DESTACADO PORTADA
Escrito por

El viernes 18 de octubre un estallido social reventó en Chile, una fecha que quedará marcada en la historia del país. Semanas en las que la ciudadanía ha levantado sus demandas y llevado a casi todos a coincidir que Chile necesita un cambio.

En esta entrevista, la académica de Terapia Ocupacional de la Sede Viña del Mar de la U. Andrés Bello, Aurora Vergara, comparte sus impresiones sobre el rol de los profesionales ligados al área de la salud y cómo desde esa ámbito es posible aportar a las necesidades de la ciudadanía. 

_ ¿Cómo Terapeuta Ocupacional y académica qué reflexión has podido sacar de todo lo que ha pasado durante los últimos días en Chile?

 _ Como persona, lo que engloba las categorías de terapeuta ocupacional (t.o) y Académica dentro de otras, mi reflexión trata de llevarme a entender cuál fue el motor que llevó a romper este status quo, cómo pasamos del hablar de las injusticias ocupacionales desde una mirada crítica en la sala de clases a salir a pelear por conseguir lo que habíamos internalizado, hasta ahora, cómo privilegios. Por otra parte, me llama la atención y me conmueve profundamente la transversalidad del movimiento, no hubo que explicar lo que estaba pasando, era una demanda latente, legítima para todos y todas.

_ ¿Crees que todo lo sucedido significa una oportunidad para que Chile sea un mejor país?

_ Estoy convencida de que es una oportunidad de cambio y creo que es necesario entender que será un proceso en el cual no existen verdades absolutas ni soluciones únicas. En ese sentido, espero que podamos entre todas y todos, respetar y valorar la diversidad, para así poder rescatar la identidad de un Chile infinitamente más pluralista y diverso de lo que habíamos pensado hasta ahora. Así como también que tome en cuenta la dignidad y los compromisos adquiridos por el país en términos de derechos humanos, así como que pueda.

_ ¿Cómo crees que deberíamos encausar esta reflexión?

_ Me parece que la reflexión ya está encausada. Hay opiniones, reflexiones y análisis en todas las esquinas, las casas y en los Medios de Comunicación. Por lo que, siento que ahora hay que ESCUCHAR, dar espacio al desarrollo de la creatividad que se necesitará para construir a partir de las reflexiones.

_ ¿Qué mensaje crees que deja todo lo que ha sucedido?

_ Siento que uno de los grandes mensajes que deja este movimiento es el de entender que ya no es la élite ni política, ni académica, ni institucional quien tiene las respuestas ni el conocimiento, sino que el rol debiera estar puesto más bien en contener, otorgar espacios de diálogo, y mostrar que existen metodologías participativas y colectivas que logran un impacto mejor y mayor para toda la población.

_ ¿Desde el área de tu especialidad que es la Terapia Ocupacional cómo crees que se podría aportar?

_ Creo que la situación actual nos interpela como formadores y estudiantes en formación a llevar esto de manera más coherente y valiente quizás, a la práctica, a la comunidad, e incorporar formas nuevas de hacer Terapia Ocupacional, lejos de las lógicas positivistas, las que muchas veces patentan la desigualdad y la verticalidad entre quien tiene el conocimiento “científico” y quien lo “recibe pasivamente”. Es justamente esto lo que yo siento que está en cuestionamiento hoy en día para nuestra disciplina.

_ ¿En Terapia Ocupacional se ha hecho algún tipo de jornada de reflexión o está ofreciendo alguna asesoría o atención de pacientes?

_ En este tiempo un grupo de docentes y estudiantes nos hemos reunido (más que a hacer una jornada reflexiva) para contenernos y desarrollar espacios fuera del aula que nos lleven a compartir experiencias y sentimientos que rodean la situación que estamos viviendo. El grupo de estudiantes de la carrera es diverso, heterogéneo y por lo tanto resulta relevante dar espacio a todos y todas. Por lo que hemos tratado de convocar, de manera voluntaria a quienes quieran destinar un tiempo a poder hacer comunidad.

 _ ¿Qué tan importante es que los estudiantes participen de un proceso de reflexión?

_ Me parece que la reflexión ha sido la columna vertebral de este movimiento social. Por lo que siento que sin duda es necesario que participemos todos y todas de este tipo de jornadas, encuentros y espacios. Me parece que el desafío está en poder construir desde las diferencias y por lo tanto es importante que NOS ENCONTREMOS. En ese sentido, creo que la jornada de reflexión en este momento con los y las estudiantes debiera estar enfocada en primero contener y luego fortalecer las ideas que pongan en valor los derechos fundamentales, la convivencia y la dignidad basada en la diversidad.

Noticias relacionadas

Share This