Educación y Ciencias Sociales

El académico y director del Laboratorio y Observatorio de lo Cómico, Andrés Mendiburo, se refirió a la rutina de Jani Dueñas y apuntó a que su actuación en el Festival de Viña fue una “tormenta perfecta”.

Escrito por

La tercera noche del Festival de Viña apareció el monstruo durante la actuación de la única mujer comediante que se presentará en esta versión, Jani Dueñas estuvo 35 minutos sobre el escenario intentado continuar con su rutina entre pifias y gritos.

Sobre los motivos que influyeron en el inesperado desenlace peguntó La Segunda al psicólogo social y director del Laboratorio y Observatorio de lo Cómico Andrés Mendiburo, quien destacó las distintas circunstancias que se reunieron en la velada, más allá de la rutina de stand up preparada por Dueñas.

“Otro día a ella le hubiese ido bien. Fue una tormenta perfecta: elementos contextuales y rutina de estructura ambigua y contenido no compartido”, fue parte de lo que argumentó Mendiburo.

En tanto la periodista Mónica Rincón señaló al medio nacional que la comediante no traiciono su rutina. “Valoro su enormemente el temple que tuvo para seguir adelante e intentar revertir la situación”, indicó.

 

Noticias relacionadas

Share This