Sin categoría
Escrito por

En el último tiempo se ha generado un gran debate en torno a las vacunas contra este virus responsable del cáncer cervicouterino. Su precio que impediría ser adquirida por todos y su utilidad han sido tema de discusión. Hoy proponen incorporarla al vacunatorio anual y el Dr. Guillermo Echeverría, especialista en oncología ginecológica de la U. Andrés Bello, entrega su visión al respecto.

El cáncer cervicouterino se ha convertido en una de las causas de mortalidad más importante en las mujeres, particularmente entre las de más escasos recursos. Según estadísticas del Ministerio de Salud, cada día mueren 2,5 mujeres por esta enfermedad. Frente a este panorama, la cámara de Diputados aprobó un proyecto que solicita al ministro de Salud estudiar la factibilidad técnica y económica de incorporar la vacuna contra el Papiloma Humano en el plan vacunatorio anual.

A diferencia de otros sistemas de inmunización, la del Papiloma Humano, contiene una partícula que simula la estructura del virus y luego crea una reacción en el organismo creando una inmunidad contra el virus. Actualmente hay dos tipos de vacunas en el mercado: La bivalente (tiene los dos virus oncogénicos más frecuentes 16 y 18) y tetravalente (contiene 4 virus los dos oncogénicos 16 y 18 y dos virus más que no son oncogénicos asociados a lesiones anogenitales), explica el doctor Guillermo Echeverría, académico de la Facultad de Medicina de la U. Andrés Bello.

El especialista en oncología ginecológica afirma que “no está demostrado aún que la inmunidad sea permanente ya que sólo lleva un período de ocho años en el mercado, por lo cual sólo podemos asegurar su inmunidad este período de tiempo. Por lo mismo, es posible que se tenga que repetir las dosis después de algunos años”.

Programa de vacunación

Respecto de la efectividad de incluirla en el vacunatorio anual, el doctor Echeverría subraya que no sabemos cuál será el impacto en bajar la tasa de cáncer cérvicouterino por el poco tiempo estudiado. Pero existen experiencias en países como Australia, Reino Unido y Canadá. “Hay que tener en cuenta que el virus papiloma más frecuente en Chile es el 42, que tiene una estructura parecida al 16, pero no está incorporado en las vacunas que llegaron a Chile”, puntualiza el especialista.

Por otro lado el costo de las vacunas aún es muy alto: la más económica se comercializa en cerca de $35 mil por dosis. Lo que implica un costo total $105.000 ya que son tres inyecciones.

De igual manera, el académico de la U. Andrés Bello recomienda que quienes tengan los medios económicos suficientes vacunen a sus hijas. “Otra cosa es hablar de inversión en un programa de vacunación, para un país que tiene una serie de prioridades mucho más primarias y, que además, tiene una aceptable cobertura en prevención secundaria como el control de PAP”, apunta.

Enfermedad sexual

El virus papiloma, complementa el doctor Guillermo Echeverría, es  un virus que pertenece a la familia papovaviridae. Existen 140 cepas del virus, 30 de ellas están asociadas a lesiones anogenitales (verrugas) y tres a cáncer cérvico uterino el 16, 18, 42. Es efectivamente una de la enfermedad de transmisión sexual (ETS) más frecuente en el mundo. Pero no todas las mujeres que tienen contacto con el virus se contagian. De este grupo sólo parte de ellas hace enfermedad persistente, un porcentaje menor sufre una lesión neoplásica de cuello uterino y cáncer.

Sonia Tamayo

stamayo@unab.cl

Noticias relacionadas

Share This