Facultad de Medicina

Si bien, el gasto en sanidad ha aumentado entre un 9,0 y un 5,0% anualmente durante los últimos 10 años, los índices de percepción, expectativa y experiencia de calidad del sistema han disminuido, mostrando que a pesar del gasto, la gente no está satisfecha con los servicios que están recibiendo para resolver sus problemas de salud.

Escrito por
  • Si bien, el gasto en sanidad ha aumentado anualmente entre un 9,0 y un 5,0% durante los últimos 10 años, los índices de percepción, expectativa y experiencia de calidad del sistema han disminuido, mostrando que a pesar del gasto, la gente no está satisfecha con los servicios que están recibiendo para resolver sus problemas de salud.
  • Percepción sobre su última atención médica es peor que en las regiones Metropolitana y de Concepción, especialmente en infraestructura, tiempos de espera y solicitud de horas médicas.
  • La percepción de acceso presenta caídas importantes en la atención de urgencia, hospitalización, acceso a horas con especialistas y de urgencia en los SAPU.

Cuando a las personas se les pregunta sobre la sensación de seguridad que les brinda su plan de salud, sea FONASA o Isapre, el 64% de los porteños reconoce sentirse “nada protegido” y en el otro extremo, apenas un 13% declara sentirse “muy protegido”, según datos arrojados por la novena Encuesta Nacional de Salud en el Gran Valparaíso, elaborada, anualmente, por el Instituto de Salud Pública de la U. Andrés Bello (ISP-UNAB) en conjunto con GFK Adimark.

“Las personas asocian la protección con que sus problemas de salud sean atendidos y resueltos, entonces, cuando se sienten desprotegidas es por dos razones: en el sistema público, porque no son atendidos oportunamente, y en el privado, porque la solución a su problema puede resultar extremadamente cara. Es la población de Fonasa la que entrega la peor evaluación, porque a ellos se les suma los tiempos de espera para intervenciones quirúrgicas, hospitalización, además de las atenciones de urgencia y de especialista”, explicó el Director del Instituto de Salud Pública (ISP) de la U. Andrés Bello, Hector Sánchez.

Las cifras arrojadas por el sondeo evidencian, además, que en el Gran Valparaíso, un 63% de la gente opina que el sistema de salud en general está mal (le ponen entre un 1,0 y 4,0) y cuando se le pregunta por su sistema de salud en particular, el 54% opina que está mal.

“Esto es particularmente grave, toda vez que el gasto en salud en los sistemas público y privado ha subido anualmente a tasas de entre un 9,0 y un 5,0%, y eso es bastante. Con eso, uno ya debería observar cambios en la población. ¿Y por qué no los hay? Porque, lo estamos haciendo mal. No tenemos un modelo de atención adecuado a las patologías que hoy afectan a la población. Gastamos mucho en servicios, pero no estamos atendiendo efectivamente los problemas, y menos los catastróficos”, afirma el director del Instituto de Salud Pública de la U. Andrés Bello, Héctor Sánchez.

Costos

El sondeo además revela que entre la población del Gran Valparaíso existe preocupación sobre el gasto personal de bolsillo en salud, incluida la compra de remedios, pues un 52% de la población opina que su gasto actual se mantendrá, mientras que un 39% piensa que ha aumentado y frente a la pregunta de qué creen que pasará en un año, el 40% de los encuestados opina que aumentará, un 45% que se mantendrá y tan solo un 3% opina que disminuirá.

“La gente tiene claridad de que el gasto en salud personal ha ido subiendo y percibe también que el gasto futuro en salud va ser, incluso, mayor, por lo tanto, no tiene expectativa, de que esa variable se vaya a mejorar y lo que es peor tampoco tiene una expectativa positiva de que el sistema en su conjunto vaya a mejorar, o sea, hay como una resignación respecto de la situación que actualmente están viviendo y su percepción es que en el futuro la situación va a seguir igual o va ser peor”.

Confianza en el gobierno y reformas

El gasto personal en salud, se cruza con la opinión de los encuestados al ser consultados  respecto de lo que creen debería hacer el gobierno sobre el actual sistema de salud donde el 62% dice tener “ninguna confianza” en que el actual gobierno resolverá los actuales problemas de atención en salud.

“En definitiva cuando uno mira estas cifras se hace evidente que la gente piensa “esto no se va a resolver”, porque como todos los gobiernos dicen “si, yo lo voy a resolver” empiezan a perder la confianza en las autoridades actuales y del gobierno anterior. La gente dice “no, yo no confió en que estos gobiernos hayan resuelto los problemas, ni tampoco creo que los vaya a resolver adecuadamente. Esa es la razón por la cual los ministros de salud, aparecen sistemáticamente, cualquiera sea el gobierno, mal evaluados”, apuntó Sánchez.

El sondeo también arroja que hay un porcentaje muy alto de la población, 70% considera que el sistema de salud debe reformarse integralmente, es decir, que deben reformarse las Isapres y FONASA y tan solo un 10% que debería reformarse solo FONASA. Y cuando se le pide que se le ponga una nota a su sistema de salud Valparaíso le pone un 4, 2.

Percepción respecto de la última atención medica

Sobre su última atención médica, quienes fueron consultados, califican esta atención con 3,5, más bajo que en las regiones Metropolitana y de Concepción, especialmente en infraestructura (2,9), tiempos de espera (2,9) y solicitud de horas médicas (2,6). La percepción de acceso presenta caídas importantes en la atención de urgencia, hospitalización, acceso a horas con especialistas y de urgencia en los SAPU.

Sobre esta encuesta
ISP UNAB

Esta encuesta se aplicó a 1300 personas y se efectúa en las regiones V, Metropolitana y en el Gran Concepción. El sondeo cuenta con un 95% de seguridad y un margen de error de un 2,5%. Esta encuesta que lleva haciendo de 10 años y es la única encuesta de salud de tan larga dato y periodicidad.

El dato que llama la atención respecto de las radiografías anteriores es que en Chile, sistemáticamente, ha ido aumentando el gasto en salud a una tasa cercana al 9% y los indicadores se mantienen estables bajos y no se observa ninguna mejoría alguna.

Noticias relacionadas

Share This