Facultad de Medicina
Escrito por

En las Fiestas de Fin de Año las bebidas alcohólicas son infaltables. ¿Cuánto beber? ¿Cómo recuperarse luego de los festejos? Son interrogantes que conviene saber para no pasar el 1 de enero con horribles dolores de cabeza. 

Año Nuevo trae incorporado más de un brindis ineludible. Abusar del alcohol trae siempre mala consecuencias como la insoportable resaca del 1 de enero.

Para Evelyn Muñoz, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello, la preocupación no debe enfocarse tanto en “beber o no beber”, sino que en “cuánto” se consume, para así evitar que los festejos terminen con una visita al médico.
“Lo primero que hay que saber es que las bebidas alcohólicas aportan una cantidad de calorías muy similar a la de las grasas, pero no aportan sustancias nutritivas (como vitaminas y minerales), por eso se les llama ‘calorías vacías’. Por eso, y por su toxicidad, no se les considera alimentos”, advierte la nutricionista.

La profesional explica que la toxicidad del etanol, alcohol presente en estas bebidas, está dada por la incapacidad del organismo humano de poder almacenarlo de la misma forma en que se hace con las grasas y carbohidratos (azúcares).

Al consumir cantidades razonables (dos copas de vino o dos de cerveza aproximadamente) el hígado metaboliza el alcohol. Es decir, dice Muñoz, lo utiliza como energía y luego lo elimina. Si la cantidad es excesiva (aunque depende de cada organismo y del grado alcolhólico del trago), el alcohol no puede metabolizarse por completo, ejerce entonces su efecto tóxico y puede provocar síntomas leves como euforia, desinhibición, somnolencia hasta estados más graves como el coma alcohólico. Además se sienten náuseas, vómitos y otros síntomas desagradables, advierte la especialista.

No a las molestias

Para evitar la resaca Evelyn Muñoz aconseja beber después de haber comido, pues ayuda a que el tránsito del alcohol a la sangre sea más lento. Además recomienda incorporar bebidas que contengan azúcar y frutas para mejorar la utilización del etanol.

Sonia Tamayo

stamayo@unab.cl

Noticias relacionadas

Share This