Concepción

El alumno ha puesto en alto el nombre de nuestra institución, representándola en instancias como el Primer Congreso Estudiantil de Derecho Privado, realizado por la Universidad de Concepción.

Escrito por

Acercar la “Teoría de la pérdida de un chance” a casos de la realidad nacional fue la propuesta de Omar Arroyo para el Primer Congreso Estudiantil de Derecho Privado organizado por la Universidad de Concepción, en el contexto del centenario de la casa de estudios. “Me surgió la inquietud de (revisar) cómo esta figura puede incorporarse al derecho chileno de una forma más expedita”, detalló.

El alumno de Quinto año de Derecho de la Universidad Andrés Bello sede Concepción participó de este encuentro como integrante del Centro de Investigación Estudiantil (CIE), una instancia surgida a comienzos de año como una forma de potenciar la investigación jurídica en los alumnos y que comienza a mostrar sus primeros frutos. “Actualmente somos 4 personas quienes integramos el grupo, pero sin duda, creemos que el próximo año sumaremos a más”, comentó esperanzado.

Omar participó recientemente también del IV Congreso Estudiantil de Derecho Civil de la UCSC con el análisis de las denominadas acciones de wrongful birth y wrongful life. La primera, alude a la posibilidad de demandar civilmente al médico o personal médico tratante de una mujer embarazada, en los casos que el feto padezca de enfermedades graves, y el profesional no le informe dicha situación a la madre afectando su facultad de interrumpir el embarazo; la segunda, al hecho de que el mismo hijo nacido con tales enfermedades pueda demandar civilmente al médico o personal médico tratante de su madre en el mismo supuesto.

Es sumamente gratificante poder representar a mis compañeros, a la facultad y a la universidad, pues con el tiempo uno va teniendo un sentimiento de pertenencia al alma máter, y siempre es un orgullo contribuir a que nuestra universidad marque presencia en estas instancias”, destacó.

Sobre su decisión de estudiar Derecho, Omar manifestó que, “de pequeño me llamó la atención la carrera, por los diversos principios que están en juego, siempre he visto el derecho como una herramienta para impartir justicia, incluso en la investigación, uno puede influir de buena manera en la sociedad a través del estudio justo del derecho”.

Sus planes una vez egresado son continuar su formación con un postgrado dentro o fuera de Chile.

De sus profesores en la Unab alabó la figura de Jorge Congreve, director de la clínica jurídica Unab. “Sin duda que la mayoría de los académicos han aportado en distintos ámbitos de mi formación académica, entre ellos, el profesor Congreve, por la formación integral que nos brinda. Él tiene una idea de lo que implica ser abogado desde el punto ético, profesional, académico, que en una sociedad como la actual se agradece”. Citó también los nombres de Gonzalo Montory y de la decana, Carolina Schiele, como apoyos importantes en su trayectoria académica.  “Sin duda quiero dedicarme a la docencia y a la academia, junto con ello me gusta mucho también la litigación, es un área en que uno puede desarrollar sus habilidades blandas.

 

Noticias relacionadas

Share This