Concepción

Salas colmadas de espectadores y una ejecución perfecta de las piezas fue la combinación de la presentación de los italianos dirigidos por Guglielmo Pelarin.

Escrito por

Un éxito, así calificaron Federico Lovato, Guglielmo Pellarin y Francesco Lovato, las presentaciones realizadas en Concepción de su “Noche italiana Romántica”, una invitación extendida por la Universidad Andrés Bello sede Concepción en que los artistas fueron los protagonistas.

Intérpretes del piano, corno francés y violín, respectivamente, los músicos presentaron un repertorio basado en tres autores románticos. Mozart, Richard Strauss y Brahms que encontró una silenciosa devoción en el público que colmó el auditorio Poeta Gonzalo Rojas de la UNAB durante los cerca de noventa minutos que duró la presentación. El aplauso final, sin embargo, fue estridente.

“Estamos muy satisfechos y orgullosos de poder llevar a la comunidad eventos de este nivel”, manifestó el vicerrector UNAB Octavio Enríquez.

El concierto se realizó gracias a una alianza entre la Universidad, la Embajada de Italia y el Instituto Italiano de Cultura, en el marco de las actividades organizadas por Extensión Cultural de la casa de estudios por los 30 años UNAB.

Siempre con el fin de abrirse a la comunidad la institución puso a disposición del público un segundo concierto, realizado este miércoles 5 en la Scuola italiana, que coincidentemente, celebrara su 25° aniversario, frente a cerca de 200 alumnos y decenas de profesores.

Clínica escolar

Mientras la Noche Romántica Italiana presentada el martes en la Universidad Andrés Bello estuvo marcada por el preciosismo y el cuidado de cada nota y detalle, el segundo concierto realizado el miércoles 5 de septiembre en la Scuola Italiana de Concepción permitió a los músicos y a los estudiantes de ese establecimiento desordenarse un poco e intercambiar diálogos y juegos.

El trío de intérpretes extractó parte del repertorio de la velada anterior, ejecutando piezas de Richard Strauss y Johannes Brahms.

Ya sin corbatas ni humitas y vistiendo jeans, los itálicos ofrecieron una pequeña clínica musical, pensada en su audiencia escolar, que fue recogida con satisfacción por los estudiantes como Catalina García y Consuelo Sandoval que estuvieron entre los asistentes. “Excelente, muy interesante y entretenido”, fue el veredicto de los alumnos.

Una evaluación que fue compartida por los músicos: “Cuando se toca música sobre el escenario siempre hay riesgo de que los mensajes no se traspasen al público, pero en estas presentaciones eso no ha sido así, hemos sentido la conexión con el público”, manifestó Pellarin.

Noticias relacionadas

Share This