Ingeniería en Marina Mercante

La carrera en la Universidad Andrés Bello cuenta con equipamiento de primer nivel e importantes convenios internacionales que entregan una ventaja competitiva a sus egresados, para desempeñarse en empresas nacionales y extranjeras.

Escrito por

Los extensos kilómetros de costa que Chile posee y su creciente apertura hacia los mercados internacionales, ha potenciado fuertemente, el desarrollo de la gestión portuaria, motivando a cientos de jóvenes a optar profesionalmente por la actividad naviera. Así, desde 2008, la carrera de Ingeniería en Marina Mercante de la U. Andrés Bello (UNAB), se ha posicionado como un programa académico exitoso y una opción laboral de alta empleabilidad, internacionalización e innovación.

En la UNAB esta carrera tiene una duración de 4 años, tiempo en el que los estudiantes se especializan en dos áreas: Máquinas o Puente. Aquellos que eligen la Mención Máquinas, se instruyen como ingenieros con las capacidades necesarias para asumir las responsabilidades que el Jefe de Máquinas tiene a bordo. Mientras que, quienes optan por la mención Puente, se forman con las herramientas necesarias para tomar el control de la navegación y el cuidado de la carga como Oficiales de Cubierta.

Sistema de ascenso

A través de ambos programas, los estudiantes, adquieren las competencias necesarias para alcanzar una segunda titulación: Oficial de la Marina Mercante Nacional. Título que es entregado por la Dirección General del Territorio Marítimo y Marina Mercante, a nombre del Estado de Chile y que los habilita para navegar alrededor del mundo en buques con bandera nacional y extranjera. Título que los faculta para ocupar un puesto de mayor responsabilidad en las compañías navieras, gracias a un sistema de ascenso definido por la reglamentación vigente.

Vínculo que ha permitido a quienes cursan la profesión, poder optar a prácticas profesionales desafiantes y por ejemplo, embarcarse en distintos tipos de naves, desde remolcadores hasta mega buques portacontenedores de 300 metros. Embarques, que pueden durar hasta seis meses y los deja en una posición de ventaja dentro del rubro.

Sobre este último punto, Alejandro Lagunas, director de Ingeniería en Marina Mercante de la Sede Viña del Mar de la UNAB, agrega que “tenemos convenios firmados con las principales empresas chilenas del sector. Eso permite vincularnos y que nos den la retroalimentación para ir actualizando nuestra malla curricular en cuanto a los contenidos, las nuevas técnicas, la evolución de la actividad, las proyecciones y las necesidades de la industria. El 10% de nuestros alumnos becados por las compañías navieras”.

Infraestructura de vanguardia

Con el objetivo de recrear con alta fidelidad las diversas situaciones que estos futuros profesionales deberán enfrentar durante la navegación, desde 2010 la carrera de Ingeniería en Marina Mercante UNAB cuenta con Simuladores de Navegación. Infraestructura de punta, que posee cinco puentes de mando: cubierta, navegación, simuladores de comunicaciones, de máquinas, talleres de maquinas y herramientas.

Sistemas, equipados con pantallas donde se proyecta el escenario simulado y todo el equipamiento e instrumental con que cuenta un barco real. Tecnología certificada, incluso, para hacer maniobras portuarias y que busca efectuar aprendizajes activos en los estudiantes y acercarlos a la industria. Actualmente, estos simuladores forman el principal centro de simulación profesional de la región de Valparaíso, lugar que ofrece cursos de remolcadores, capitanes de Alije (Ship to Ship), entre otros.

Alianzas estratégicas

Además de este simulador, la carrera de Ingeniería en Marina Mercante UNAB, cuenta con importantes alianzas estratégicas como los convenios firmados con SAAM, cuarta empresa de remolcadores mas grande del mundo y la Asociación Nacional de Armadores A.G (ANA). Bajo este contexto, durante el año 2016, UNAB y la empresa SAMM, firman un convenio de colaboración que permitió a esta universidad, adquirir el financiamiento necesario, para habilitar dos salas del simulador y adaptarlas a las necesidades particulares que involucra el entrenamiento en maniobras de remolque portuario.

Al mismo tiempo, SAAM aumentó sus vacantes para que los estudiantes pudieran efectuar sus prácticas profesionales en unidades de la empresa. Sumado a esto último, el 10% de estos alumnos estudia con becas otorgadas por distintas empresas navieras.

Profesionales para un mundo globalizado

Con el objetivo de garantizar una cada vez mayor, movilidad estudiantil a sus estudiantes, Ingeniería en Marina Mercante ha firmado varios convenios con casas de estudio de diferentes países, además de doble certificación de estudios, por ejemplo, con la Universidad de Miami.

Sólo en 2019, hemos firmado convenios de movilidad con la Universidad Tecnológica del Perú (UTP) que tiene más de 35 mil alumnos y en agosto, visitará nuestra universidad un curso para intercambio académico de 20 alumnos. Además de esto, acabamos de firmar un convenio marco de cooperación con la Universidad Internacional de Panamá, cuyo gobierno, otorgó una de las 5 becas completas de estudios a una alumna de nuestra Sede Concepción que postuló durante el año 2018”, indicó Lagunas

Noticias relacionadas

Share This