¿Clases presenciales en los colegios? | Facultad Medicina UNAB
Facultad de Medicina

Claudio Olmos González, doctor en Metodología de Investigación Biomédica y Salud Pública, y académico de la Facultad de Medicina de la U. Andrés Bello, da su visión de experto sobre si es pertinente el retorno a clases el 1 de marzo de los escolares y preescolares.

Escrito por

 

 

A un año de iniciada la Pandemia por COVID-19, pareciera ser que se presentan las mismas discusiones y se contraponen los mismos argumentos.

Era en abril cuando se establecía fecha de comienzo del año escolar, pese a que el panorama de la crisis sanitaria se veía cada día peor. Sin embargo, esa fecha se fue modificando hasta quedar sin un día de retorno al colegio.

Claudio Olmos UNAB Indisa

Hoy, nuevamente se estableció el inicio del año escolar para el 1 de marzo. Según Claudio Olmos González, doctor en Metodología de Investigación Biomédica y Salud Pública, y académico de la Facultad de Medicina de la U. Andrés Bello, “hay evidencias que afirman que, aunque los niños desarrollan la enfermedad en formas más leves, son vectores de transmisión importantes. La experiencia del 2020 muestra que el cierre de escuelas se asoció a una disminución de la velocidad de transmisión del virus, así como de la mortalidad por COVID-19, siempre que, esta medida se acompañe de consecuentes políticas de aislamiento social”, detalla el también coordinador de la Unidad de Investigación en Clínica INDISA y Director Diplomado Bioestadística y Métodos de Investigación de la Facultad de Medicina UNAB.

“Los miembros de la comunidad escolar, aunque en su mayoría puedan ser personas jóvenes, son vulnerables debido a su alto grado de exposición. Muchos de ellos tienen enfermedades crónicas, o tienen en casa, familiares con factores de riesgo. Ni hablar de la sobrecarga al sistema de transporte que esto implica. Un sistema que ya parece asumirse como una gran excepción para el distanciamiento físico”, agrega.

“Así, son muchas las variables que están en juego en la decisión de iniciar las clases presenciales. A mi parecer, es un error fijar el inicio de clases en determinada fecha del calendario. Al igual como se había planteado en un inicio el plan paso a paso, el reintegro a clases presenciales debe basarse en criterios sanitarios. En primer término, los profesores deben haber recibido ambas dosis de la vacuna, y en segundo lugar, se debe asegurar el distanciamiento físico y medidas de higiene entre todos los miembros de la comunidad educativa. Asimismo, establecer un sistema de trazabilidad eficiente frente a la aparición de casos en cada establecimiento”, explica el experto.

“Todo aquello, implica que se debe hacer una planificación curricular adecuada, compatible con la reducción de jornada, con la educación sincrónica a distancia, adaptación de espacios y evaluar un posible aumento del equipo docente, pues la sobrecarga de trabajo es evidente.  No se deberían tomar decisiones que puedan aumentar  aún más las brechas entre la educación pública y privada.  En cada una de las decisiones que se toman, se está jugando todo el sacrificio que se ha hecho hasta hoy. Las consecuencias de apurar un proceso cuando no están dadas todas las garantías, pueden ser aún más catastrófico”, concluye el Dr. Claudio Olmos.

Noticias relacionadas

Share This