Facultad de Medicina

Dr. Antonio Manzanero, doctor en Psicología y Director del Grupo de Investigación sobre Psicología del Testimonio de la Universidad Complutense de Madrid, dictó la charla denominada “Agresión Sexual de Menores: Credibilidad de sus Declaraciones”, en la U. Andrés Bello.

Escrito por

Según datos de la UNICEF, un 19,5% de los niños y niñas es víctima de violencia sicológica, mientras que un 25,6% de los pequeños y pequeñas es víctima de violencia física leve.

Entendiendo este contexto, la Facultad de Medicina de la U. Andrés Bello, a través de su decano, el Dr. Jaime Contreras, y el Dr. Pedro Uribe, Director Nacional de Simulación UNAB, organizó un importante evento con el fin de analizar y aportar en esta materia.

Charla Menores UNABEfectivamente, este miércoles 3 de octubre, el Dr. Antonio Manzanero, doctor en Psicología y Director del Grupo de Investigación sobre Psicología del Testimonio de la Universidad Complutense de Madrid, dictó la charla denominada “Agresión Sexual de Menores: Credibilidad de sus Declaraciones”.

El Dr. Manzanero -quien ha participado en diferentes proyectos de investigación sobre Procesos de Memoria y Psicología del Testimonio, además de publicar más de 50 artículos científicos, 6 libros y 17 capítulos sobre esta línea de investigación- destacó la importancia de situar este tema en la academia como una manera de aportar en la formación de los profesionales.

“Necesitamos profesionales capacitados en intervenir en este tipo de casos, no sólo en la agresión sexual infantil, sino que también en otros tipos de delitos que tienen ese tipo de características, donde es difícil la intervención. Por lo general, el principal problema con el que nos encontramos es con la falta de instrumentos adecuados para la intervención o con profesionales que no tienen una formación. Por ello que llevar este tema a la academia, a la universidad, que es la encargada de capacitar, es el principal objetivo”, detalló el Dr. Manzanero.

El experto subrayó que el daño en el abuso sexual en la infancia es común a otras muchas situaciones como celos, conflictos parentales, por ejemplo. “Lo ideal es que padres o tutores de los menores, en cuento tengan alguna sospecha de que se está produciendo un caso de agresión sexual, lo puedan poner en aviso en las instituciones y que sean estas las que intervengan”, comentó.

charla Menores UNABEl doctor en Psicología subrayó que “es difícil detectar señales de un abuso. Las señales que podemos encontrar son muy ambiguas, muy engañosas, porque son comunes a otras cosas, hay muchas situaciones en la vida cotidiana de los niños que pueden dar lugar a exactamente los mismos señales o indicadores el abuso sexual infantil, por eso lo que se requiere es siempre la intervención profesional”.

Es en esta materia donde el relato de las víctimas cobra una gran importancia. “El relato de los hechos es lo único que tenemos que está indicando que se trata de un abuso y que todos los indicadores se relacionan con abuso y no con otras causas por ejemplo presión académica, cambio de colegio, etc. El relato no siempre es fácil obtenerlo o se contamina, lo que en un momento podríamos tener una prueba testificar que quedaría invalidada. Es difícil sobre todo cuando son niños pequeños”.

Para Marcia Arancibia, fiscal adjunto especializada en delitos sexuales de la Fiscalía Centro Norte, territorial Santiago Norte. “Este tema tiene clara importancia por la contingencia, porque la gente en general duda, ya que no saben cómo es el fenómeno de los delitos sexuales, porque a las víctimas les cuesta hablar, eso genera mantos de duda que nos parece importante clarificas. Es importante cómo se relata, cómo nos enteramos de los hechos o si es un relato espontáneo. En fiscalía tenemos protocolos para entrevistas donde se propende a un relato libre”, comentó.

Por su parte, Alejandra Moglia, Fiscal adjunto especializada en delitos sexuales en Fiscalía Centro Norte, agregó que “es importante que los padres estén atentos pero la ausencia de algún síntoma o demostración que de el niño o adolescente que esté siendo víctima de algún delito sexual, no necesariamente asegura que el hecho no haya ocurrido. Los niños y adolescentes, así como los adultos, tienen reacciones muy distintas frente a un evento como este. Lo importante es prestar atención al relato de las víctimas y no sólo basarse en las señales, ya que no siempre los niños dan señales externas de que les esté ocurriendo algo”.

Fotos: Carolina Corvalán

Noticias relacionadas

Share This