Facultad de Odontología

Ilenia Sánchez tiene 33 años en se tituló en 2016 en la Facultad de Odontología de la U. Andrés Bello. Actualmente, es una de las funcionaras mejor evaluadas en el CESFAM Dr. Fernando Monckeberg en Peñaflor.

Escrito por

“Cada día que pasa, desde que me titulé en la Andrés Bello y ejerzo mi profesión, me siento orgullosa de decir que soy Unabina”, abre el diálogo Ilenia Sánchez Villalobos.

Esta cirujano dentista, nacida en Petorca, Región de Valparaíso, tiene los mejores recuerdos de la Facultad de Odontología de donde se tituló en el 2016 y hoy revisa sus momentos como universitaria –con el campus República conoció a su marido-, como profesional, las herramientas académicas y valóricas que obtuvo en la UNAB y sus sueños.

¿Por qué estudiaste Odontología?
Desde pequeña mi mamá nos llevaba a mis hermanos y a mí al odontólogo al servicio de atención primaria de salud. Desde entonces, me sentí atraída por la profesión y lo multifacética que ésta puede ser en sus áreas. Mi padre siempre me cautivó para que yo decidiera estudiar odontología y no se equivocó. A pesar que me costó llevar el ritmo, en un comienzo de la exigencia académica, mis padres siempre estuvieron presentes motivándome a seguir adelante porque este era mi camino a forjar. Siempre he estado agradecida de la confianza y apoyo que siempre me otorgaron en la carrera.

Ilenia Sanchez Orgullo¿Qué recuerdas de tu vida universitaria?
Lo que más recuerdo son las etapas clínicas, donde pasas prácticamente todo el día en la facultad. Siempre se dice que la odontología es una profesión individual, pero terminas creando lazos con tus compañeros y se transforman en tu segunda familia. Es una carrera larga, de más bajos que altos, pero en cada paso están esos amigos con los que estudias noches eternas, te salvan con algún material, te apoyan en los logros y en los peores momentos, esos en que el laboratorio y los pacientes no te acompañan siempre.

¿Qué herramientas te proporcionó la UNAB para tu desarrollo profesional?
En ocasiones, la exigencia en cuanto a presentación personal y modalidad de enseñanza, eran demasiado cuestionados, en el sentido de si eran realmente necesarios para nuestra formación. Al ejercer como odontóloga, me di cuenta que es algo que después se impregna como innato y hace destacar ante el resto. Desde una formación integral en todas las áreas de la odontología, donde puedes ser resolutivo, la ética, el compromiso social, la responsabilidad, el respeto, hasta el solo hecho de usar cosas básicas de protección como un gorro clínico y tu uniforme completo, que en Atención Primaria de Salud se ve escaso, y que los pacientes se sorprenden y lo agradecen.

“En lo profesional quiero seguir cultivando conocimientos, esto para que el paciente de Atención Primaria de Salud no siga con el estigma, de que en servicio público primario dental solo existe la opción de sacarse los dientes”.

¿Cómo ha sido tu desempeño laboral hasta ahora?

Mi desempeño laboral ha sido intenso, la atención en APS es algo que debe ser muy resolutivo en cuanto a tratamientos y trato al paciente, con el principal objetivo de la promoción y prevención en salud oral, inculcar en cada paciente la importancia de la salud oral. Voy a cumplir 2 años en APS y siento que cada paciente, que parte desde los 6 meses de edad me ha enseñado día a día a ser un mejor profesional y exigirme como tal.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?
Lo que más me gusta de mi trabajo es que es súper versátil, puedes contribuir de muchos aspectos, he trabajado en atenciones de morbilidad de adultos, atención en niños en colegios, en programa de dependencia severa que es un mundo que no muchos conocen, niños y adultos en tal situación. Te exigen como profesional y como persona, te sacan del box dental al que estás acostumbrado y te llevan a la realidad misma de las personas con dependencia, sus familias. Te hacen exigirte el doble para poder resolver en el hogar sus afecciones en cuanto a salud oral, es una experiencia que me hizo reforzar la ética y responsabilidad que tanto me inculcaba la carrera. Además, realizo acción social, si conocemos alguna familia que se encuentre vulnerable o que esté pasando un mal momento, o en épocas especiales como Navidad y Año Nuevo, formamos una Red de ayuda del CESFAM, donde realizamos campañas entre todos y organizamos las colectas que sean necesarias.

¿Cuáles son tus máximos logros en lo profesional?
Mi máximo logro hasta ahora, en mis cortos casi dos años de ejercer la profesión, es que al cumplir un año trabajando en el CESFAM, se me otorgó por parte del servicio de salud la distinción de bono al mérito como una de las “mejores funcionarias”, reconocimiento que se otorga a los funcionarios con mejores evaluaciones y que mejoran la calidad de servicio del establecimiento, merito que es muy difícil de lograr para quienes llevan muy poco tiempo ejerciendo en Atención Primaria de Salud.

¿Cuáles son tus planes en lo profesional?
En lo profesional quiero seguir cultivando conocimientos, esto para que el paciente de Atención Primaria de Salud no siga con el estigma, de que en servicio público primario dental solo existe la opción de sacarse los dientes. Siento que es un servicio que cuesta quitarle el estigma sembrado con los años, pero en cada agradecimiento de un paciente, por el solo hecho de poder volver a sonreír, es un paso más para contribuir a que la odontología en Atención Primaria de Salud sea algo integral.

“(…) realizo acción social, si conocemos alguna familia que se encuentre vulnerable o que esté pasando un mal momento, o en épocas especiales como Navidad y Año Nuevo, formamos una Red de ayuda del CESFAM, donde realizamos campañas entre todos y organizamos las colectas que sean necesarias”.

¿Qué significa para ti ser Unabina?
Cada día que pasa, desde que me titulé en la Andrés Bello y ejerzo mi profesión, me siento orgullosa de decir que soy Unabina. No hay nada que envidiarles a otras universidades en cuanto a la profesión, porque la Facultad me entregó todas las herramientas académicas y valóricas necesarias para desempeñarme como una odontóloga integral, que se exige día a día en pro de la profesión y de las personas.

¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?
En mi tiempo libre me gusta pasar en familia, salir con amigos, llegar a mi casa y ser una dog lover.

¿Qué le dirías como consejo a los jóvenes que actualmente estudian Odontología en la UNAB?
Que sean perseverantes, que es difícil, que dudaras en muchas ocasiones si es el camino adecuado para continuar, porque la carrera es exigente y a veces hasta deprimente en muchos aspectos, pero que crean en ellos mismos porque se convertirán en grandes profesionales de una carrera que puede entregar mucho a la sociedad.

Noticias relacionadas

Share This