Una mirada al interior de los labo: ex estudiante relata su experiencia
Facultad de Ciencias de la Vida

Se trata de Rodrigo Ibarra, graduado en 2018 y quien, desde ese entonces, ha trabajado en laboratorios y de cerca con distintos virus. Actualmente, trabaja en la Universidad de Valparaíso donde asiste en la detección del Covid-19 en el laboratorio clínico de dicha institución.

Escrito por

Por Marcio Vivanco.

“Entré a la carrera en el año 2012. Éramos una generación pequeña, sólo 19 estudiantes, así que rápidamente nos hicimos amigos. Una de las mejores cosas fue que, durante todo el tiempo, tuvimos clases dentro de laboratorios. Eso nos permitió sumar experiencia práctica”. Cuenta Rodrigo Ibarra, quien ingresó a estudiar Ingeniería en Biotecnología en la Universidad Andrés Bello, Sede Viña del Mar y desde ese momento no se ha apartado del laboratorio y los virus.

_ ¿Cómo fue que llegaste a trabajar con virus?

_ En el año 2015, hice una de mis prácticas en el laboratorio de virología molecular de la Dra. Gloria Arriagada, quien es académica en la UNAB y me interesé, por primera vez en el área de virología. Fue en ese mismo lugar donde pasé una buena parte de mi carrera realizando mis tesis de grado y tesis de magister estudiando el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y los efectos que tiene sobre el sistema nervioso central.

_ ¿Y ahora sigues trabajando con virus?

­_ Actualmente, estoy trabajando en el laboratorio de neurogenética del Dr. Pablo Moya de la Universidad de Valparaíso. Pero partí hace poco, pues debido a la cuarentena, la mayoría de los laboratorios de investigación cerraron. Es por esto por lo que durante los meses de cuarentena me ofrecí de voluntario para trabajar en el Laboratorio Clínico UVCLIN de la UV y comencé a asistir en la detección de COVID.

_ ¿Y cómo es el proceso de detención del Covid-19?

_ El proceso de detección de COVID se podría separar en diferentes etapas. Primero se reciben las muestras que provienen de diferentes hospitales, centros asistenciales o puntos de toma de muestra de la V región y se ingresan en un sistema donde se mantiene registro del origen de la muestra y a quien pertenece. Luego las muestras tienen que ser preparadas para extracción, esto ya que la toma de muestras varía de lugar a lugar por lo que es importante que antes de trabajar, todas las muestras se encuentren en el mismo estado.

­_ ¿Cuál es la parte del proceso de la que tu estas a cargo?

_ Luego de las etapas que expliqué anteriormente, viene el paso de extracción que es lo que estuve haciendo, durante los últimos meses. En esta etapa, se extrae el material genético del virus, en este caso el RNA y se aísla del resto de los componentes que vienen en los tubos de ensayo. La idea es aislar solo el material genético del virus (en el caso de que esté presente o no), para luego hacer el PCR. Por último, viene el PCR (o reacción en cadena de la polimerasa), es en esta reacción donde finalmente se detecta la presencia del virus o no.

_ ¿Qué información se obtiene mediante esta reacción?

_ Esta reacción, básicamente, lo que hace es amplificar una secuencia específica de DNA cientos de veces, algo así como una fotocopiadora de DNA, lo cual te permite obtener una gran cantidad de material genético, a partir de una cantidad inicial pequeña. En este caso, se hace un PCR que amplifica una secuencia específica del coronavirus. Si es que la muestra inicial contiene el virus, el PCR te dará miles de copias de esta secuencia viral las que luego son detectadas. Por el contrario, si la muestra no contiene el virus, el PCR no amplificara nada (muestra negativa). Finalmente, los resultados de estas pruebas se tienen que volver a ingresar al sistema para informar los resultados y hacer un seguimiento de los pacientes si es necesario.

¿Te preocupa contagiarte al estar trabajando tan directamente con el virus?

_ Al comienzo, pero al igual que trabajar con cualquier otro virus o reactivo tóxico, siempre hay un riesgo asociado y uno constantemente se pregunta si es que está haciendo algo mal, si me expuse al virus o que pasa si ya me infecté y no me di cuenta. Afortunadamente, debido a las medidas de seguridad y a los protocolos que se utilizan, eso aún no pasa y dudo que suceda.

_ ¿No te da miedo trabajar con el virus?

_ Desafortunadamente, luego de trabajar con el virus durante unos meses, este miedo desaparece y el acto de trabajar frente a un agente patógeno peligroso se normaliza, lo que nos puede hace bajar la guardia, y eventualmente, costarnos caro. Esto es algo que ahora podemos ver en la calle con más frecuencia. Pese a que a muchas de estas personas aún no les ha pasado nada, están aumentando el riesgo de exposición y transmisión del virus, lo que lamentablemente nos traerá a una segunda ola de infecciones, algo que ya se puede ver en sectores donde han retrocedido y han pasado de fase 3 a 2.

_ ¿En qué estadio de la pandemia crees que se encuentra Chile?

_ Creo que estamos saliendo muy lentamente de la pandemia. Sin embargo, esto no se acabará hasta que todas las personas que se tengan que infectar con el virus, lo hagan o hasta que tengamos una vacuna. Por eso es importante que sigamos manteniendo las medidas de seguridad, a medida que se abre el país. Esa falsa sensación de seguridad es la que nos hace bajar la guardia y que, eventualmente, traerá una segunda ola de infecciones. No sería raro ver que el número de infecciones aumente durante el mes de diciembre donde será muy difícil restringir que la gente se junte para celebrar navidad y año nuevo y que en enero volvamos a una cuarentena.

­_ ¿Qué herramientas crees que la UNAB te proporcionó para enfrentar esta pandemia?

_ La mayor herramienta que me dio la UNAB y que me ha ayudado hasta el día de hoy, es haber tenido clases prácticas y laboratorios desde el primer semestre de la carrera. Hay muchas carreras similares donde, lamentablemente, los alumnos no entran a un laboratorio a trabajar hasta el segundo año o más. En la UNAB, desde que comenzó, hay trabajos prácticos en laboratorio. Esto ayuda bastante en una carrera como Biotecnología donde ningún libro o guía te dará tanta experiencia como hacer las cosas tú mismo.

_ Para finalizar… ¿cómo te cambió la vida el coronavirus?

_ Creo que lo más impactante, fue acostumbrarse al encierro y estar aislado de los demás. Con el paso del tiempo, tantas horas de encierro y aislamiento, te empiezan a afectar negativamente, y pese a que existen herramientas para comunicarse, nos hemos tenido que ajustar a la nueva realidad.  Ver a alguien a través de la pantalla, no brinda el mismo nivel de interacción social que uno obtiene en persona. La dificultad de no poder salir de la casa o tener que planificar las salidas, compras al supermercado o para ayudar a familiares con permisos, también hizo que las cosas fueran difíciles. Es una realidad a la que todos nos tenemos que ajustar que espero que no dure mucho más. También espero que todo lo que hemos aprendido, respecto a higiene básica y transmisión de virus, no se olvide una vez el coronavirus sea parte del pasado.

 

Noticias relacionadas

Share This