Destacados Educación

Este 20 de enero, la Comisión Nacional de Acreditación informó que la carrera de Psicopedagogía de la Universidad Andrés Bello (UNAB) fue acreditada por un período de 4 años, en sus tres sedes: Concepción, Santiago y Viña del Mar. Esta es primera vez que la carrera, que fue creada en el año 2000 y que ya cuenta con 450 egresados, se somete a este proceso.

Escrito por

_MG_6305e

La Comisión Nacional de Acreditación informó que la carrera de Psicopedagogía de la Universidad Andrés Bello (UNAB) fue acreditada por un período de 4 años, en sus tres sedes: Concepción, Santiago y Viña del Mar, desde 19 de enero 2015 al 19 de enero 2019.

Esta es primera vez que la carrera, que fue creada en el año 2000 y que ya cuenta con más de 1000 egresados, se somete a este proceso y consiguió la acreditación en jornada diurna y modalidad presencial.

“Esta acreditación implica el reconocimiento externo de la solidez de nuestro proyecto formativo, del trabajo serio que realiza la carrera para formar profesionales que sean un aporte para el desarrollo de las personas  en el ámbito  educativo y social”, destacó María Isabel Marín, directora de la carrera en la Sede Viña del Mar y presidenta del Comité de Autoevaluación.

Entre las principales fortalezas que ofrece la carrera hoy en la UNAB, destaca la académica, están una formación sólida en el aprendizaje humano y sus posibilidades de desarrollo, la entrega de competencias para evaluar las necesidades de aprendizaje de niños, jóvenes y adultos en diversos contextos sociales y educativos, para diseñar e implementar planes de potenciación de aprendizajes y para asesorar a las familias y otros profesionales del área sobre formas de enseñar y aprender.

“Nos distingue en la UNAB el sello de un profesional que potencia aprendizajes, con una visión positiva del otro, que actúa como mediador en el desarrollo de  habilidades lingüísticas, cognitivas y socioafectivas. En  la formación nos distingue una línea de asignaturas de  práctica desde el primer año que pone al estudiante en contacto con lo que será su futuro campo laboral, el desarrollo de la reflexión y de un pensamiento crítico en los estudiantes y un cuerpo de profesores comprometidos con el sello de la carrera”, subrayó.

Los desafíos que enfrenta la profesión en la actualidad, añade María Isabel, son contribuir al desarrollo educativo en nuestro país, fortaleciendo el trabajo psicopedagógico  en contextos diversos, más allá de lo escolar, como empresas, organizaciones de salud y comunitarias, entre otras, y trabajar por el desarrollo de las personas que no han tenido oportunidades de desarrollar adecuados procesos de aprendizaje, especialmente los que se encuentran en contextos de vulnerabilidad.

 

Noticias relacionadas

Share This