DESTACADO PORTADA

Danissa Rojas, nutricionista y académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello, devela todas aquellas inquietudes respecto a los alimentos que consumimos durante el invierno, cómo evitar subir de peso, mantener un estado nutricional y un mejor sistema inmune.

Escrito por

Experto-Responde

 

Es común escuchar a muchas personas que comentan que durante el invierno suben de peso.

Efectivamente, existe una serie de creencias en torno a la alimentación durante la época de más frío, que no necesariamente nos lleva a cuidar el estado nutricional y el sistema inmune.

Según explica Danissa Rojas, nutricionista y académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello, “durante el invierno las personas creen que necesitan comer más calorías o diferentes tipos de alimentos para combatir el frío o bien para no enfermarse. Pero eso no es así, porque el ser humano controla muchas de las variables que podrían aumentar el gasto energético de una persona que vive en condiciones con bajas temperaturas”.

La nutricionista advierte que “para lograr un buen estado nutricional en invierno y así no enfermarnos se recomienda mantener los horarios de alimentación; modificar la temperatura de las comidas o acompañar los platos fríos (como las ensaladas) con alimentos tibios como sopas, consomé o incluso aguas de hierbas; y realizar actividad física, idealmente en espacios cubiertos y bien ventilados. La idea es no parar de hacer ejercicio.

Respecto a cuáles son aquellos alimentos que pueden ayudar a tener un mejor sistema inmune y evitar enfermedades, la académica UNAB destaca que “si bien el sistema inmune está muy correlacionado con el estado nutricional, debemos comer una dieta balanceada para así evitar enfermarnos y tener mejores defensas. No existe ningún súper alimento que consumiéndolo nos quite el resfrío o bien evite al 100% enfermarnos, pero si existen alimentos que nos ayudan a fortalecer nuestro sistema inmune como los que encontramos en invierno:

  • Legumbres: Porotos, lentejas y garbanzos son ideales en esta época porque se pueden comer calientes, además son uno de los alimentos más nutritivos que existen. Tienen un gran aporte de proteínas, de fibra y vitaminas como la B6, vitamina A y C. También entregan minerales como el potasio, hierro y zinc.
  • Alcachofas: favorecen la digestión, contribuyen a controlar el colesterol en la sangre y protegen contra enfermedades cardiacas.
  • Naranja: En esta estación tenemos otras variedades de fruta como son la manzana roja y la naranja. La naranja resalta por su alto contenido de líquido, su elevado porcentaje de vitamina C, minerales, potasio, magnesio y ácido fólico.
  • Kiwi: Tiene 80% de agua y propiedades antioxidantes. Además, posee vitamina C, características que fortalecen el sistema inmune.

“Una alimentación balanceada, privilegiando el consumo de frutas y verduras y legumbres, no sólo ayudará a mantener un adecuado peso, sino que también a fortalecer las defensas del organismo y estar sanos”, concluye la experta.

Noticias relacionadas

Share This