Stéphanie Alenda: “Llevar a cabo una reforma de pensiones sería una derecha renovada”
Educación y Ciencias Sociales

En el programa Mesa Central se profundizó en el contenido del libro “Anatomía de la derecha chilena: Estado, mercado y valores en tiempos de cambio” del que la doctora en Sociología es editora, y que sirvió para entregar un contexto político y analizar la crisis de Chile Vamos.

Escrito por

La doctora en sociología, politóloga y directora de Investigación de la Facultad de Educación y Ciencias Sociales de UNAB, Stéphanie Alenda, fue invitada al programa de Tele13 Radio, Mesa Central, para conversar sobre el libro del que es editora “Anatomía de la derecha chilena: Estado, mercado y valores en tiempos de cambio”, el que entregó un contexto a la discusión política sobre Chile Vamos.

El marco político del texto permitió entender las estructuras partidarias de Chile Vamos, ya que tiene su raíz en una encuesta realizada a los integrantes de la coalisión entre 2015-2016. Uno de los puntos que mostró la investigación es que dentro de los propios partidos que componen Chile Vamos hay divisiones ideológicas y de percepción, las que fueron ordenadas en categorías, según las posturas de los dirigentes encuestados.

En estas categorías es posible distinguir distintas sensibilidades políticas, formas de percibir los temas y cuál tiene que ser el rol del Estado. Cabe destacar que estas divisiones no obedecen al partido de pertenencia, sino a inclinaciones distintas al interior de los mismos partidos: RN, UDI, Evópoli. “Queríamos analizar cuán nueva era la derecha chilena y cuán heredera del régimen militar podía ser”, explicó Alenda en la entrevista.

Las categorías que se desprendieron de la investigación son:

Solidarios, (derecha social) Grupo que se muestra a favor del gasto público y a los impuestos individuales (muy cercano a centro izquierda). El 30 % de la muestra total.

Subsidiarios, (chicago gremialismo) Que prefiere un Estado subsidiario y no social, que apoye cuando el sector privado no puede hacerlo, además se inclina a una política pública focalizada. Más del 50% de la muestra total.

Ultraliberales, (libertarios) No desean la injerencia del Estado en la economía, pues se puede entender como “una molestia” en el movimiento económico. Un ejemplo es que el 14% señaló que el Estado no debe tener ninguna injerencia en la economía.

Se trata de grupos que no están encarnados en los partidos de Chile Vamos, sino que reflejan la diversidad repartida de forma prácticamente idéntica en los tres partidos que la conforman. Esto muestra una derecha que tiene más puntos de encuentro que de divergencias, aunque está tensionado por esas sensibilidades, según explicó Alenda.

Uno de los puntos de tensión más importante ha sido la votación por el retiro del 10% del sistema de pensiones, un tema que dividió históricamente a Chile Vamos. La coalisión ya con anterioridad tuvo la posibilidad de pasar a la historia como un sector renovado, que podía liderar transformaciones para el país, como fue planteado en el primer período de Sebastián Piñera con la superación del clivaje izquierda derecha.

Según Alenda esta renovación está pendiente, y lo que se ha visto más recientemente es una adaptación de la derecha. “Una renovación real sería llevar a cabo una reforma de pensiones que sería la herencia que dejaría Piñera. Eso sería una derecha renovada en la medida en que estaríamos avanzando hacia un sistema mixto, pero más allá del Pilar Solidario”, agregó.

El trabajo de investigación para elaborar “Anatomía de la derecha chilena: Estado, mercado y valores en tiempos de cambio” aplicó cerca de 700 cuestionarios a figuras políticas de Chile Vamos, donde fueron considerados por la encuesta los diferentes estamentos dirigenciales, desde el nivel comunal al nacional. En ese proceso se abordaron temas vinculados a economía, gestión del Estado y postura ante los conocidos como temas valóricos.

Noticias relacionadas