Cartas

“El beneficio está en la conciencia y la práctica de que, por regla general, en aquello que es más privado, personal e íntimo, debe primar la libertad del individuo”, dice el profesor UNAB, Tomás Vial sobre la Ley de Identidad de Género.

Escrito por

El profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad Andrés Bello, Tomás Vial, escribió una carta para La Tercera sobre la Ley de Identidad de Género.

A continuación, la compartimos:

Respeto a la dignidad de las personas

Las cifras publicadas recientemente sobre los cambios de nombre y sexo registral dan cuenta de la importancia que la aprobada, pero todavía no en vigencia, Ley de Identidad de Género tiene y tendrá para las personas trans. El procedimiento, aun empleado antes de la ley, involucraba con frecuencia largos procesos judiciales, los que, muchas veces, dependiendo de la buena o mala voluntad de los jueces, podían implicar humillantes exámenes y pruebas.

La carencia de ese reconocimiento condenaba a esas personas a una vida de denegación o de graves entorpecimientos en el ejercicio de derechos básicos. La ley se transforma así en una instancia clave de reconocimiento de derechos y de la dignidad propia de estas personas.

Pero sus beneficios no deben ser entendidos solo respecto a aquellas, un grupo estimativamente pequeño de la población chilena, sino también como algo que concierne y beneficia a todas las personas. El beneficio está en la conciencia y la práctica – por medio de la acción formal del Estado, de la ley y las decisiones reglamentarias y administrativas que la aplicarán – de que, por regla general, en aquello que es más privado, personal e íntimo, debe primar la libertad del individuo, su autodeterminación. Sin ese reconocimiento efectivo, no se puede hablar de respeto a la dignidad de la persona en alguna forma que sea inteligible.

Noticias relacionadas

Share This