las diferencias en productividad entre el mínimo aceptable y el máximo posible entre los trabajadores puede ser abismante, y esto se puede transformar en una fuente de mayor competitividad para las empresas, lo que genera beneficios inmediatos y es muy difícil de imitar por la competencia.

Algunas características que debe tener un buen jefe:

– Visión de futuro: un líder tiene que mostrar hacia donde se quiere llegar y el camino a seguir.

– Empatía: un buen jefe debe conocer las necesidades de los miembros de su equipo de trabajo, debe saber cómo las personas alcanzarán sus necesidades al cumplir los objetivos de la organización, y en base a esto generar un sistema de recompensas.

– Saber escuchar: el líder debe comprender que las ideas pueden provenir de cualquier persona independiente de su cargo, comentando con respeto las opiniones, incluso las críticas de su equipo de trabajo.

– Comunicación: debe ser capaz de traspasar sus ideas a las personas irradiando seguridad, lo cual muchas veces no es tan fácil.

– Buen ejemplo: un buen jefe de ser creíble, si implementa una política o crea una reglamento debe cumplirlo al igual que su equipo, no puede mostrar que está por sobre las normas que el mismo impone.

Noticias relacionadas

Share This