Diploma en Habilidades Laborales Sede Viña del Mar
Educación y Ciencias Sociales

Para miles de estudiantes con Necesidades Educativas Especiales (NEE), la educación en línea ha significado una nueva lucha que enfrentar: la de hacer del aprendizaje a distancia una herramienta accesible y equitativa. .

Escrito por

Sin duda, la educación online ha resultado una herramienta muy útil en momentos en que las instituciones de Educación Superior de todo el mundo han tenido que enfrentarse al cierre de sus campus y sedes, producto de la pandemia del COVID-19. Y significado, para profesores y estudiantes, lidiar con nuevas realidades. Para los primeros, sortear barreras normativas y tecnológicas, para facilitar el aprendizaje en línea de sus estudiantes y para los segundos, fortalecer sus hábitos de estudio y a pesar de la distancia, generar nuevos vínculos y sentido de pertenecía hacia la universidad.

Sin embargo, para los miles de estudiantes que viven con Necesidades Educativas Especiales (NEE) y sus familias, incluidos aquellos con autismo, discapacidades intelectuales, retrasos en el desarrollo y más, esta tarea ha resultado ser especialmente desafiante. Sus necesidades varían. Algunos luchan por usar computadoras o necesitan tecnología adaptativa, algunos requieren apoyo de un tercero para concentrarse y completar sus tareas. Así como otros dependen de las rutinas para su estabilidad mental o de terapeutas del habla y ocupacionales que normalmente les brindan apoyo presencial semana a semana.

Una nueva realidad que para ellos no significa tan solo un desafío, sino una nueva lucha que enfrentar: la de hacer del aprendizaje en línea una herramienta accesible y equitativa, que no tan solo aplane la curva del coronavirus, sino también la de la inclusión. En una sesión de preguntas y respuestas, Theresa von Fürstenberg Directora General del Diploma en Habilidades Laborales (DHL) de la Universidad Andrés Bello y  Alejandra Ríos, directora de la Sede Viña del Mar, nos cuentan cómo ha sido este recorrido para sus estudiantes y el esfuerzo que ellos, sus familias y profesores del programa han tenido que hacer para adaptarse, esta vez,  a la educación online.

_ Las clases en línea se han convertido en una herramienta muy útil por estos días, pero ¿para un estudiante con Necesidades Educativas Especiales, estos métodos funcionan con la misma rapidez con la que funciona para los estudiantes tradicionales? ¿El esfuerzo debe ser mayor? 

_ Inicialmente pensamos que para nuestros alumnos, que presentan Necesidades Educativas Especiales (NEE), adaptarse a la modalidad online podía ser más difícil, pero como equipo nos hemos llevado la grata sorpresa de que han sido capaces de seguir las clases, de participar y ha sido una tremenda experiencia para todos.

_ ¿Cómo ha hecho el Diploma en Habilidades Laborales para adaptarse individual y específicamente a esta nueva modalidad?

_ Así como toda la UNAB ha debido adaptarse a esta realidad, el Diploma en Habilidades Laborales, también lo ha hecho, realizando todos los esfuerzos para mantener nuestras asignaturas y las planificaciones trazadas para el desarrollo de éstas. Ahora bien, la virtualidad presenta dificultades como la falta de cercanía del profesor con sus estudiantes, por lo que hemos puesto un gran énfasis en la interacción tanto entre alumnos, como de éstos con los profesores durante las clases. Cada profesor ha tenido que adaptar su asignatura, modificando sus metodologías para hacerlas más accesibles, lo que en realidad no escapa demasiado de nuestro quehacer habitual, ya que es la esencia de nuestra enseñanza, esto es, adaptar los contenidos para que sean accesibles en relación a las capacidades con que cada alumno cuenta.

_  En el diploma ¿los estudiantes cuentan con un entorno donde tienen una proporción de personal alta por alumno? ¿Se ofrece acceso a contención psicológica, terapeutas ocupacionales, físicos, etc? De ser así ¿Cómo se adapta todo ese apoyo que se brinda a estos estudiantes vía online?

_ Por supuesto, el mismo equipo profesional que trabaja con nosotros, apoya individualmente a alumnos que detectamos puedan estar presentando algún tipo de dificultad, como ansiedad o problemas en la dinámica familiar. Eso también se hace de manera virtual, y en la eventualidad que  el caso lo amerite, se puede realizar incluso telefónicamente, para lo que se están haciendo gestiones institucionales de manera de contar con los implementos necesarios.

_ ¿Qué rol juega la familia?

_ Sin duda esta modalidad implica mucho más que la mera participación del alumno durante la clase. Hemos aprendido que la familia tiene un rol fundamental. En este sentido, el contacto con la familia es permanente, por supuesto también de manera remota, sosteniendo reuniones con los padres para abordar diversos problemas, de manera de buscar soluciones conjuntas y poder hacer el acompañamiento necesario.

_ ¿Y los profesores como se han adaptado a esta nueva modalidad?

_ Nuestros profesores saben trabajar con nuestros alumnos y frente a estas nuevas circunstancias, hemos analizado en conjunto con nuestro cuerpo docente, estrategias específicas que nos permitan enfrentar esta crisis, así como otras que hemos vivido con anterioridad, que si bien han sido de una naturaleza diferentes, también  han requerido un manejo especial.

_ ¿Cuán importante es  asegurar que los estudiantes con necesidades especiales tengan derecho a algún tipo de educación también en tiempos de una crisis como esta?

_ La comisión de Derechos de las Personas con Discapacidad de la ONU, a cuya convención Chile adscribió como Estado parte el 2008, estipula que toda  PsD, debe gozar del mismo  derecho a una educación  en igualdad de condiciones que cualquier persona.

_ ¿Qué rol ha jugado la UNAB en este sentido?

_ Nuestra Universidad ha sido pionera en comprometer esfuerzos que vayan en esa dirección, generando espacios impensados un par de décadas atrás. Hoy, la inclusión se ha convertido en uno de nuestros pilares institucionales, constituyéndose en parte de nuestra riqueza, lo que se ve reflejado en nuestros valores fundamentales. Podríamos decir entonces que, como Universidad, estamos en ello.

­

_ ¿Cuán importante es mantener la rutina de estos estudiantes e informarlos acerca de lo que está pasando?

_ Este aspecto es de gran relevancia ya que un grupo importante de nuestros alumnos tiende a ser muy estructurados y la falta de rutinas les genera ansiedad. Por lo mismo, mantener los horarios de clases tal como los teníamos organizados para este semestre, ha sido de gran ayuda. Se conectan con sus profesores y compañeros y eso les permite mantener ciertas rutinas, otorgándole estructura a su día.  Además, desde el primer momento se les han entregado ciertas recomendaciones en beneficio de conductas de autocuidado.

_ ¿Qué recomendaciones darías a un apoderado o padre de un estudiante con necesidades especiales y está haciendo la transición al aprendizaje en línea?

_ Lo primero, para que la modalidad virtual sea efectiva, es procurar que tenga los elementos necesarios, esto es, espacio, tranquilidad, de ser posible acceso a cierto  a equipamiento y en la medida que las familias puedan,  estar disponibles para apoyar en la transición. Manifestar expresamente que existe disposición para ayudar en lo que sea necesario, pero respetando en todo momento su autonomía y voluntad de recibir dicho apoyo.

­

_ ¿Cuáles son desde tu opinión las principales necesidades que los estudiantes del diploma han reportado respecto del tema de la educación online?

_ Algunos, los con mayores dificultades cognitivas, se han sentido un poco sobrepasados, ya que el hecho de estar conectado a una pantalla para seguir una actividad académica, implica un esfuerzo mucho mayor que asistir presencialmente a clases, pero en base a eso los profesores modifican las estrategias y van atendiendo las necesidades en forma personalizada. Otro grupo, cuenta con mayores competencias informáticas que incluso los mismos profesores, resultándoles bastamente más fácil, lo que les genera un fuerte sentimiento de competencia. Con ello, vemos que el aprendizaje ha sido para todos. Ahora bien, un grupo importante ha manifestado dificultades por no contar con los elementos técnicos para conectarse. No cuentan con computadores adecuados, algunos de ellos ni si quiera cuentan con un solo equipo en su casa, o bien no cuentan con conexión a internet. Para aquellos alumnos que se encuentran en esta situación, la UNAB, ha generado algunos apoyos que estamos gestionado para que los reciban y así poder avanzar de manera lo más adecuada en el semestre académico.

_ ¿Sabes de algún grupo virtual de apoyo o charlas que pueden ayudar a los padres de estos estudiantes?

_ Si, efectivamente, diversos profesionales y grupos de apoyo que trabajan con el colectivo de PsD, han generado alternativas de acompañamiento y entrega de herramientas para sobrellevar esta emergencia sanitaria que estamos enfrentando. Existen iniciativas internacionales como las que ofrece por ejemplo Plena Inclusión, así como también instancias nacionales, como la impulsada por @respiroespacioparatodos, en la que participan  académicos del Programa Diploma en Habilidades Laborales.

Esta nota es parte de la serie de actualizaciones sobre Coronavirus en la que los especialistas de la Universidad Andrés Bello (UNAB) ofrecen información sobre los últimos desarrollos e implicancias del brote de COVID-19.  Más información sobre esta campaña impulsada por UNAB en “Prevenir en UNAB“.

 

Noticias relacionadas

Share This