Interdisciplinariedad:Eugenio Vasquez, participa en congreso
Derecho

Una vez que las conclusiones de esta conferencia, organizada por la Asociación Latinoamericana de Magistrados, Funcionarios, Profesionales y Operadores de Niñez Adolescencia y Familia (ALAMFPYONAF), estén redactadas y visadas, serán remitidas por la UNAB a las autoridades públicas chilenas, para que puedan ser tomadas en consideración a la hora de legislar.

Escrito por

En 1989, los líderes mundiales firmaron la convención de las Naciones Unidas sobre los derechos del niño, consagrando en el derecho internacional, el principio de que todos los niños deben tener derechos básicos: un nombre y nacionalidad, educación, atención médica y protección en tiempos de guerra. Treinta años después, la comunidad internacional, debe igualar esas promesas y salvaguardar los derechos de los niños y adolescentes, pero en un mundo volátil donde los conflictos y conmociones a los que se exponen niños y jóvenes pueden tener consecuencias mucho más profundas.

Desde ese momento, los avances en educación, la reducción de la mortalidad infantil y el reconocimiento de los derechos inalienables de los niños, han sido aclamados por los estados miembros de Naciones Unidas y al mismo tiempo, criticados, por no cumplir las promesas contenidas en el tratado. Y es que, más allá de la una asociación global o la creación de un mecanismo de financiamiento para la protección de los niños, la crítica subyacente, tiene que ver con la escasa articulación que existe en torno a este tema de todos los actores: la sociedad civil, los gobiernos y el sector privado.

La ALAMFPYONAF

En ese contexto es que en 2009 se constituye la Asociación Latinoamericana de Magistrados, Funcionarios, Profesionales y Operadores de Niñez Adolescencia y Familia (ALAMFPYONAF) con el fin de integrar, a quienes trabajan o están interesados en la problemática, a un espacio articulador para la promoción y creación de buenas prácticas y políticas públicas que mejoren oportunidades de desarrollo y bienestar de los niños y adolescentes. Esto, a través de la capacitación y la participación de instituciones, asociaciones, sociedad en general y el trabajo interdisciplinario, por medio de seminarios, jornadas, pre-congresos y congresos.

La más importante de estas instancias es el “Congreso Latinoamericano de Niñez, Adolescencia y Familia”. Plataforma de discusión que para 2020 celebró su duodécima versión y en la que el profesor Eugenio Vasquez Cunsolo, Secretario Académico de la Escuela de Derecho de la Universidad Andrés Bello, Viña del Mar, y profesor de Derecho Civil de la misma Escuela, participó como presidente de la Comisión N°1, conformada por destacados abogados y funcionarios públicos de América Latina y cuyo eje central eran las “Políticas públicas, legislativas y judiciales relativas a los derechos humanos de niños, niñas, adolescentes y personas con capacidades diferentes”.

“Se trata de conferencias en las que se analiza, reflexiona y evalúa la vigencia de los derechos humanos de los niños, adolescentes y familias, con el objetivo de orientar políticas de estado, legislaciones, acciones y procedimientos judiciales y administrativos, logrando la integración de distintas posturas con el propósito final de alcanzar el respeto pleno de los derechos en el marco de la Convención Internacional de los Derechos del Niño”.

Impacto en la política pública

Sobre el impacto de discutir sobre asuntos de niñez, adolescencia y familia en las políticas públicas, el derecho y para la formación profesional de los estudiantes, el académico de la UNAB, explicó que “el trabajo realizado en este congreso, culmina con un catálogo de recomendaciones que se publican en la web y se envían a las distintas autoridades para que puedan ser tomadas en consideración a la hora de legislar. En este sentido, una vez que estén redactadas y visadas las conclusiones del Congreso, remitiremos a las autoridades chilenas estas conclusiones”.

“Cada vez que asistimos a un congreso, seminario, charla, coloquio o conversatorio, aprendemos algo nuevo, profesores y estudiantes.  son actividades que eternamente dejan alguna enseñanza, en todo orden de cosas, y eso es lo que obtenemos con este Congreso, una o varias lecciones de vida que impactarán en la protección de un niño, niña o adolescente, pues como señalé al abrir la sección de la Comisión: niños felices son niños seguros, y es el deber de nosotros como adultos dar seguridad a los niños para que sean felices, y este Congreso justamente busca eso”.

Compromiso académico

Desde el año 2017, la Escuela de Derecho de la Sede Viña del Mar, ha tenido un rol activo tanto en la organización como en la participación en este congreso. Fue ese mismo año, en que más de 600 profesionales de España y América, concurrieron al campus Viña del Mar para exponer u oír las presentaciones que componían el programa.

“En esa línea, la Escuela de Derecho se ha vinculado estrechamente con la ALAMFPYONAF, pero, este año, por primera vez, un grupo selecto de alumnos de la Escuela de Derecho de Viña del Mar, expuso en el III Foro de Latinoamericano y el Caribe de Justicia Juvenil Restaurativa. Instancia que forma parte de la serie de actividades que involucra este congreso, siendo los únicos alumnos chilenos y la única universidad chilena en asistir y participar”.

“Estos Congresos son muy relevantes para la Facultad de Derecho, pues permiten vincularnos a nivel internacional con otras casas de estudios y organizaciones, crear lazos y alianzas con ellos, permiten que nuestros alumnos hagan sus primeros pasos en la presentación de ponencias y disertaciones fuera del país, y por, sobre todo, siempre es una experiencia enriquecedora que permite conocer otras realidades y aprender del escenario extranjero”, indicó el profesor de la UNAB.

Noticias relacionadas

Share This