Sin categoría

Centro Oceantartico examinó la potencialidad de los enormes recursos energéticos, mineros y alimenticios que tiene Chile como Estado ribereño en el seminario “Visión Geopolítica del Océano Pacífico en el Siglo XXI.

Escrito por

El Centro Oceantartico examinó la potencialidad de los enormes recursos energéticos, mineros y alimenticios que tiene Chile como Estado ribereño en el seminario “Visión Geopolítica del Océano Pacífico en el Siglo XXI”.

SEMINARIO-GEOPOLITICABajo la premisa de que frente a nuestras costas se encuentra el mayor almacén de riquezas  naturales conocido en el mundo y de la posición estratégica que ello otorga a  Chile, el Centro de Estudios Oceánicos, Insulares y Antárticos, Oceantártico, organizó el jueves  1 de octubre en Viña del Mar el seminario “Visión Geopolítica del Océano Pacífico en el Siglo XXI”.

El director del Centro, Alfonso Campusano, resaltó que en la enorme extensión de las aguas oceánicas del Pacífico existen riquezas que hacen sostener que nuestra mejor expectativa está en la explotación de tales recursos como la extracción de hidratos de gas para uso combustible, el desarrollo de cultivos marinos off shore a gran escala, una fuente inagotable de proteínas, o el desarrollo de granjas para el cultivo de toda clase de algas marinas.

Por su parte, el Doctor Esteban Morales,  centró su exposición en dos recursos presentes en los fondos marinos de nuestras costas que poseen un vasto potencial económico. Uno de ellos son los hidratos de gas, hidrocarburo que se encuentra en las profundidades de la plataforma continental y cuya explotación reduciría la dependencia chilena de energía proveniente de otros países.

El Doctor Morales participó en sucesivas campañas de investigación en el buque oceanográfico de la armada, “Vidal Gormaz”, y posteriormente formó parte del primer intento de explotación comercial de hidratos de gas, aunque sin resultados satisfactorios. Mencionó que las más recientes exploraciones cartográficas muestran la presencia de importantes yacimientos metalíferos como níquel y aluminio.

Una segunda área de riquezas se presenta en las profundidades oceánicas donde se han descubierto formas de vida en condiciones inimaginables para los tipos de vida conocidos hasta ahora en la tierra, como falta de luz y energía solar, y temperaturas extremas. Los científicos han determinado que la sobrevivencia de dichas especies está asociado a la quimiosíntesis, proceso que genera alto interés en el industria farmacéutica, ya que es la base para la producción de diversos tipos de drogas.

Noticias relacionadas

Share This