Arquitectura

“El Viaje Colectivo”, del académico UNAB, Tomás Errázuriz, destaca que lejos de un mero traslado, la locomoción colectiva es un espacio fundamental de sociabilidad, donde se construyen y visibilizan las diferencias de género, clase y edad.

Escrito por

El transporte público es parte de las dinámicas cotidianas. Una pieza clave dentro de la configuración de bienestar, gran parte de nuestras vidas ocurre en ese espacio. Su relevancia entonces, traspasa lo meramente funcional, es una experiencia social. Eso es lo que destaca el libro El Viaje Colectivoque analiza las experiencias de sociabilidad en más de 100 años del transporte público, del investigador y académico de la Universidad Andrés Bello, Tomás Errázuriz.

En sus páginas, se resalta su relevancia como tema de estudio y cómo influye en el día a día. Lejos de un mero traslado, los viajes colectivos son espacios fundamentales de sociabilidad. Los tranvías y los ómnibus, dice Errázuriz, desencadenaron una transformación decisiva en el horizonte urbano y alteraron de modo definitivo la vida de las personas. “Su recorrido dejó una huella profunda en la estructura de las ciudades, que hasta el presente se visibiliza no solo en aquellos rieles enterrados que asoman entre adoquines y pavimentos, sino en el protagonismo actual de los autobuses urbanos”, dice.

Revisa la noticia completa en Qué Pasa aquí.

Noticias relacionadas

Share This