Cada aporte marca la diferencia: HCV Viña del Mar prestó ventilador
Facultad de Ciencias de la Vida

Junto a la máquina de respiración que fue trasladada al Hospital de Quilpué, la carrera también facilitó un monitor multiparámetros BeneVision N17, configurado para monitoreo hemodinámico y ventilatorio avanzado.

Escrito por

Si bien existen distinciones entre la medicina veterinaria y la medicina humana, la pandemia de COVID-19 ha diluido dichas diferencias. La necesidad imperiosa de contar con ventiladores mecánicos para pacientes gravemente enfermos, ha llevado a los médicos veterinarios de diferentes partes del mundo, a poner a disposición de los servicios de salud de humanos sus equipos. Máquinas diseñadas para personas que se utilizan en animales.

En esa línea, cuando surgieron las preocupaciones por el coronavirus y la necesidad potencial de aumentar la cantidad de ventiladores en los recintos hospitalarios, la carrera de Medicina Veterinaria de la Universidad Andrés Bello, Sede Viña del Mar, puso a disposición del servicio de salud regional un ventilador mecánico invasivo Mindray SV300, explicó el Dr. Felipe Lillo, Director de Medicina Veterinaria de la Universidad Andrés Bello (UNAB), Sede Viña del Mar.

Compromiso con la Salud Publica

En varios países del mundo, el soporte respiratorio Mindray SV300, fue satisfactoriamente utilizado durante los momentos más duros de brote de COVID-19. Este modelo de respirador fue adquirido por UNAB para ser utilizado en pacientes críticos en el recientemente inaugurado Hospital Clínico Veterinario de la Sede Viña del Mar y ya fue puesto a disposición del Hospital de Quilpué.

Respecto de la iniciativa gestionada por la institución, el Vicerrector de la Sede Viña del Mar, Dr. Gerald Pugh  señaló que “facilitamos el único ventilador mecánico que disponíamos en la sede y, si bien, es un pequeño aporte, serán muchas las vidas que podrá salvar“.

Junto al ventilador, la carrera también puso a disposición de la red de salud un monitor multiparámetros BeneVision N17. “Se trata de un aparato configurado para monitoreo hemodinámico y ventilatorio avanzado que, dentro de su configuración, incluye la posibilidad de monitorear el gasto cardiaco por medio de la técnica de termodilución transpulmonar”, explicó el Dr. Felipe Lillo, Director de Medicina Veterinaria de la Universidad Andrés Bello, Sede Viña del Mar.

“Una Salud”

“La medicina intensiva veterinaria se encuentra bastante avanzada en Chile, la tecnología que utilizamos es la misma que se usa en personas y por ello es completamente razonable aportar con estos equipos tan necesarios. Esta no sólo enmarca su quehacer en la atención médica de animales, los ámbitos de epidemiología y salud pública son pilares fundamentales de nuestra profesión. Justamente de esto se trata el concepto de “Una Salud” (One Health)”, agregó el Dr. Lillo.

Sobre el bienestar de los animales que se atienden a diario en el Hospital Clínico Veterinario de la Sede Viña del Mar, el profesor Lillo señaló que “el bienestar de nuestros pacientes no se vería afectado. En estos tiempos desafiantes, nos hemos organizado para unirnos al esfuerzo colectivo manteniendo nuestro compromiso con la calidad y rigurosidad en la atención de los usuarios de nuestro Hospital”, apuntó.

La firma de un convenio con el Minsal, que contempla devolver los equipos una vez superada la crisis, oficializó esta contribución por parte de Medicina Veterinaria UNAB, la cual se suma a los esfuerzos diarios que realiza el equipo del Hospital Veterinario ofreciendo servicios de atención a la comunidad en medio de este complejo escenario.

Esta nota es parte de la serie de actualizaciones sobre Coronavirus en la que los especialistas de la Universidad Andrés Bello (UNAB) ofrecen información sobre los últimos desarrollos e implicancias del brote de COVID-19.  Más información sobre esta campaña impulsada por UNAB en “Prevenir en UNAB”.

 

 

Noticias relacionadas

Share This