Concepción

La Fundación República en Marcha expuso una serie de propuestas para un mejor y más eficiente uso de los recursos dentro y entre los territorios.

Escrito por

“El peor de los rostros de la desigualdad es el de carácter territorial, porque esa es una desigualdad arbitraria”, señaló el presidente de la Fundación República en Marcha, Augusto Parra Ahumada, en el marco de la presentación del informe de descentralización, que la agrupación pretende instalar en la discusión nacional, con una serie de propuestas para un mejor y equitativo del país.

Según este documento, dado a conocer este sábado 28 de septiembre en la Universidad Andrés Bello, “claramente el desarrollo regional requiere visión de estado y pensar la Región en las próximas generaciones. La agenda de descentralización planteada a partir del informe de la comisión asesora presidencial del año 2014, presidida por Esteban Valenzuela, constituye un aporte valioso y quizá el más valioso de la historia reciente en materia de descentralización, pero al mismo tiempo creo es necesario revisar el orden de prioridades que ha ido adquiriendo en el debate político”, manifestó Parra.

La actividad contó, precisamente, con la presencia de Valenzuela, además de los ex senadores Mario Ríos y Augusto Parra Muñoz, el vicerrector de la Universidad Andrés Bello, Octavio Eníquez y Claudio Sanhueza, director ejecutivo de la Fundación.

“No hay descentralización apropiada, no hay acuerdos, para el uso de los instrumentos para pedir devolución, por ejemplo en el caso del transporte”, dijo Valenzuela. Manifestó, el 93% de la infraestructura en el tema está en la Región Metropolitana.  “Pero los penquistas no se ponen de acuerdo”,agregó, poniendo en evidencia también debilidades en los procesos internos del Biobío.

El ex rector de la UdeC, Augusto Parra, criticó que hoy existe un “interés preferentemente electoral”, por lo que valoró el pluralismo del informe dado a conocer en la Unab. “Vamos entrando en una campaña electoral, en la que cuentan los sectores que están en disputa en la sociedad chilena, pero no se oyen propuestas, visiones, que estén relacionadas con un cambio profundo.“, criticó el ex senador. Agregó que recientemente el tema estuvo ausente en la presentación del presupuesto 2020 por el presidente Piñera.

Sobre la creación de una nueva institucionalidad regional,  analizó: “Lejos de cerrar una etapa, la elección del gobernador regional va a agudizar las tensiones entre centro u región y a raíz de esto han surgido dudas respecto de la conveniencia de efectuar o no esta elección, yo no tengo dudas, creo que se debe hacer, pero vaticino un período, ojalá no muy extenso, de fuertes tensiones entre las comunidades regionales y el centro político de Chile”.

Mario Ríos, en tanto, aseguró que, en materia de tributación, existen también temas pendientes y afecta, por ejemplo, a zonas como Alto Biobío, donde la generación eléctrica genera altos tributos al país, sin embargo, no llegan a la comuna lafkenche.

 

Propuestas del informe

El texto reafirma la necesidad del país de encaminarse a una descentralización financiera y fiscal que propenda a alcanzar gradualmente el 30% de presupuesto descentralizado el año 2030 que le permita equiparar el promedio OCDE.

Entre las propuestas realizadas está la idea de priorizar los desafíos de desarrollo regional y una identificación de las barreras que impiden el logro del desarrollo de cada territorio. También la aprobación del presupuesto FNDR para un periodo de 5 años y “que se renueve en un periodo intermedio, de tal manera que el presupuesto de los siguientes años sea conocido, a fin de planificar debidamente la inversión y asegurar el cumplimiento de los compromisos de los gobiernos regionales”, señala el capítulo.

El documento argumenta, además, la necesidad de devolver el FNDR a su origen y crear dos nuevos fondos. “El primero para promover el desarrollo estratégico y la infraestructura y el segundo, enfocado en la inversión de I+D. Desarrollar un marco para los procesos de planificación regional y la gestión de bases de datos con información regional”.

El listado contempla también revisar la metodología de asignación de recursos, a través de un algoritmo que permita asegurar la coherencia entre un proyecto y los instrumentos de planificación regional, como, por ejemplo, la estrategia regional de desarrollo o los planes de ordenamiento territorial, arrojando cada proyecto un puntaje que permita orientar la elegibilidad.

 

 

 

 

 

Noticias relacionadas

Share This