Cómo ayuda la aromaterapia para un sueño reparador | VOZ DEL EXPERTO | Química y Farmacia UNAB
Facultad de Medicina

Maite Rodríguez, académica de la Escuela de Química y Farmacia de la UNAB, detalla cómo la aromaterapia puede ayudar a lograr un buen dormir durante la pandemia.

Escrito por

Hace dos meses que a muchas personas les cuesta conciliar el sueño. El estrés o ansiedad de los días en confinamiento debido a las medidas para evitar la propagación del COVID-19, pueden pasar la cuenta.

Es por ello que una alternativa muy empleada en la actualidad es la aromaterapia. Los aceites esenciales son responsables de los olores de muchas flores y plantas, y sus componentes presentan acción sobre diferentes órganos de nuestro sistema. “Hay evidencias científicas que demuestran que el uso de aceites esenciales favorece la relajación, lo que ayuda a tener un sueño reparador o a recuperar éste, luego de un episodio de insomnio. Esto es posible gracias a que los aceites esenciales pueden actuar mediante diversos mecanismos a nivel del sistema nervioso central”, explica Maite Rodríguez, académica de la Escuela de Química y Farmacia de la UNAB.

Se ha demostrado que respirar los compuestos presentes en los aceites esenciales (terpenos de diversa naturaleza) puede disminuir los niveles de cortisol. “La liberación constante de esta hormona afecta a la salud, generando estados de ansiedad y estrés. Durante la noche, puede dificultar el sueño. Además, se ha comprobado que los terpenos son muy buenos antioxidantes, o sea, poseen la capacidad de atrapar los radicales libres que son desencadenantes del estrés oxidativo en nuestro organismo y puede ser dañino en exceso generando enfermedades”, subraya la químico farmacéutica.

Hay estudios que demuestran la eficacia del uso de aceite esencial de mandarina en niños hiperactivos o en casos de insomnio moderado, o cuando a uno le cuesta desconectar, y relajarse. El aceite esencial de lavanda o en su defecto oler bolsitas de inflorescencias bajo la almohada puede generar también un estado de calma y relajación.

Los aceites esenciales normalmente se utilizan en difusores de esencias (15-20 gotas) durante la tarde o antes de acostarse.

“Si se quiere usar por vía oral, se debe tener en cuenta que estos aceites en dosis elevadas pueden ser tóxicos, por lo que sólo se colocan 2 gotas diluidas en aceite de oliva y se toman por la mañana y/o por la noche. También se puede agregar una gota el agua y tomarla o mezclar esta gota en un batido de frutas”, comenta la académica UNAB.

Para aplicarlos tópicamente se tiene que diluir con un aceite vegetal como el aceite de almendras a partes iguales antes de aplicarlo sobre la piel, pues puede resultar irritante si se aplica el aceite esencial por sí sólo. “Los aceites esenciales cítricos no deben aplicarse a la piel que estará expuesta a la luz solar directa. En algunos casos, como es el aceite esencial de manzanilla, romero, albahaca y mandarina, puedes utilizarlos en una rutina diaria de automasaje en los pies, los brazos y las manos, la nuca y el cuello”, concluye Maite Rodríguez.

Más información sobre los protocolos institucionales adoptados, así como los detalles de la campaña “Prevenir en UNAB”, pueden revisarlo en www.unab.cl/coronavirus. Para consultas adicionales pueden escribir a coronavirus@unab.cl.

Noticias relacionadas

Share This