Facultad de Medicina
Escrito por

Los doctores Ingrid Baier e Ignacio Silva recibieron el “Here for Good Alumni Award”, distinción que obtuvieron tras ser seleccionados entre un total de 31 nominados de distintas universidades del mundo.

Radiantes y orgullosos se mostraron los doctores Ingrid Baier, de 26 años, e Ignacio Silva, de 27, quienes recibieron este miércoles 13, una de las distinciones más importantes que entrega la Red Laureate en su encuentro anual de líderes que se realiza en Miami, Estados Unidos.

Efectivamente este joven matrimonio titulado en el 2010 en la Universidad Andrés Bello logró la máxima distinción tras ser seleccionado entre un total de 31 representantes de distintas universidades del mundo, que integran la Red Laureate.

Este premio evaluó el impacto social que alcanzó el voluntariado que los doctores Baier y Silva realizaron durante diez meses en el 2011 en Burundi, una pequeña nación ubicada en la región de los grandes lagos de África Oriental, con una población estimada en casi nueve millones de  habitantes y considerado el tercer país más pobre del mundo.

Durante este periodo, los médicos se enfrentaron cara a cara con la muerte, debido a las limitaciones médicas en cuanto a la traumatología y las operaciones de malformaciones. Según confesó Ignacio Silva, “observamos que el valor de la vida para esa gente es poco significativo, la muerte es algo cotidiano sin importar la edad ni la condición previa”.

Además, las secuelas de la guerra son evidentes en este país, no sólo en el desarrollo económico, sino también en el desarrollo cultural e intelectual. “La guerra les arrebató todo. Allá se vive el día a día, luchando por sobrevivir como único objetivo”, agrega.

El día a día para esta pareja no fue fácil: encontraron menos de lo básico para alimentarse y vivir, se toparon con el obstáculo del idioma y con toda la carga de una nación sufrida, pero entre ambos se apoyaron y lograron salir adelante.

Pero, según estos profesionales, la incursión en este país fue muy valiosa para entrenarse como médicos, ya que el ‘ojo clínico’ y el hacer malabares con los medicamentos disponibles son las únicas herramientas de trabajo.

“Fuimos descubriendo poco a poco la misteriosa cultura africana que transmite tanto tristeza como esperanza”, aseguró Ignacio. Esto considerando la dura realidad de África: una tasa de mortalidad infantil de 102 por cada mil nacidos vivos, dos de cada diez habitantes es portador de VIH/SIDA. La prevalencia de tuberculosis es de 714 por cada 100 mil habitantes, la esperanza de vida es de 50 años; y la disponibilidad de médicos es menor a 1 por cada 10.000 habitantes.

Los chilenos recibieron la distinción de manos del presidente de la Red Laureate, Doug Becker, en la cena de gala realizada en Miami donde estuvieron presentes las máximas autoridades de la U. Andrés Bello como su Rector, el Dr. Pedro Uribe, y el prorector, Jorge Id, e importantes figuras de nivel internacional de la red. En dicho encuentro se especificó la experiencia que estos egresados de la UNAB tuvieron en Burundi, donde supieron de la miseria y necesidades de la población.

“Sin duda que la recompensa tras cualquier obstáculo que pudimos soslayar, fueron las sonrisas de agradecimiento al finalizar la jornada y la satisfacción del deber cumplido, lo que nos permitía recargarnos de energía para los días venideros”, dijo la Dra. Baier.

 

Noticias relacionadas

Share This