Ingeniería Viña del Mar: Coronavirus y protección de datos
Facultad de Ingeniería

David Ruete, Director de Escuela en la Facultad de Ingeniería, se refiere a las políticas de seguridad de la información con que cuentan las empresas y cómo estas también pueden ser aplicadas en el hogar. Por ejemplo, no compartir claves, tampoco imagines de tarjetas de crédito o carnet de identidad, a fin de evitar el Phishing.

Escrito por

Con muchas oficinas cerradas, servicios suspendidos y  trabajadores realizando sus labores en modo home office, pareciera ser que hoy, más que nunca, el funcionamiento y la productividad del país, dependen de la madurez de la infraestructura y nivel de desarrollo tecnológico en el que actualmente se encuentra Chile.

Sobre este tema, David Ruete, Director de Escuela en la Facultad de Ingeniería, Sede Viña del Mar y PhD en Multimedia Technology de la Atlantic International University, discutió sobre la probabilidad de falla que posee la infraestructura de Internet. Destacando además, cómo el sello de su Facultad, orientada hacia la transformación digital, les permitió, previo a la pandemia, contar con componentes de ciencias de datos e inteligencia artificial, mediante módulos de IBM y AWS (Amazon Web Service).

_ ¿Este sobreconsumo de conexiones o utilización de internet nos expone en términos de protección de datos? ¿Qué precauciones deberíamos tomar en este sentido?

_ Esto es lo más importante y riesgoso. Las personas deberían tener una cultura de seguridad de información. Las empresas se hacen cargo de tener conexiones seguras (encriptación), que los accesos a las aplicaciones sean mediante credenciales (autenticación), que son muy efectivas. Sin embargo, el problema es la poca cultura de seguridad de las personas que utilizan la red. Las empresas tienen políticas de seguridad de la información que también pueden ser aplicadas en el hogar. Por ejemplo, el no compartir claves y que estás no sean simples, ni coincidan con cumpleaños, nombres de familiares, etc. Tampoco compartir información sensible en chats, foros como nombres, apellidos, RUTs, y menos fotos de carnet de identidad o tarjetas de crédito o débito. Hay que tener cuidado a los sitios web donde se ingresa. Si llega un mail o un mensaje por chat con un enlace, tratar de no caer en la tentación y no hacer click para abrirlo. Estos ambientes digitales dejan paso al Phishing, que en un mecanismo de estafa similar al Cuento del Tío.

_ ¿En la medida que se prolongue el periodo de cuarentena se seguirán produciendo fallas en cadena en nuestras conexiones a internet?

_ Así es. El tráfico de datos en esta cuarentena se duplicará o incluso más dependiendo de la hora y día de la semana. Esto puede ocasionar peaks de conexión que pueden provocar lentitud de bajada de los datos, o que no haya conexión a un servicio de internet temporal. No es una falla de Internet como tal, sino que es una falla de la infraestructura desplegada por los Proveedores de Servicios de Internet (ISP). Por ejemplo, ancho de banda que dependerá del cableado estructurado desplegado (aunque prácticamente todo en fibra óptica) pero mayormente por los dispositivos intermedios y finales como routers, sitches y servidores que quizás no puedan entregar el servicio adecuado a la demanda de los usuarios por aculturación.

_ ¿Qué infraestructura de Red necesitamos tener en nuestros hogares?

_ En las casas no necesita ser tan sofisticada como en otras organizaciones, empresas, instituciones de educación, etc., pero debe ser la adecuada para una casa. En este punto las ISP han puesto todas sus cartas en la mesa para que la experiencia de las personas sea la mejor. Lo que es importante es el plan de datos contratado. Un plan de datos de bajo ancho de banda te dará menos posibilidades de navegar rápido por internet, especialmente, en lo que se refiere a vídeo.

_ ¿Los equipos con los que contamos son importantes?

_ En cuanto a los equipos, hoy se puede hacer de todo con un celular. Los computadores que existen en el mercado entregan lo necesario para poder hacer teletrabajo, tele enseñanza, entretenimiento, etc. Los que podrían tener problemas al respecto son personas que tengan computadores muy antiguos.

_ ¿Cuál es la capacidad de adaptarse a medida que avanza el semestre y las personas comienzan a aprender qué funciona y qué no?

­_ Depende de la edad y de la profesión que las personas tengan. Los jóvenes que son nativos digitales no tienen ningún problema para adaptarse. Quizás, el problema es la población mayor, que no está ambientada a Internet. Pero en mi opinión, las personas que tengan un Smartphone y utilicen Redes Sociales, etc., pueden adaptarse rápidamente a ambientes digitales de comunicación.

­_ ¿Es probable que las dificultades que todos hemos tenidos durante estas primeras semanas de adaptación, clases, reuniones, etc, se puedan mejorar en la medida que pasen algunas semanas?

_ No creo que sea un gran problema, menos para personas que ya se manejan digitalmente. Pero claro, el impacto de conocer un nuevo servicio es el mayor problema de adaptación, pero que seguramente no pasará de un par de días. En este sentido, lo recomendable es “jugar” con la aplicación de internet para ambientarse y empezar a utilizarla, primero aprendiendo, nivel básico, y luego mejorando el nivel de utilización y de experiencia de usuario. Lo importante aquí es darle oportunidad a estos servicios y aplicaciones, y no caer en el prejuicio. Aprender es muy intuitivo, los proveedores de estas aplicaciones y servicios han desarrollado estas herramientas para ser utilizadas por cualquier persona. Además, en internet existen miles de videos tutoriales, para los que no quieran leer el tutorial escrito, que ayudan a las personas a utilizar estas aplicaciones.

_ ¿Crees que a partir de la crisis con el COVID-19 surjan innovaciones tecnológicas que favorezcan la transformación digital?

_ Las innovaciones vendrán de los docentes y estudiantes. Hay un gran desafío para realizar una clase remota, aunque es parecida a una clase presencial, no es lo mismo estar en un espacio físico compartido al estar en un espacio virtual. Las metodologías de enseñanza deberán cambiar, las de aprendizaje también, la motivación y participación deberán darse de otra forma. Es un desafío, pues aunque técnicas para realizar clases remotas, no son infalibles, dependerán del tipo de alumnos, del tipo de actividad en aula que se dicte (teoría, laboratorio, etc.) por lo que habrá que crear nuevas formas de enseñar (decentes) y aprender (estudiantes). Y seguro que más de alguno encuentre una oportunidad de mejora que se convierta en una futura aplicación para servicios digitales, o nuevas técnicas de enseñanza/aprendizaje remoto.

_ ¿En la Facultad de Ingeniería cómo han trabajado en este asunto?

_Es importante mencionar en este punto que la Facultad de Ingeniería de la UNAB, ha realizado una innovación Curricular de sus programas de ingeniería (Ingeniería Civil Industrial, Ingeniería Civil Informática, Ingeniería Industrial, e Ingeniería en Computación e Informática) que pone en disposición a sus alumnos de un grupo de cursos que entregarán las capacidades necesarias para que el egresado pueda afrontar con éxito la transformación digital. Es un sello de la Facultad de Ingeniería, donde se encuentran asignaturas como Introducción a la Programación, base de datos, Minería de Datos, Gestión de la transformación Digital y Compliance and accountability, con componentes de ciencias de datos e inteligencia artificial con acompañamiento de módulos de IBM y AWS (Amazon Web Service), convenios activos con la UNAB.

_ ¿Esta crisis es una prueba para la Red?

_ Claro que es una prueba, pero que hasta el momento se ha alcanzado de forma exitosa. Siempre habrá fallas. Hay que aprender de estas fallas y buscar nuevas soluciones para que no vuelva a pasar.

_ ¿Cuáles son las plataformas de conexión remota o de video conferencia que es posible usar o las más recomendadas?

_ Están Whatsapp y Hangouts que son parte de las aplicaciones de redes sociales, pero que no permiten muchas conexiones simultáneas. Existen tambi+en aplicaciones empresariales gratuitas con tiempo limitado (pero que pueden tener servicios sin límites si se paga su licencia) como Collaborate Plus, Zoom, Chime de Amazon, Jitsi, Meet de Hangouts, gotomeeting, Ciso WebEx, entre otros.

_ ¿A diferencia de otros países de América Latina, en Chile, estamos mejor preparados tecnológicamente para este tipo de cambio al trabajo remoto?

_ Es una cuestión cultural. No soy experto en el tema, pero creo que estamos bien preparados, no sé si mejor que otros países, pero si estamos preparados para este tipo de crisis, más por el potencial de las personas para adaptarse a espacios digitales de cooperación. Si te puedo decir que Chile está trabajando en la transformación digital, con comités a nivel nacional y preparando la agenda digital, de transformación digital de inteligencia artificial. Si bien, comparado a países desarrollados, estamos atrasados, estamos trabajando en esto. Y con esta cuarentena nos damos cuenta que podemos hacer frente a la transformación digital. Más que mirar esta situación como un problema, hay que mirarla como un empujón a la transformación digital, siempre hay que mirar el vaso medio lleno, pues puede ser una  oportunidad para hacer el cambio un poco más rápido.

­_ ¿Recomendarías grabar cada clase o reunión?

­_ Siempre es recomendable grabar las clases o reuniones para las personas que no pudieron asistir, además es una evidencia importante que puede ser utilizada a futuro y que puede sustituir la ya utilizada acta o bitácora.

Esta nota es parte de la serie de actualizaciones sobre Coronavirus en la que los especialistas de la UNAB ofrecen información sobre los últimos desarrollos e implicancias del brote de COVID-19.  Más información sobre esta campaña impulsada por UNAB en “Prevenir en UNAB

Noticias relacionadas

Share This