Concepción

Proyecto de gran cobertura impulsado por la carrera de Educación Física desde el año 2016, y en su versión 2019 respaldado por la unidad de Vinculación con el medio, en que los estudiantes relacionan con los menores para poner en práctica los aspectos didácticos y metodológicos propios de su formación, esencial para su futuro desempeño laboral.

Escrito por

“Ahora sé cómo tengo que moverme para nadar, sé lo que estoy haciendo”, dice Jair de 9 años mientras mueve los brazos como demostración. Él es parte del grupo de estudiantes de educación básica que cada jueves participa de los talleres de natación impartidos por la carrera de Educación Física de la Universidad Andrés Bello sede Concepción-Talcahuano a escolares de cuatro establecimientos del Gran Concepción que sirven además, como centros de práctica para a sede. Estos son, La Greda, Escuela Penco, Martin Luther y Creación.

Se trata de un proyecto  orientado, en términos de metas internas, a desarrollar aprendizajes asociados con la asignatura de «Práctica en la Institución Deportiva», para preparar a los estudiantes en el desarrollo de habilidades para la enseñanza, pero que además persigue un fin externo que es contribuir al logro de objetivos de aprendizaje vinculados a los ejes curriculares de educación física en estudiantes de ciclo escolar básico de la provincia, más cuando las estadísticas a nivel nacional y regional muestran cifras críticas en materia de actividad física.

“El taller de natación impacta directamente en el aprendizaje de los niños(as). Les permiten, desde una orientación formativo-pedagógica, adquirir habilidades para desenvolverse adecuadamente en el medio acuático y valores asociados también a las Bases Curriculares vigentes”, explica el académico a cargo, Sergio Fuentealba. Agrega que en el caso de los estudiantes Unab, es “una experiencia de aprendizaje propia de sus prácticas iniciales, coherente con su Perfil de Egreso y el Modelo Educativo de  Universidad. Dicha experiencia brinda a nuestros estudiantes la oportunidad de diseñar, implementar y valorar procesos de enseñanza aprendizaje con niños(as) de primer y segundo ciclo básico”.

Para Sebastián de 8 años, el ser parte de esta actividad no es sólo una forma de practicar el nado y hacer ejercicio, sino también “de hacer amigos” y para los padres, una forma a través de la que los niños pueden canalizar positivamente sus energías. Jenny Álvarez, mamá de Mario Torres de siete años, acompaña desde las graderías al pequeño mientras practica en la psicina temperada. “Le ha hecho súper bien, él es hiperactivo, así es que le ha servido no sólo para aprender a nadar, sino también para entretenerse”, contó la apoderada de la comuna de Concepción.

En tanto, Germán Riveros lleva a sus dos hijos, Jair y Alan,  a practicar en el Polideportivo Unab. “El deporte les abre la mente para que vean que no solamente pueden optar por e fútbol, sino que hay muchas disciplinas”, manifestó.

 

 

 

Noticias relacionadas

Share This