Concepción

La actividad organizada por la Facultad de Ingeniería de la Universidad Andrés Bello, en el marco del Día internacional de las Niñas en las Tecnologías de la información y la Comunicación (TIC).

Escrito por

El  1° Encuentro de Mujeres en la Ciencia y la Tecnología Biobío: ‘‘Actualidad, oportunidades y desafíos para jóvenes con vocación científica’’, organizado por la Facultad de Ingeniería y el Departamento de Ciencias Químicas de la Universidad Andrés Bello (UNAB), sede Concepción-Talcahuano, reunió a estudiantes de tercero y cuarto medio, jóvenes universitarias, docentes e investigadoras de la Región del Biobío.

El foco principal de la actividad fue promover, entre las asistentes, la importancia de una mayor incorporación de mujeres en las diversas áreas de la ciencia, tecnología e innovación para fortalecer el papel de la mujer en el desarrollo de su entorno, la Región y el país.

Lilian San Martín, directora de la escuela de Ingeniería de la UNAB, sede Concepción-Talcahuano, destacó la necesidad de incluir a las mujeres en el mundo de la ciencia. ‘‘Nuestro rol es llegar a los alumnos que están ahora en el momento de elegir una carrera y queremos motivar a las jóvenes a tener una vocación científica. Las generaciones que estamos trabajando actualmente en ingeniería tenemos mucho por hacer y cuesta mucho avanzar, pero las políticas públicas y las universidades están trabajando para motivar y hacer lo posible por dar nuevos pasos y las mujeres que estamos hoy en el mundo de la ciencia y la tecnología tenemos que colaborar en este impulso”, aseguró la académica, quien además integra la Mesa Regional ‘Mujeres en Innovación’, instancia consultiva conformada en octubre de 2018 por la Seremi Marissa Barro, en la que participan destacadas investigadoras de las principales universidades de la Región.

Karen Correa, académica del área de la geología y una de las impulsoras del evento manifestó que “diversos factores del entorno como la autopercepción de jóvenes acerca de sus capacidades y estereotipos de la sociedad llevan a que la participación, inscripción y retención de mujeres en carreras del área científica y tecnológica sea muy baja. Por tanto es necesario promover el desarrollo de actividades que fomenten y cambien la visión de las capacidades de las jóvenes mujeres que están en el proceso de elección de su vocación, mostrando las oportunidades que brinda la comunidad académica a partir de la experiencia de mujeres referentes; a su vez contribuyendo a los requerimientos y políticas actuales de equidad de género en la actividad científica y tecnológica de la región y el país.

Sernameg

Por su parte, la Secretaria Regional Ministerial de la Mujer y Equidad de Género del Biobío Marissa Barro , detalló que “muchas veces se asocia solamente con los hombres, y la verdad es que las mujeres tenemos capacidades de sobra, iguales, e incluso mayores que los hombres para desarrollarnos en las ciencias, en la tecnología, en la investigación, en las áreas Stem (de la sigla en inglés de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas). Es por eso que distintas organizaciones, instituciones y universidades hoy están trabajando en este tema”.

Agregó que “Queremos una educación de calidad para las mujeres y los hombres, sin sesgos, sin estereotipos,  que las mujeres reciban las mismas herramientas y oportunidades para que puedan elegir libremente su futuro cuando lleguen a cuarto medio. Sin que los papás o mamás digan ‘no te inclines por esa área, porque se te va a hacer difícil encontrar trabajo’, queremos terminar con eso y que ustedes sientan y sepan que hay un Gobierno que está trabajando para que las mujeres tengan las mismas oportunidades y que distintas instituciones, como la Universidad Andrés Bello, que también está abriéndole las puertas a las mujeres”, destacó la autoridad.

Según cifras de Senameg, un 53% de los cupos de las matrículas de la educación superior, los ocupan las mujeres, sin embargo, sólo 1 de cada 4 matrículas de las áreas Stem están ocupadas por ellas. Las mujeres eligen habitualmente otras áreas que además no son tan bien remuneradas.

Las tres carreras que tienen mayor participación de mujeres son: Educación Básica, Educación Parvularia y Enfermería y en su segundo año de egreso ganan, en promedio, 814 mil pesos. En cambio, las carreras con mayor participación de hombres son: Ingeniería Civil Eléctrica, Ingeniería Civil Electrónica e Ingeniería en Computación Informática, que en su segundo año de egreso ganan, en promedio, 1 millón 400 mil pesos. Lo que arroja un 42% de diferencia entre el sueldo entre hombres y mujeres.

En la ceremonia de apertura del encuentro, encabezada por el Vicerrector de Sede Concepción Talcahuano de la Unab, Octavio Enríquez, también participó el Seremi de Minería, Oscar Arriagada, quien valoró la iniciativa y reconoció el desafío que enfrenta la industria minera en relación a la participación laboral de las mujeres.

Expositoras

En la jornada, expusieron sus experiencias como mujeres investigadoras, la Dra. Katja Deckart, Directora Departamento de Geología de la Universidad de Chile, Doctora en Ciencias de la Tierra de la Université de Nice – Sophia Antipolis, Francia. Miembro de la agrupación Adelina Gutiérrez; María José Vergara, educadora diferencial, voluntaria de Girls In Tech y referente de las mujeres ciegas y de baja visión en Chile ante la Unión Latinoamericana de Ciegos período 2017-2019 y  Verónica Jiménez, Doctora en Ciencias Químicas de la Universidad de Concepción y académica e Investigadora Unab quien actualmente realiza una investigación en Simulación Computacional de Interacciones Supramoleculares y Mecanismos de Reacción en Sistemas de Interés Biológico.

La lista la completaron la Dra. Asieh Hekmat, Doctora en Ingeniería en Minas de la Universidad Amirkabir, Irán, académica e investigadora de la Universidad de Concepción; y Claudia Monreal. Ingeniera Civil en Minas y Estimación de Recursos, Presidenta de Woman in Mining Chile. Además, se dictaron talleres de Geología, Paleontología, Química, Impresión 3D, Metalurgia e Ingeniería Civil, orientados a estudiantes de tercero y cuarto medio.

 

Texto: Iván Tobar/Tania Merino

Noticias relacionadas

Share This