Concepción

Si bien estas plataformas puedan ayudar a tener operativos masivos, como el realizado ayer en la Unab, también puede dar lugar a desinformación. De ahí la relevancia del compromiso de instituciones de educación con la difusión y la prevención.

Escrito por

Según un sondeo reciente realizado por el Injuv, el 83% de los jóvenes consideran bastante o muy probable contagiarse de VIH, lo que tal vez explica la masiva respuesta a la toma de test rápidos de VIH organizada por el Instituto Nacional de la Juventud, el Servicio de Salud Talcahuano y la Universidad Andrés Bello, a través de su Dirección General de Desarrollo Estudiantil.

En el marco del carnaval de la prevención se puso a disposición de los estudiantes Unab un total de 80 exámenes gratuitos para trabajar en la prevención. En la oportunidad, además, se realizaron actividades de difusión y educación, debido a que el mismo sondeo muestra que la información que manejan los jóvenes sobre el contagio del virus es la que obtienen a través de redes sociales. En este sentido, lo que se busca es que los jóvenes puedan procesar la información que han recolectado, satisfacer sus dudas y corregir los errores que puedan cometer al utilizar vías no necesariamente formales para aprender sobre el tema.

Así lo indicó el director del Injuv en la Región, Gustavo Apablaza. “El 83% de los jóvenes se informa de VIH a través de redes sociales y a continuación, un 71%, a través de páginas web, por lo que es muy importante hablarles en un lenguaje claro y directo, porque quieren saber el estado de su situación en materia de VIH, conocer de la enfermedad y protegerse. Lo más importante es recalcar que los jóvenes están esperando una respuesta y nosotros se las estamos brindando en conjunto con la sociedad civil y la academia”, manifestó.

El médico y vicerrector de la Unab, Octavio Enríquez destacó la relevancia de este tipo de actividades. “Ciertamente este rebrote de los indicadores sanitarios de los que son las ETS y, específicamente el VIH en sus distintas formas clínicas, es un motivo de preocupación para todos los actores vinculados y lo que es la educación de los jóvenes en esta materia es fundamental. Por eso es muy estimulante ver la respuesta y compromiso de nuestros estudiantes con este objetivo”.

Loreto Manríquez, matrona y encargada del programa de VIH Sida e ITS del Servicio de salud Talcahuano, confirma que la transmisibilidad del virus ha ido en aumento, en especial en la población joven, de entre 19 y 29 años. Sin embargo, aseguró que en los registros de su unidad cuentan incluso con casos de menores de edad contagiados por contacto sexual. “Por eso es muy relevante detectar precozmente”. Aseguró que anualmente el SST realiza alrededor de 9 mil test en las cuatro comunas que conforman la red, Talcahuano, Penco, Hualpén y Tomé y desde que se implementó el test rápido ya suman más de mil.

Eduardo Quinteros, director de Desarrollo Estudiantil de la Unab, manifestó que las Redes Sociales deben ser consideradas importantes aliadas para la difusión de información que pueda ser útil a los jóvenes. “Tenemos que tener claro el perfil del público con el que trabajamos, cómo se informan y cómo también acceden a los distintos servicios que puede ofrecer cualquier plataforma. Tenemos un número no menor de asistencia y esta campaña sólo se difundió a través de las redes institucionales. Eso habla del impacto y la convocatoria que se puede lograr a través de ellas”.

Daniela Lagos, estudiante de la carrera de Obstetricia Unab estuvo entre el equipo de jóvenes que asesoraron a sus compañeros universitarios interesados en acceder al test. “A pesar de que todos somos adultos y mayores de 18 años, siento que hay muy poca información sobre el uso de métodos de barrera. Hay muchas dudas que, para uno que estudia el tema, son un poco básicas, pero es muy interesante que se dé la oportunidad de aclararlas”, dijo.

Entre los estudiantes que accedieron a la prueba estuvo Tomás, de 21 años. “Es la segunda vez que lo hago, es importante saber”, dijo. “Usamos condón siempre”, agregó. Tomás ha tenido ya varias parejas, algunas estables y plantea la necesidad de hacer accesible este tipo de exámenes para poder tener controles periódicos que ayuden a prevenir el contagio.

Patricia, de 20, tiene pareja única y considera “un deber” además de usar preservativos, estar atenta a su condición de salud en términos de enfermedades de transmisión sexual. Aunque reconoce que todo lo que conoce sobre VIH lo ha aprendió de internet, hoy tiene una mayor preocupación sobre el tema y acude a un Cesfam para reforzar la prevención.

 

Noticias relacionadas

Share This