Facultad de Medicina
Escrito por

Los derrumbes y la acumulación de escombros luego del 27 de febrero han generado una instancia propicia para que la araña de rincón comience a aparecer más, pese a que no es la época del año en que lo hace con mayor frecuencia. Por eso, es vital reconocer la mordedura de este arácnido y tomar las medidas correspondientes, advierte Fernando Torres, académico de la Escuela de Química y Farmacia de la U. Andrés Bello.

Transcurridos dos meses del terremoto aún se siguen percibiendo réplicas y los efectos de este devastador sismo. La acumulación de escombros, adobe, madera y paja en algunos sectores, además, hacen propicia la presencia de la araña de rincón. Este artrópodo es uno de los dos exponentes ponzoñosos con efectos tóxicos y letales que hay en Chile (el otro es la araña de trigo) y que puede provocar problemas de salud.

La araña del rincón habita en casi todo nuestro país y se encuentra en aproximadamente un 41 % de las viviendas urbanas y en un 25 % de las viviendas rurales. Es pequeña, de aproximadamente un centímetro de largo de cuerpo y puede llegar hasta 4,5 cm. con las patas extendidas. Es de color pardo, su tórax suele ser mas claro que el abdomen y en forma de violín, las patas son más claras, su abdomen es amarillo o amarillo verdoso con aspecto aceitunado. A diferencia de otras arañas tiene solamente tres pares de ojos.

Según explica Fernando Torres, profesor de Toxicología de la Escuela de Química y Farmacia de la U. Andrés Bello, es una araña tímida, de hábitos nocturnos, que teme a la luz, por lo que es muy difícil verla de día y, por ello, es desconocida para la mayoría de las personas. Vive en rincones oscuros de los hogares, detrás de los cuadros, entretechos, en muros divisorios, armarios, tejiendo una tela desordenada y de aspecto sucio, en donde habita y devora su alimento.

fernandoTorresUnab3

El químico farmacéutico confirma que tras el terremoto puede haberse generado un despertar de este arácnido. “La araña de rincón no se caracteriza por ser agresiva, sino que muerde sólo en defensa propia cuando la molestan o presionan. En este caso, con la remoción de escombros y el arreglo en hogares puede generarse algún tipo de accidente con este arácnido”, comenta el experto.

Dolor intenso

La mordedura de esta araña, complementa el profesor Torres, se caracteriza por una brusca sensación punzante en la piel, seguido de un dolor intenso y consiguiente hinchazón con formación de vesículas. Estos síntomas se presentan generalmente a las dos horas de la mordedura y hasta 18 horas después del ataque. Además se puede sufrir fiebre, malestar general, escalofríos, cefaleas, y hematuria (orina con sangre) en casos mas complejos. Por todo esto es recomendable acudir inmediatamente a un servicio de urgencia.

El químico farmacéutico de la U. Andrés Bello recomienda que tras una mordedura se aplique frío local, inmovilización, elevación de la zona afectada y acudir a un centro asistencial. Además, agrega que se puede emplear antihistamínicos, incluso, corticoides (bajo supervisión médica), antibióticos en caso de infección, analgésicos y medicamentos específicos e hidratación del paciente.

Noticias relacionadas

Share This