Pediatra relata cómo el Covid-19 lo llevó a pasar de atender niños a adultos | ORGULLO UNAB | Escuela de Medicina UNAB
Escuela de Medicina

El Dr. Víctor Monreal Eloaiza, académico encargado de Internado de Pediatría de la Escuela de Medicina de la U. Andrés Bello y médico supervisor de la UCI Pediátrica de Clínica Indisa, con más de dos décadas de trayectoria médica relata cómo el Covid-19 los llevó a reconvertirse y volver a trata a pacientes mucho más grandes de lo que está acostumbrado.

Escrito por

Son más de dos décadas de trayectoria médica en el cuerpo, donde ha aprendido y observado un sinfín de hechos médicos y científicos. Pero lo visto hoy con una de las pandemias más severa de los últimos 100 años, estaba fuera de toda su imaginación.

El doctor Víctor Monreal, académico encargado de Internado de Pediatría de la Escuela de Medicina de la U. Andrés Bello y supervisor de la UCI Pediátrica de Clínica Indisa, detalla cómo tuvo que tener la capacidad de pasar de atender a niños a enfrentar la gravedad de los adultos debido al Covid-19. Este es el relato sincero de un médico al que el destino lo llevó a estar en la primera línea de la crisis sanitaria que afecta a Chile y al mundo.

Como médico supervisor de la UCI Pediátrica de Clínica INDISA ¿cómo se ha adaptado a los requerimientos de esta pandemia?
Ha sido un proceso que se inició en marzo de este año. Partió con la programación de la capacitación de todo el personal de la Unidad de Paciente Crítico Pediátrica, se diseñaron estadías de capacitación en UPC adultos, socialización de protocolos, autoestudio, entre otras actividades, que realizamos para estar preparados técnica y psicológicamente para enfrentar la conversión de nuestra UCI a UCI adulto. Como supervisor ha sido una labor agotadora, tratar de hacer gestión para la reconversión de una UCI Pediátrica con todo su personal a una UCI COVID adulto. Esta labor no se hubiese podido hacerse sin el apoyo de todo el equipo de salud que, desde el primer día, se sintió con la responsabilidad de hacerlo de la mejor forma posible. Una responsabilidad y un camino que hemos tomado como equipo con mucho compromiso. Es este compromiso entre pares y con la comunidad, que nos da fuerza todos los días para enfrentar este desafío.

“Cuando terminé mi internado de medicina interna, pensé que iba a ser la última vez que viese adultos. La vida quiso que no fuera así y nos ha tocado estar de nuevo tratando y acompañando a pacientes adultos. Personalmente creo que nos ha hecho crecer en lo profesional, pero aún más en lo humano”.

¿En lo técnico es muy diferente atender a un niño que a un adulto, por ejemplo en lo que trata la intubación? ¿Cuál es su labor con pacientes adultos Covid en el día a día?
En lo técnico es diferente. Se trata de pacientes mucho más grandes de lo que estamos acostumbrados, con varias patologías asociadas. En general, el paciente pediátrico cuando llega a UCI, tiene poca patología agregada o comorbilidad. Afortunadamente, hay comportamientos fisiopatológicos comunes, que con nuestros conocimientos técnicos podemos enfrentar. Los intensivistas pediátricos somos los que llevamos las tratancias de los pacientes hospitalizados en UCI, estamos a cargo del diagnóstico y tratamiento de nuestros pacientes. Eso sí, contamos con la asesoría técnica diaria de intensivista adulto que nos ayuda mucho a sobrellevar nuestra labor.

DrMonreal

Imagino que durante su periodo formativo nunca pensó que sería protagonista de una pandemia de estas características, ¿Qué piensa de lo que actualmente está viviendo y cómo se puede transmitir ese sentimiento y experiencia a sus estudiantes de la UNAB?
Efectivamente nunca me imaginé que yo o mis colegas nos iba a tocar afrontar algo como lo que estamos viviendo. Cuando terminé mi internado de medicina interna, pensé que iba a ser la última vez que viese adultos. La vida quiso que no fuera así y nos ha tocado estar de nuevo tratando y acompañando a pacientes adultos. Personalmente creo que nos ha hecho crecer en lo profesional, pero aún más en lo humano. Quizás transmitir a mis alumnos que traten de asimilar y aprovechar todo el conocimiento que puedan adquirir en sus diferentes asignaturas, es el compromiso personal y las herramientas que entrega la universidad lo que nos hace finalmente médicos.

Son pocos los pacientes niños graves con Covid, ¿cree que este panorama podría cambiar en algún momento, por ejemplo, con la posibilidad de regreso a clases este año?
Comparado con los adultos son menos los graves, pero sí existen complicaciones graves en pediatría y también existe mortalidad. Afortunadamente no comparable con el mundo adulto, pero nos hemos estado preparando para afrontar eventuales complicaciones en pediatría. La rama de Cuidados Intensivos Pediátricos, de la cual somos parte, se ha preocupado de socializar el conocimiento y la casuística para poder enfrentar este tipo de desafío profesional y humano. La vuelta a clases tiene que ser analizada muy detalladamente por la autoridad sanitaria para evitar un rebrote de la enfermedad. El momento de retomar la actividad escolar probablemente va a ser un tema de discusión sanitario pero también político, personalmente pienso debiese primar lo sanitario.

¿Recuerda algún momento de mayor tensión de lo que va de esta pandemia?
Quizás lo que más tensión ha generado en los pediatras es la mortalidad. Nosotros no estamos acostumbrados a perder pacientes, en un mes hemos visto fallecer más pacientes de lo que vemos fallecer en un año en nuestras UCIs. Ha sido una carga emocional difícil de afrontar y a la cual no podemos ni queremos acostumbrarnos.

En lo personal, ¿teme contagiarse? ¿Contagiar a su familia?
Ese fue un temor al principio. Siempre está, pero ya lo hemos sabido sobrellevar, ahora la preocupación es que no nos contagiemos para poder seguir trabajando y no irnos de licencia, el recurso humano médico es escaso a estas alturas  y el no estar, sobrecarga a nuestros compañeros de trabajo.

¿Por qué estudió medicina?
Esta pregunta no me la hacía hace muchos años. Creo que todos nos hemos hecho esta pregunta en esta pandemia. Me hice médico aunque suene a lugar común, para ayudar a la gente, para acompañar  en el sufrimiento de la enfermedad, para tratar de aliviar ese sufrimiento y para acompañar en la muerte si no es posible sanar a nuestros pacientes. Es algo que hemos conversado con nuestros colegas en la UCI y todos coincidimos de alguna manera en estos pensamientos.

“Nosotros no estamos acostumbrados a perder pacientes, en un mes hemos visto fallecer más pacientes de lo que vemos fallecer en un año en nuestras UCIs. Ha sido una carga emocional difícil de afrontar y a la cual no podemos ni queremos acostumbrarnos”.

¿Cómo se desconecta o descansa de los extensos turnos?
Como supervisor es difícil desconectarse, pero trato de hacerlo. Me ayuda mucho mi familia, el apoyo de mi esposa que también es pediatra ha sido muy importante, el estar y jugar con mis hijas. Conversar con mis hijos mayores me ayuda a pensar en otras cosas importantes de la vida. La familia, sin duda, es donde uno se refugia y consigue amor para seguir adelante.

¿Qué mensaje le daría a sus estudiantes de la UNAB?
Queridos alumnos, nos ha tocado a ustedes y a nosotros enfrentar una situación en la cual probablemente nadie pensó en ser protagonista. A algunos de ustedes les va a tocar apoyar como internos en los diferentes servicios de salud, otros probablemente serán más observadores, pero independientemente de donde estén, el compromiso debe ser siempre estudiar y prepararse, para cuando les toque el turno de atender pacientes, sea en pandemia o no, entreguen la mejor atención posible, eso es lo que se merecen nuestros pacientes. La Universidad nos entrega herramientas para forjarnos como médicos, pero somos cada uno de nosotros los que finalmente hacemos la diferencia. Los invito a eso, a que cada uno de ustedes marque la diferencia en la atención de salud, más cercana, empática y de excelencia técnica.

Más información sobre los protocolos institucionales adoptados, así como los detalles de la campaña “Prevenir en UNAB”, pueden revisarlo en www.unab.cl/coronavirus. Para consultas adicionales pueden escribir a coronavirus@unab.cl.

Noticias relacionadas

Share This