Concepción
Escrito por

Juguetes y compras “estacionales” bajan precios a medida que avanzan los días. Ponga atención con el uso de su tarjeta de crédito por sobre las seis cuotas, puede pagar intereses de sobra que luego causen estragos en el presupuesto.

caro
Carolina Cornejo, Directora de Ingeniería en Administración, campus Concepción.

Con aguinaldo o sin él, la mayoría de las personas comienza por estos días una loca carrera por comprar los regalos navideños. Hijos, padres, amigos, para la casa, etc. Destinatario nunca falta, pero lo que sí escasea es el presupuesto.

Aunque el gasto lo hará igual, de no tener algunas consideraciones puede terminar pagando con creces lo que invirtió. Carolina Cornejo, Directora de Ingeniería en Administración en Concepción, entrega algunos consejos para manejar de manera más eficiente su presupuesto navideño.

¿Comprar ahora o esperar?

Según la experta, el momento de la compra, es decir, si lo hacemos ahora o esperamos hasta los últimos días dependerá del tipo de regalo que hayamos escogido. Plasmas, Play Station, Nintendos y ese tipo de artículos es buen momento para adelantarse. Ello, porque en esta fecha caen los precios y es probable encontrar ofertas bastante convenientes, pero que subirán a medida que se acerque la Navidad.

Sin embargo, explica que no ocurre lo mismo con los regalos “estacionales”, aquellos como juguetes, decoración navideña y en general todas las cosas chicas. “Tienen menos volumen porque son, justamente, estacionales; si no se venden los últimos días de diciembre probablemente no se venderán después. Así es que los precios bajan considerablemente antes de quedarse con el stock para el año”.

Número de cuotas

Pese a que siempre es bueno el dinero en efectivo sobre el plástico, el período de crisis económica del cuál aún no salimos y que tiene a gran parte de la clase media con deudas, obliga muchas veces a utilizar las tarjetas. Este método de compra puede ser bastante útil si nos fijamos en sus detalles y no nos sobrepasamos en los cobros de los intereses.

Carolina Cornejo aclara que la diferencia final entre pagar entre tres y seis cuotas no es significativa, pero sí hay que prestar atención entre seis y diez, porque puede subir bastante. Otro punto a considerar es fijarse antes en el comercio, pues puede haber convenio con la institución bancaria, que nos permita reducir los costos.

“No hay que olvidar que aún estamos en crisis, no hemos salido pese al repunte. Hay que pensar que vienen nuevos gastos de vacaciones de verano y luego en marzo, las colegiaturas, universidades, patentes, etc.  La idea es no colapsar la tarjeta y mucho menos los bolsillos”.

Noticias relacionadas

Share This