Facultad de Medicina
Escrito por

 

Estas infusiones tienen un sabor suave y aromático, menos cafeína contenida al ser preparadas con los brotes más tiernos de la planta y contienen un alto porcentaje de antioxidantes.

En el último tiempo ha existido una explosión en el interés de los chilenos por consumir té. Hoy existe una amplia gama de este producto en diversas variedades: té rojo, verde y blanco. Este último amenaza por acaparar el gusto de los chilenos por sus bondades.

El té blanco, conocido como Yinzhen (agujas de plata), es una variedad que se obtiene, como todas las demás, de una misma planta: Camelia sinensis. Pero ¿cuáles son las bondades de este té? ¿En qué fijarse al comprarlo? ¿Cómo potenciar sus propiedades? ¿Quiénes no deben beberlo? La químico farmacéutica Paola Tapia, académica de la Escuela de Química y Farmacia de la U. Andrés Bello, entrega respuestas a estas y otras inquietudes.

La química farmacéutica explica que para obtener el té se recolectan las hojas jóvenes o brotes nuevos del arbusto del té que no se someten a ningún proceso de oxidación, de tal manera que conservan un vello blanco, de ahí su nombre. Estos brotes se dejan marchitar ligeramente y luego se secan hasta lograr determinado nivel de humedad.

Para una preparación correcta, la especialista recomienda preparar el té en pequeñas teteras y no usarlas para diversas variedades de té, para evitar mezclar aromas y sabores. Se calculan aproximadamente dos cucharaditas de hojas de té por cada 200 ml de agua a punto de hervir (entre 70 a 80 ºC). Se debe dejar reposar durante 8 a 10 minutos, antes de beberlo.

La mejor agua para preparar el té, indican los consumidores gourmet de infusos de té, es la mineral o de manantial (aunque sea embotellada), de esta manera se potencia el aroma y el sabor de las distintas variedades de té.

Se debe verificar que se trate de hojas tiernas, lo que es más fácil cuando se adquiere el té a granel y puede examinarse en detalle. Las hojas de te blanco son de tamaño pequeño, color verde pálido, con aspecto blanquecino debido al pelillo que las recubre y no deben estar mezcladas con hojas oscuras o de mayor tamaño.

El valor de sus propiedades

Los infusos preparados con té blanco tienen un sabor suave y aromático y diversos estudios indican que la cantidad de cafeína que contiene es menor que otras variedades, justamente, porque es preparado con los brotes tiernos de la planta. Posee una cantidad de polifenoles (sustancias con efecto antioxidantes) tres veces mayor a los otros tipos de té. Estas sustancias neutralizan la acción de los radicales libres responsables del envejecimiento celular. Por esta razón, algunos productos cosméticos contienen té blanco en presentación de emulsiones.

Se ha planteado que la ingesta de infusos de té blanco, puede disminuir la aparición de caries dentales, debido al contenido de flúor, sin embargo no hay aún evidencia concluyente de ello. Al igual que otras variedades, el té blanco tiene un efecto diurético y energizante, ya que contiene cafeína, aunque en menor proporción que otras variedades de té.

Contraindicaciones

El té se considera potencialmente peligroso en mujeres embarazadas, principalmente por el aumento del riesgo de retardo en el crecimiento intrauterino.

La académica de la UNAB explica que todas las variedades de té aportan cafeína. En promedio una taza de té aporta 40 mg de cafeína por taza y el consumo de cantidades mayores a 300 mg/día (más de 7 tazas al día) no es recomendable.

De hecho existe evidencia experimental que indica que la ingesta de 250 mg de cafeína/día, (alrededor de 6 tazas diarias) puede aumentar la pérdida de calcio a través de la vía urinaria y por lo tanto, aumentar el riego de fractura de cadera. Los pacientes hipertensos, que padecen de arritmia cardíaca o que tienen osteoporosis en grado avanzado, deben tener precaución con la ingesta de cantidades masivas de té.

Envía tus comentarios a abmedios@unab.cl y síguenos en el twitter @noticiasunab.

Noticias relacionadas

Share This