Conoce a tu Profe

Con 15 años en la U. Andrés Bello, el Dr. Michel Mehech, académico de la Escuela de Medicina, comparte cómo llegó a tener un programa de radio y transformarse en el oftalmólogo de los famosos.

Escrito por

Con 59 años, casado, padre de cuatro hijos (uno futuro oftalmólogo) el Dr. Michel Mehech Hirane es uno de los académicos con más años enseñando en la Escuela de Medicina de la U. Andrés Bello.

Amante de las comunicaciones y se nota. Sincero a la hora de responder, alegre y sin pudor al momento de hablar de su familia y de sus sueños. Así es el Dr. Mehech, un médico reconocido y admirado en el mundo médico y también fuera de él, consagrándose como el oftalmólogo de figuras como Iván Zamorano, Rafael Araneda y de políticos.

¿Por qué decidió estudiar medicina y por qué se especializó en oftalmología?
Siempre me gustó la medicina, seguro motivado un tanto por el legado de mi padre, un reconocido oftalmólogo de nuestro país. Hoy, sigue esta dinastía mi hijo Joel Mehech. Durante mi proceso formativo, me gané una beca Presidente de la República, lo que me permitió vivir y formarme durante siete años en Francia, donde llegué a ser Jefe de Clínica del CHRU de ROUEN, y aprender el arte de vida de los franceses; trabajar intenso y con excelencia, pero también disfrutar los momentos de la vida con simpleza.

¿Cómo llega a la docencia?
Soy docente del curso de Formación de Oftalmólogos. Siempre me gustó enseñar. Gracias a una iniciativa del Dr. Juan Manuel Toso (Hospital El Pino) y del Dr. Pedro Uribe (entonces Rector de la UNAB) implementamos nuestro proyecto docente en el UNAB-Hospital El Pino.

¿Cómo es su relación con los alumnos?
Excelente. Empática, pero con mucha disciplina.

Usted tiene un programa de radio ¿Cómo nace esta faceta de comunicador?
Me gusta la docencia y, por consiguiente, las comunicaciones. Hace 16 años, Sergio “Checho” Hirane me invitó a un piloto de programa radial y fue tan exitoso que mi presencia en Radio dura hasta hoy en el panel del programa “Conectados” con Radio Agricultura.

¿Cuál es su experiencia en este programa de radio?
Mi experiencia es extraordinaria porque, además de poder opinar de la contingencia desde la perspectiva del cuidadano común y corriente, inspirado en los valores, los afectos, la honestidad y el buen sentido común informado, uno puede hablar y tener credibilidad. Además, llevo invitados del mundo científico, lo que permite tener un espacio con contenido, buena sintonía y rating radial.

Usted se ha convertido en el oftalmólogo de los famosos, de varias figuras públicas ¿Cómo son esos pacientes?
Sí, atiendo a varios. Patricio Cornejo, un amigo, paciente y partner de tenis, un gran hombre y con una tremenda historia de vida. Un privilegio para mi poder ser médico, amigo y jugar tenis con Don Patricio Cornejo. Iván Zamorano, también es mi paciente, un tipo sencillo y empático. Ricardo Núñez, sólido y consecuente político de nuestro medio nacional. Un político muy culto. Otro extraordinario paciente es Rafa Araneda, pese a su fama, él mantiene su espíritu sencillo y accesible. Siempre dispuesto a una foto, siempre regala sonrisas y buena onda en su entorno. También son mis pacientes Jorge Burgos, Cecilia Pérez, entre otros.

¿Qué importancia le da a su vida la medicina?
La práctica de la medicina ha sido vital en mi vida. Hago lo que más me gusta: mezclar trabajo clínico y de subespecialidad con academia del más alto nivel y trabajo social de ayuda comunitaria. La medicina es, además, el trabajo con el que me he ganado la vida, y es lo que ocupa el 80% de mi tiempo diurno.

¿Si no hubiera sido médico qué habría sido?
Médico…

¿Qué cosas le molestan y cuáles lo ponen contento?
Me molesta la mentira, la envidia, el derroche, la falta de educación cívica, tan marcada en Chile, la informalidad, la impuntualidad, la mediocridad, la frialdad y falta de sensibilidad, la codicia, egoísmo y avaricia. Me molestan los pensamientos radicales y el fanatismo, así como las ideologías políticas que no permiten ver lo importante y pensar en el bien común. Me alegran los logros de mis hijos y verlos felices y sanos. Me alegra cuando mis pacientes andan bien, ver a mis amigos y compartir con mi familia buenos momentos. Me alegra que a la gente le vaya bien y que mi país surja con equidad y justicia. Me alegro cuando gana Colo Colo, Palestino y la Selección Chilena.

¿Qué le gusta hacer en su tiempo libre?
Deporte, lectura y compartir con mi familia y amigos.

¿Cuáles son sus sueños a corto y mediano plazo?
Conservar aquello tan preciado que tengo: mi buena salud, mi mujer y familia, mi actividad laboral que me apasiona y reditúa desde todos los aspectos. En fin, conservar y compartir con mis amigos. Luego mis sueños, son ver pronto a cada uno de mis hijos realizados y felices con la vida de cada uno de ellos, y terminar mi vida con la mujer que amo, sanos y felices.

¿Cómo se podría definir en una sola palabra?
Intenso!..

Noticias relacionadas

Share This