DESTACADO PORTADA

Mediante formulaciones capaces de absorber más de 50 veces su peso en agua, Eficagua, logra un mejoramiento del suelo y las raíces de las plantas. Materiales, que al incorporarlos al suelo, aumentan la capacidad de retener el agua, con lo cual el riego se hace más efectivo, perdiendo menos agua por evaporación y por infiltración.

Escrito por

Desde tiempos remotos y con medios técnicos claramente limitados, el hombre ha sabido dar solución a los retos que plantea la gestión del agua. Arquímedes inventó un tornillo para trasladarla pendiente arriba y los romanos construyeron grandes acueductos como los de Tarragona, Segovia o Pont du Gard, intentado manipular, a través de la tecnología, el recurso más preciado de la tierra: el agua. Recurso, quizás, nunca tan apreciado como hoy.

Según las proyecciones de expertos respaldados por la ONU, la demanda global de agua potable sobrepasará el suministro en 40% para el año 2030, gracias a una combinación de factores como el cambio climático, la acción humana y el crecimiento demográfico. Escenario donde las nuevas tecnologías están ayudando a hacer un uso más inteligente de este bien esencial para la vida.

Escenario complejo que “Eficagua”, empresa fundada por Cristian Estrada, ex alumno de la carrera de Ingeniería en Biotecnología de U. Andrés Bello, Sede Viña del Mar, está abordando por medio de productos simples de usar, atractivos, de fácil acceso y de alto impacto ambiental, mediante los cuales buscan demostrar que producir con menos agua es posible, para así facilitar el cambio de hábitos de consumo.

Cambios de hábitos que en Eficagua han conseguido, aprovechado el efecto de las algas, con sus bioestimulantes, que también ayudan a estimular el desarrollo de raíces. Estas tecnologías son las que han combinado, para generar sinergia y las han empaquetado dentro de línea de productos llamada “Humesuelo“.

_ ¿Cómo es que Eficagua lograr reducir el consumo de agua?

_ En Eficagua elaboramos productos capaces de reducir el consumo de agua, a través del mejoramiento de suelo y mejoramiento de raíces de las plantas. Tecnologías que hemos combinado, para generar sinergia y hemos empaquetado dentro de nuestra línea de productos “Humesuelo“. Por un lado, usamos en nuestras formulaciones materiales súper-absorbentes, capaces de absorber más de 50 veces su peso en agua, que al incorporarlos al suelo, aumentan la capacidad de retener el agua. Esto hace que el riego sea mucho más efectivo; ya que se pierde menos agua por evaporación y por infiltración. Por otro lado, mediante la utilización de microorganismos que interactúan a nivel de raíces, generamos “raíces auxiliares” que ayudan a la planta a explorar más volumen de tierra, y con esto acceder a más nutrientes y más agua. Estas “raíces auxiliares” en realidad son micelios del hongo que se establece en la raíz, donde puede incluso prevenir algunas enfermedades de raíz. Por último, aprovechamos el efecto de las algas, con sus bioestimulantes, que también ayudan a estimular el desarrollo de raíces.

_ ¿Qué efectos provoca Humesuelo en los cultivos donde se aplica?

_ Los efectos han sido diversos, según el cultivo donde se aplique. En viveros, donde trabajamos con sustrato (turba, perlita) hemos logrado ahorros entre 40% y 70% de riego, pero más importante que eso, hemos logrado mejores tiempos de cosecha; hasta 18% antes. En invernaderos, donde trabajamos con flores y hortalizas, hemos logrado mejor calidad de frutos (hasta 26% mejor calidad y cantidad), mejores tiempos de cosecha; hasta 15% menos que antes, y ahorros de agua entre 20% y 30%. En campo de hortalizas, hemos logrado mejorar calibres hasta un 20% extra. En frutales, hemos logrado mejorar calibres hasta un 20% extra.

_ ¿Dentro de la línea Humesuelo existen sub productos?

_ Contamos con 2 productos dentro de la línea Humesuelo: Humesuelo T y Humesuelo M+. Ambos mejoran la calidad del suelo gracias a las “micro-esponjas” y las partículas algales, pero “Humesuelo M+” incorpora micorrizas, que generan “raíces auxiliares”, lo que optimiza la nutrición vegetal y con esto, aumenta la calidad de cosecha. En cambio “Humesuelo T”, consiste en una formulación de “micro-esponjas” (materiales súper-absorbentes), partículas algales y micro-nutrientes, que mejoran la calidad de la tierra y permiten que la planta pueda aprovechar mejor los nutrientes y el agua disponible.

_ ¿Cómo benefician a la naturaleza?

_ El primer beneficio que generan nuestros productos para el medio ambiente, es prevenir la infiltración de nutrientes, lo que provoca la contaminación de aguas subterráneas (y ríos o lagos posteriormente). Y el segundo, es algo que debemos seguir trabajando; generar ahorros de agua que puedan ser usados para proyectos de conservación.

_ Pensando en los pequeños agricultores ¿cómo impactan estos productos al sector?

_ El trabajo que estamos realizando con pequeños agricultores se basa, principalmente, en transferencia de tecnología. Esto, en conjunto con el mejoramiento de sus suelos para cultivo, es lo que genera mejor productividad y ahorro de algunos insumos, lo cual se traduce en una mejor economía para ellos y sus familias. En el mejor de los casos, con floricultores hemos logrado que, debido a la cosecha más rápida, puedan ingresar a mercado en mejor tiempo y con esto el valor de la flor se paga hasta un 50% más.

_ ¿Cómo se te ocurrió comenzar con Eficagua?

_Desde que salí de Biotecnología en la Sede Viña del Mar de la UNAB, tenía claro que quería contribuir a la conservación del Medio Ambiente, pero no tenía claro el foco. Me puse a buscar trabajo en empresas con líneas de biotecnología verde, sin embargo, no me fue bien. En paralelo, seguía participando en voluntariados y trabajos esporádicos. Cuando me encontraba coordinando un programa de voluntariado ambiental en La Reserva Nacional El Yali, viví la temporada de invierno y verano; eso fue un shock visual. El nivel de las lagunas había bajado muchísimo. En ese momento descubrí el sector en el que me quería enfocar: la conservación del agua y del bosque. Luego de esa experiencia, me puse a estudiar sobre agricultura, uso de suelo, uso de agua y cambio climático. Así nació EFICAGUA, a nivel de concepto.

_ ¿Cómo te ayudó tu formación en la para desarrollar este proyecto?

_ Desde la escuela de Biotecnología, la UNAB me ha apoyado con espacios en laboratorio, cuando hemos tenido que realizar algún procedimiento de evaluación de raíces. En la Escuela de Biotecnología han sido muy generosos, luego de haberme titulado. En cuanto a conocimientos, creo que haber recibido formación en 4 áreas distintas de Biotecnología (biomedicina, microbiología, acuicultura y vegetal), me permitió mezclar conocimientos y conectar hoy 2 grandes áreas: microorganismos y plantas. Pero por lejos, lo más importante para mí, fue lo que ocurrió fuera de las salas de clases. Desde segundo año, me involucré como dirigente estudiantil y desarrollé proyectos en paralelo, así que la experiencia de trabajo en equipo, administración de recursos, planificación, motivación y desarrollo de personas y negociación, entre otros aprendizajes, fueron clave para haber desarrollado Eficagua.

_ ¿Alguna entidad pública o del gobierno ha colaborado con Eficagua?

_ Si, la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO), quien confió en este proyecto, en 2015, a través de su línea PRAE (Programa Regional de Apoyo al Emprendimiento), cuyos fondos llegaron en marzo de 2016. Sin ese apoyo inicial, hubiese sido imposible comenzar, fueron 25 millones. Luego en 2017 nos continuaron apoyando con una línea SSAF I (Subsidio Semilla de Asignación Flexible – Innovación) con 10 millones. Según una evaluación realizada por CORFO a nivel nacional, somos uno de los 3 emprendimientos regionales de orientación agrícola, que se ha mantenido activa por más de 3 años en Chile.

Por Marcio Vivanco

Noticias relacionadas

Share This