Educación y Ciencias Sociales

En el marco de la conmemoración del 8 de marzo la académica y directora de la Escuela de Psicología Paula Sáez profundizó en la ausencia de educación con perspectiva de género entre otros puntos como la ley de violencia de género.

Escrito por

El ataque lesbofóbico de Carolina Torres, los comentarios de la ministra Isabel Plá y su postura ante el trabajo realizado para la coordinación de la huelga general del viernes fue parte de los temas comentados por la académica de UNAB en el medio nacional Cooperativa.

8 de marzo

La conmemoración del 8 de marzo nos invita a recordar las luchas que las mujeres han dado en la historia para la consecución de los derechos que hoy ejercemos y a tomar conciencia sobre todos aquellos que al día de hoy aún no podemos ejercer en plenitud.

Aún no podemos garantizar una educación con perspectiva de género para todos y todas. Aún no logramos paridad en el acceso al poder, sueldos igualitarios, a ejercer una crianza corresponsable. Los planes de salud de las mujeres siguen siendo más caros que los de los hombres por el simple hecho de ser quienes se embarazan.

Aún carecemos de una ley de violencia de género que proteja a las mujeres más allá de sus relaciones de pareja o convivencia.

A modo de ejemplo, 4 hechos acontecidos en las últimas semanas.

El 14 de febrero, Carolina Torres sufre un brutal ataque lesbofóbico, dejándola con graves heridas que pudieron causarle la muerte. ¿Por qué? Por el simple hecho de ser mujer, lesbiana, por no responder a los cánones heteronormados que algunos se resisten a dejar atrás, y vivir su amor y sexualidad junto a otra mujer.

A fines de febrero también tuvimos conocimiento del llamado caso Nido, una página en la web dedicada a violentar, denostar, acosar, subir fotos de niñas y mujeres y perseguirlas. Página hecha por hombres que contaba con más de diez mil seguidores. Cifra que no puede, sino, horrorizar.

El miércoles pasado conocimos la resolución el Minsal que reconoce a la RED UC como una institución objetora de conciencia. Es decir, la puesta en juego, aceptada por la ley, para que instituciones que reciben aportes del estado se nieguen a cumplir la ley que permite a las mujeres poner término a embarazos en 3 causales humanitarias.

Por último, llevamos 9 femicidios en lo que va del año, de acuerdo a los registros de la Red chilena contra la violencia de la mujer.

Todos, hechos que nos muestran lo lejos que estamos aún de garantizar a niñas y mujeres el derecho de vivir una vida sin violencia.

A propósito de la convocatoria a la marcha de este 8 de marzo, la ministra de la mujer Isabel Plá plantea que se “politiza” la causa de las mujeres y que nos aleja de lo verdaderamente importante, desconociendo la historia del movimiento de mujeres, en el mundo y particularmente en Chile, gracias a las cuales ha sido posible la consecución progresiva de los derechos que hoy tenemos.

Aún nuestra cultura no logra aprehender la igualdad. Tampoco entiende cuáles han sido los caminos que han permitido avanzar. Nuestros medios de comunicación, nuestros políticos y gobernantes, que son la puesta en escena de la voz oficial, nos muestran a diario la distancia que hay entre la sociedad que queremos y la sociedad que tenemos: una que se sigue anclada en los cánones de una realidad que se resiste a cambiar.

Todos los avances que hemos obtenido, no han sido gracias a voluntades políticas partidistas. Han sido gracias a mujeres que de manera empecinada, no se detendrán hasta lograr una vida más digna para todas.

Porque una vida digna para las mujeres, ojalá se entienda de una buena vez, nos hace dignos a todos los miembros de una sociedad, hombres incluidos.

 

Noticias relacionadas

Share This