Facultad de Medicina
Escrito por

mis_piesLos gimnasios, piscinas y camarines son espacios muy húmedos, factor que ayuda a la diseminación de los hongos en la piel. Sebastian Orellana, docente de la Escuela de Química y Farmacia de la U. Andrés Bello, entrega una guía para evitar su contagio.

 

El verano es la época propicia para la aparición de hongos. Estos viven en la capa superficial de la piel y las zonas húmedas del cuerpo como los dedos de los pies. “Cuando estos microorganismos crecen rápida e incontrolablemente causan desde pequeñas irritaciones hasta infecciones más graves. Esto ocurre cuando los hongos penetran las capas profundas de la piel y causan comezón, inflamación, descamación y ampollas”, explica Sebastian Orellana, docente de la Escuela de Química y Farmacia de la U. Andrés Bello

En algunos casos, complementa el académico, estas infecciones se pueden diseminar a otras partes del cuerpo. Por ejemplo cuando el paciente se toca o se rasca la zona infectada y después aparece con erupciones en la mano, que pueden contagiar más fácilmente otras zonas de la piel.

Cuando los hongos ya están instalados el tratamiento es principalmente farmacológico y deben ser indicados por un médico, ya que existen numerosos antifúngicos y presentaciones farmacéuticas como pomadas, polvos, soluciones y comprimidos.

“Los antifúngicos tópicos, como las pomadas, se deben aplicar sobre el área lesionada y cubriendo uno a dos centímetros de piel sana. Los polvos antimicóticos, en cambio, sirven para prevenir infecciones”, explica el químico farmacéutico.

Prevención

El docente de la U. Andrés Bello recomienda algunos consejos para prevenir el contagio:

• Evite utilizar ropa muy ajustada y de tela que no permita poca ventilación.

• El secado de la piel luego de la ducha es vital, especialmente en los pliegues cutáneos y espacios entre los dedos.

• No utilice ropa húmeda por mucho tiempo (trajes de baño y ropa de gimnasia).

• Evite caminar descalzo en piscinas y duchas públicas.

• La utilización de cosméticos fuertes, con ingredientes muy agresivos e irritantes para la piel son riesgosos.

• Deje el calzado en un lugar bien ventilado y evite usarlos por largos periodos de tiempo.

• Si algún miembro de la familia presenta hongos en los pies debe evitar caminar descalzo por la casa.

• El paciente con hongos en los pies debe lavarse diariamente, no mantener más de diez minutos la zona afectada en agua caliente. Y, tras el lavado, debe secarse los pies con una toalla de algodón de uso personal o con secador de pelo.

Causas

En el último tiempo las infecciones cutáneas por hongos han aumentado debido a:

• El uso masivo de los gimnasios, piscinas y camarines, ya que son espacios muy húmedos y calurosos, factores fundamentales para la diseminación.

• La utilización frecuente de jabones muy agresivos que remueven las capas protectoras naturales de la piel como la barrera lipídica y la flora normal epidérmicas. Esto provoca que la piel se reseque y se formen grietas que la hace más vulnerable a la sobrecolonización por hongos.

• La utilización indiscriminada o no justificada de antibióticos de amplio espectro o corticoides durante periodos de tiempo prolongados.

•  Enfermedades asociadas a depresión del sistema inmune.

Sonia Tamayo

stamayo@unab.cl

Noticias relacionadas

Share This