Destacados Concepción

Una verdadera cadena de ayuda es la que conforma los alumnos y docentes que realizan esta labor de voluntariado, que esta vez benefició a abuelitos de la comuna de Hualpén.

Escrito por

Una verdadera cadena de ayuda es la que conforman los alumnos y docentes que realizan esta labor de voluntariado, que esta vez benefició a abuelitos de la comuna de Hualpén.

SAM_3057

Casi una treintena de abuelitos fueron atendidos en el operativo oftalmológico realizado por la carrera de Tecnología Médica de la Universidad Andrés Bello Sede Concepción, en la Residencia para Adultos Mayores Villa Giacaman, del Hogar de Cristo en Hualpén, y al que asistieron alumnos y docentes de la UNAB.

En la actividad, que contó con la colaboración gratuita de Servicios Ópticos Chile, que donó 30 anteojos, 12 alumnos de 3º año de la carrera de Tecnología Médica mención Oftalmología, junto a docentes realizaron un verdadero circuito preventivo para la visión, que comprendía la toma de varios exámenes durante la misma mañana.

Para la coordinadora de la especialidad de Oftalmología, María Soledad Fierro, es una  experiencia reconfortante, “estamos recién empezando con esto, y hasta ahora nos ha resultado todo bien.  Queremos seguir con otras instituciones, ojalá orientadas a adultos mayores o niños. También queremos destacar a los alumnos,  a quienes les ha servido mucho la experiencia y se han motivado enormemente, lo mismo que los docentes que nos acompañan”, puntualizó.

Copia de SAM_3005

Yasmín Olave es una de las alumnas voluntarias, está en 3º, y su experiencia fue positiva en todo sentido, “Estoy encantada, estas son instancias que no se dan siempre, y no todos pueden venir, yo estoy agradecida de poder hacerlo. Vengo con mucho cariño y vocación. Por un lado vemos in-situ nuestro trabajo como profesionales, y por otro lado nos vamos con el cariño gigante que nos entregan los abuelitos, sus sonrisas, y más aún saber que los estás ayudando, es lo máximo”.

Con esa sonrisa la señora María Flores cuenta que lleva tres años en el Hogar y que sus ojos ya no la acompañan, “por eso estoy feliz que vengan estos jóvenes a entregarnos esta ayuda, es muy bueno que se acuerden de nosotros, por eso les damos las gracias por hasta acá”, señala feliz.

“Como  profesional es reconfortante, por un lado de poder ayudar a personas que realmente tienen una necesidad y que por ser abuelitos tienen patologías graves, que nunca se han tratado, y  por otro también en el área de la docencia, ver a los chicos desarrollándose como un tecnólogo más es alentador”, concluye la coordinadora de la actividad.

Algunas imágenes del operativo:

Copia de SAM_3003

Copia de SAM_3023

Copia de SAM_3060

Copia de SAM_3062

SAM_3024

SAM_3030

SAM_3038

SAM_3039

SAM_3051

 

Noticias relacionadas

Share This