Facultad de Ingeniería

Durante tres semanas, los investigadores Cristian Rodrigo, Ximena Contardo y el estudiante Nicolás Phillipi, tomarán muestras del subsuelo marino para obtener información científica sobre terremotos, minerales, hidrocarburos y peligros geológicos entre Puerto Montt y la Península de Taitao.

Escrito por

Este lunes 24 de septiembre zarpó, desde el Puerto de Valparaíso, el buque científico de la Armada de Chile AGS-61 “Cabo de Hornos”. Primer crucero geológico integrado por los investigadores de la U. Andrés Bello, Sede Viña del Mar, Cristian Rodrigo, Ximena Contardo y el estudiante Nicolás Phillipi.

La expedición, que se extenderá desde el lunes 24 de septiembre al 18 de octubre, forma parte del programa de investigación CIMAR (Cruceros de Investigación Marina del CONA), perteneciente al Comité Oceanográfico Nacional (CONA), cuyo foco se centra en la realización de expediciones oceanográficas que propicien la investigación científica en áreas remotas.

Travesía

Durante el tiempo de navegación, “Cabo de Hornos”, recorrerá aguas de la plataforma continental exterior y mar interior entre Puerto Montt y la Península de Taitao, incluyendo el talud continental, cañones submarinos, el punto triple de placas y la Zona de Falla Liquine-Ofq. Recorrido que permitirá a los investigadores a bordo, obtener muestras del subsuelo marino que aportaran información científica sobre terremotos, minerales, hidrocarburos y peligros geológicos.

Sobre de los alcances de esta expedición, Dr. Cristian Rodrigo, jefe científico de la expedición, destacó que esta representa una oportunidad única para la investigación, pues se trata de una zona casi inexplorada de los fondos marinos por sus características de mal tiempo y rutas de navegación comprendidas por canales.

“Otro punto importante es que en la parte sur del área a explorar, se encuentra la conexión de la dorsal de Chile, la Península de Taitao y la zona de subducción (Punto Triple). Área de alto calor con posible presencia de minerales como los sulfuros polimetálicos, cuyo valor económico es desconocido por lo menos en Chile. Antecedentes que también representan una oportunidad para conocer otras disciplinas o hacer nuevas investigaciones al respecto”, agregó el investigador.

Oportunidad para la investigación futura

Sobre las oportunidades de investigación futura que abre esta expedición, David Ruete, Director de Escuela de la Facultad de Ingeniería Sede Viña del Mar, destacó el hecho de que esta sea la primera vez que un concurso CIMAR se abre a la posibilidad para el trabajo geológico, ya que en ocasiones anteriores siempre estuvo orientado al área oceanográfica biológica. “Teniendo en cuenta que Chile es un país con 4 mil kilómetros de costa, esta expedición representa una importante oportunidad de investigación futura”.

 “Otro punto a destacar del viaje de nuestros investigadores, es que las futuras investigaciones de él se generen, también impactaran a los alumnos de la carrera de Geología. Tal como en esta ocasión con el alumno Nicolás Philippi que es parte de la expedición y recién titulado de la carrera. De los resultados, también se espera tener análisis de los datos y muestras, que consideran al estudiante tesista de geología (Matías Fernández) y practicantes de Geología UNAB”.

Sobre el buque “Cabo de Hornos”

Actualmente, el AGS-61 “Cabo de Hornos” es una de las plataformas científico-marinas más modernas de su tipo. Construido por ASMAR tiene autonomía de 35 días y capacidad para 9 oficiales, 34 Gente de Mar y 25 científicos.  Además, es el único buque científico construido en Chile con capacidad para realizar trabajos de Geología y Geofísica Marina, incluyendo mapeo y muestreo de fondos marinos y prospección sísmica.

Entre las capacidades con que cuenta esta embarcación y que podrán ser aprovechadas por los investigadores de la UNAB, se encuentran diversos laboratorios especializados (húmedos y no húmedos), así como pescantes, grúas, sensores acústicos, ecosondas de alta profundidad, perfilador de fondo marino con penetración hasta 100 metros en sedimento blando, perfilador de velocidad del sonido hasta 1000 metros, sonares de rebusca omnidireccional de largo y corto alcance, entre otros.

Sobre sus características generales, esta embarcación, ofrece condiciones excepcionales de autonomía y capacidad de maniobra. Está equipado con tecnología de punta para efectuar investigación oceanográfica e hidrográfica de alto nivel, obtención de información y datos aplicados al conocimiento del océano y a la interacción océano-atmósfera.

 

 

Noticias relacionadas

Share This