Facultad de Medicina

Claudia Rojas, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello, aclara algunas creencias sobre el consumo de ensaladas.

Escrito por

 

Son muchos quienes ya consideran el consumo de ensaladas como un hábito. Sin embargo, más allá de entenderse como un camino óptimo de alimentación saludable, lo cierto es que si se cometen errores, se puede subir las calorías de los platos.

Es por ello que Claudia Rojas, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello, aclara algunas creencias sobre el consumo de ensaladas:

-Se deben comer crudas: VERDADERO. Las ensaladas son la mejor fuente de fibra, vitaminas, minerales, antioxidantes, y se deben comer mayoritariamente crudas –previamente lavadas y sanitizadas- para mantener estas propiedades. Actualmente, se pueden incluir algunas verduras que antes consumíamos solo cocidas, por ejemplo, hoy por una moda más gourmet y también más saludable, se come la betarraga cruda rallada al igual que la zanahoria, las espinacas y los champiñones.

Claudia Rojas-Los aderezos no son importantes: FALSO. Es un error aderezar las ensaladas con dressing a base de mayonesa, croutones de pan fritos, exceso de aceite. Las personas le agregan una cucharada sopera de cualquier aceite, mezclan aceites, le agregan quesos maduros, embutidos y cecinas derivadas del cerdo. Ese hábito suma calorías. Lo ideal es aliñar con salsa de yogurt, limonetas, vinagretas y alcaparras.

-Se comen al principio de la comida. VERDADERO. Se debe consumir como primer plato para lograr la saciedad que aporta la fibra y no llegar con un apetito voraz al plato principal.

-En otoño-invierno se debe bajar el consumo de ensaladas: FALSO. Este es el momento en que debemos consumir más esta preparación culinaria para mejorar los niveles de vitaminas, minerales y evitar con ellos las enfermedades respiratorias dado que mejora el sistema inmunológico.

-Existen ensaladas menos calóricas y otras más calóricas. VERDADERO. Las ensaladas menos calóricas son lechuga, apio, rúcula, espinacas, palmitos y espárragos, porotos verdes, repollo, tomate, brócoli, coliflor y bruselas. Las más calóricas son choclo, arvejitas, habas, mientras que las intermedias son las betarraga y zanahoria, alcachofas.

-Se pueden enriquecer las ensaladas con agregados proteicos: VERDADERO. Se puede agregar atún al agua, pollo a la plancha, pavo grillé, salmón o reineta, quesillo o queso fresco, también incorporar finas hierbas para mejorar el sabor y presentación, aceite de oliva y sal de mar.

-Las ensaladas pueden hacer engordar: VERDADERO. Si se cometen errores al momento de su aliño, del acompañamiento o en la elección de las verduras puede llegar a generar una sumatoria de calorías, que se traducirían en un aumento de peso.

 

Noticias relacionadas

Share This