Chile necesita mascarillas: en UNAB comenzaron a fabricarlas
Arquitectura, Arte y Diseño

La falta de equipos de protección para el personal de salud se ha convertido en una crisis dentro de la crisis. Daniel Cortés, ex alumno de Ing. Civil Industrial de la UNAB, diseñó un prototipo de escudo facial e implementó una cadena de producción eficiente para fabricarlos en los talleres de Quillota 980. Ya se han fabricado más de 500 caretas que serán donadas al Hospital Gustavo Fricke.

Escrito por

“No podemos detener al Covid-19, sin proteger primero a los trabajadores de la salud”, fue lo que dijo hace un par de semanas el director general de la Organización Mundial de la Salud (WHO), Dr. Tedros Adhanom y es que un número incalculable de médicos y enfermeras de todo el mundo, han contraído y muerto a causa del Covid-19. Y así, convertido el desabastecimiento de material de protección para los profesionales de la salud, en una crisis dentro de la crisis.

En respuesta a esa advertencia, el pasado 27 de marzo, Daniel Cortez, ex alumno de Ingeniería Civil Industrial de la U. Andrés Bello, Sede Viña del Mar, hizo una llamada que sin saberlo, podría  salvar vidas. “Llamé a algunos de mis profesores y les conté que sabía que en el Hospital Gustavo Fricke el personal médico estaba fabricando sus propios elementos de protección. Que yo, ya había diseñado un escudo facial simple y de bajo costo que podía fabricar y donar. Sin embargo, necesitaba instalaciones adecuadas, mano de obra, asesoría y el diseño de una cadena de suministro eficiente para fabricar en masa”.

Crisis dentro de la crisis

 “Daniel y su equipo de trabajo, buscaban un lugar adecuado para poder llevar a cabo la fabricación de 2000 mascarillas”, comenta Alejandro Lagunas, director de la carrera de Ingeniería en Marina Mercante de la Sede Viña del Mar, quien luego del llamado, se juntó con Daniel y visitaron los talleres de la Facultad de Ingeniería. “Tras la visita confirmamos que nuestros laboratorios, reunían todas las condiciones para poder mantener seguridad de distanciamiento social y una adecuada higiene para poder trabajar con las herramientas necesarias. En estos momentos hay académicos y colaboradores de la Sede, apoyando voluntariamente la confección y ensamblaje de las mismas”, detalla Lagunas.

Respecto de la iniciativa materializada en la Sede Viña del Mar, su Vicerrector Dr. Gerald Pugh, resalta el hecho que la demanda de equipos de protección personal (EPP) para combatir el coronavirus como mascarillas, guantes y batas ha superado la oferta y por lo mismo, ha generado problemas para abastecerse de estos insumos. “Se trata de una problemática que se suma a las muchas otras que el sistema de salud arrastra no solo en Chile. Si bien el público intenta mantenerse a una distancia social de dos metros, es difícil que el personal hospitalario lo pueda hacer, ya que deben examinar a los pacientes sospechosos de coronavirus. Si se encuentran sin la protección adecuada como universidad pensamos que es esencial ir en su apoyo”.

Por su parte, el Decano de la Facultad de Ingeniería, Dr. Alejandro Caroca, destaca que “un elemento importante es que esta iniciativa surge de un exalumno de nuestra Facultad con un alto sentido de Responsabilidad Social, lo cual nos llena de orgullo y evidencia que nuestro proceso formativo tiene un alcance más allá de la excelente preparación profesional de nuestros Egresados. Otro aspecto relevante, es el trabajo colaborativo que nos caracteriza como Universidad. En este sentido, la sinergia generada entre nuestra Facultad de Ingeniería y el Campus Creativo, ha permitido en un muy corto plazo, lograr excelentes resultados y superar las expectativas iniciales, lo cual nos tiene tremendamente satisfechos”.

Cadena de suministro

Un par de semanas después de ese primer llamado, la primera partida de escudos faciales fabricados en la Sede Viña del Mar, los cuales siguen las especificaciones médicas para protección del COVID19, ya está lista y próximamente será entregada a personal del Hospital Gustavo Fricke. Cada protector que será donado, se compone de una mica transparente flexible de 200 micras y un cintillo de PVC rígido que mantiene la forma de la mica para proteger la cara y particularmente los ojos. Esto, a través de “un proceso de manufactura compuesto por varias fases: corte y ligado de la mica, cortes internos y agujeros para poner la cinta elástica que sostienen la mica a la cabeza de quien la utiliza, corte y lijado del cintillo de PVC, ensamblado de las piezas para tener el producto final y sanitización de la careta con solución sanitizante que los hacen reutilizables”, explica el Dr. David Ruete, Director de Escuela de la Facultad de Ingeniería Sede Viña del Mar.

El proceso de manufactura se realiza en los laboratorios de corte de Ingeniería en Marina Mercante y laboratorio de prototipado de Campus Creativo. Luego en el Laboratorio de Geología, previsto con mesones de granito que evitan el rayado de las micas, se realiza el ensamblado de las piezas y su sanitización. El proceso está a cargo de equipos donde siempre estará un asistente de laboratorio que manipulará las máquinas de corte que son peligrosas”, agrega Ruete.

Sobre la manufactura, Daniel, explica que se prefirió este tipo de proceso, en vez de la impresión 3D, porque es más rápido y económico. El costo es de aproximadamente $200, sin tomar en cuenta las HH de fabricación, pues son horas de voluntariado. Un promedio de producción es de 50 caretas diarias, con 5 personas trabajando. También se está trabajando en la certificación del modelo de la Careta. No debería ser problema pues la careta cuenta con las indicaciones médicas necesarias para COVID19”.

“Estoy súper contento, porque esta idea inicial no murió ahí como pensé en un principio, siguió escalando y espero que siga así, porque tenemos que proteger a nuestra primera línea. Se trata de las primeras personas que están combatiendo al coronavirus. La idea no es solo que estos escudos lleguen al Hospital Gustavo Fricke, sino que ojalá llegaran a todos los servicio de salud primarios y secundarios que los requieran: consultorios, CESFAM y también a las misma población de riesgos como ancianos que tanto lo necesitan”, puntualiza este Orgullo UNAB.

Compromiso 

Entre los colaboradores de la Sede Viña del Mar que se encuentran fabricando a diario estas mascarillas se encuentran:

  • Jorge Soto Mansilla
    Encargado de Laboratorio
    Arquitectura y Diseño. Campus Creativo
  • Máximo Diaz Gavilan
    Encargado de laboratorios de minas y metalurgia. Facultad de ingeniería
  • Eduardo Navarro
    Jefe de Laboratorios Ingeniería Informática. Facultad de Ingeniería
  • Danilo Estay
    Encargado de laboratorios informáticos. Facultad de ingeniería
  • Juan Vilugron Carvajal
    Encargado de laboratorios Ingeniería Marina Mercante. Facultad de ingeniería

Esta nota es parte de la serie de actualizaciones sobre Coronavirus en la que los especialistas de la Universidad Andrés Bello (UNAB) ofrecen información sobre los últimos desarrollos e implicancias del brote de COVID-19.  Más información sobre esta campaña impulsada por UNAB en “Prevenir en UNAB”.

 

Noticias relacionadas

Share This